elige al consejero delegado como sucesor

FG pedirá al BCE el plácet para nombrar a Torres como presidente ejecutivo de BBVA

Francisco González va a elevar a Fráncfort el nombramiento del actual consejero delegado como sucesor, autorización que se espera para antes de que acabe el verano

Foto: Carlos Torres aplaude la intervención del presidente de la entidad, Francisco González, durante la junta de accionistas. (EFE)
Carlos Torres aplaude la intervención del presidente de la entidad, Francisco González, durante la junta de accionistas. (EFE)

Francisco González ya ha dado el primer paso oficial para proponer a Carlos Torres como nuevo presidente de BBVA. Según han indicado fuentes financieras, el consejo de administración de la entidad financiera va a elevar al Banco Central Europeo (BCE) la propuesta de nombramiento de Carlos Torres como próximo primer ejecutivo, autorización imprescindible para poner en marcha el plan de sucesión.

De esta forma, Francisco González, que el próximo año cumplirá 75 años y abandonará la presidencia de BBVA tras 22 años al frente del segundo banco de España, despeja cualquier duda sobre su relevo. Las últimas declaraciones oficiales al respecto las pronunció el propio agente de cambio y bolsa el pasado 1 de febrero, cuando aseguró en la presentación de los resultados de 2017 que no habría “sorpresas” sobre quién ocuparía su silla, ya que el banco contaba con un “equipo fabuloso”.

González, el próximo año, cumplirá 75 años y abandonará la presidencia de BBVA tras 22 años al frente del segundo banco de España

Pero al hablar de equipo dejó la puerta abierta a proponer como sucesor a Carlos Torres, el actual consejero delegado, a José Manuel González Páramo, el consejero responsable de las relaciones con la Comisión Europea y el BCE, o incluso a Jaime Caruana, exgobernador del Banco de España, muy amigo suyo, y consejero desde la junta general de accionistas del pasado mes de marzo. Sin embargo, según indican fuentes del mercado, Paco González, como se le conoce, se ha decantado claramente por Torres y ha solicitado ya al BCE que estudie la petición.

Desde que la institución con sede en Fráncfort se encarga de la supervisión de casi toda la banca en la Unión Europea, el BCE debe “verificar la idoneidad” de los candidatos a ser miembros de los consejos de administración y aprobar o desautorizar los planes de sucesión. Torres ya tiene la idoneidad como consejero delegado desde 2015, pero ahora necesitaría la de presidente ejecutivo.

La duda está en si el BCE preferirá un presidente al estilo anglosajón. Un 'chairman sin funciones directivas, meramente institucional

Tras esta elección, el supervisor debe analizar la petición de Paco González, que en principio ha designado a Torres, exdirectivo de Endesa y exconsultor de Mckinsey, como presidente ejecutivo. Es decir, con plenos poderes. Pero la duda está en si el BCE preferirá un presidente al estilo anglosajón. O lo que es lo mismo, un ‘chairman’ sin funciones directivas, meramente institucional, como aconsejó en la sucesión de CaixaBank.

Cuando Isidre Fainé dejó el 30 de junio de 2016 la presidencia del banco catalán, con sede ahora en Valencia, su relevo no fue Gonzalo Gortázar, el consejero delegado y su persona de más confianza. El BCE prefirió una persona sin funciones ejecutivas, como era Jordi Gual, jefe del Servicio de Estudios, una persona que inicialmente no era la elegida por el veterano banquero. De esta forma, dejó claro que su preferencia era la de separar las funciones de presidente y consejero delegado.

Caruana, plan B

Si su criterio fuera el mismo y por tanto aconsejara a otra persona que no fuera Torres, el plan B de BBVA es elevar a Jaime Caruana como presidente institucional. La candidatura de González Páramo no tiene ahora opciones, según las mismas fuentes. De esta forma, todo el poder ejecutivo recaería sobre el actual consejero delegado, que ahora mismo es el segundo en el rango de mando, por detrás de Paco González. Las mismas fuentes indican que el banco con sede en Bilbao espera tener el dictamen del BCE antes del verano o en septiembre como muy tarde, porque la pretensión del septuagenario bróker es anunciar oficialmente la sucesión sin esperar al vencimiento de su mandato (marzo de 2019).

El exgobernador del Banco de España Jaime Caruana. (EFE)
El exgobernador del Banco de España Jaime Caruana. (EFE)

Fuentes oficiales de BBVA señalan que "el único proceso de idoneidad que está llevando actualmente con su supervisor es el relacionado con los tres nuevos consejeros", en referencia a las designaciones como consejeros independientes de Jaime Caruana, Ana Peralta y Jan Verplancke en la pasada junta general de accionistas.

De este proceso se libró Banco Santander, porque cuando murió Emilio Botín y su hija Ana fue nombrada presidenta ejecutiva la misma mañana de conocerse su fallecimiento en septiembre de 2014, la supervisión del BCE no había entrado en vigor. De hecho, arrancó dos meses más tarde, en noviembre de ese año. El resto de bancos españoles tienen modelos mixtos de buen gobierno. Mientras Sabadell mantiene a Josep Oliu como presidente ejecutivo y Unicaja Banco optó por este modelo en 2011, Bankinter lleva desde 2000 con las funciones repartidas con el consejero delegado, actualmente en manos de Dolores Dancausa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios