el bce los "monitorizará"

Guindos pide más esfuerzos para elevar su capital a BBVA, Sabadell, Deutsche o BNP

El vicepresidente del BCE dice que se “monitorizará” a las entidades con peores resultados en los test de estrés. BBVA y Sabadell aseguran cumplir con los progresos de este año

Foto: Luis de Guindos. (Reuters)
Luis de Guindos. (Reuters)

Los supervisores europeos insisten en que la banca necesita más capital. Es decir, aplauden los progresos realizados en los últimos años, pero piden esfuerzos adicionales en mejorar las posiciones de solvencia. Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), ha reiterado esta reclamación, que incluye a BBVA o Banco Sabadell.

El exministro español de Economía ha aludido a los test de estrés que publicó el viernes la Autoridad de Banca Europea (EBA, por sus siglas en inglés) en un discurso pronunciado este lunes en Bruselas. “El alto nivel general de resistencia alcanzado por el sistema bancario de la zona del euro no debe ocultar el hecho de que las áreas de vulnerabilidad permanecen”, asegura.

En este sentido, cree que hay tres grupos de entidades entre las 48 —33 de ellas supervisadas por el BCE— que participaron en la prueba, que tiene en cuenta un escenario de recesión entre 2018 y 2020 para evaluar la resistencia y las posiciones de capital y liquidez resultantes. El primer grupo, compuesto por nueve bancos que suponen el 15% de los activos de la banca europea, es el que registró ratios de capital superiores al 11% para 2020 en el escenario más adverso, con lo que tienen posiciones “sólidas” y una capacidad “cómoda” de resistir los ‘shocks’ que puedan llegar.

El segundo es el que está con ratios de capital entre el 9% y el 11%, entre los que estarían Banco Santander y CaixaBank. Son 12 bancos que suponen el 45% de los activos, y que mostraron “un grado razonable de resistencia en general”. Sin embargo, el vicepresidente del BCE les pone deberes, ya que “algunos aún tienen trabajo que hacer para mejorar la capitalización y reducir su vulnerabilidad al estrés”.

Por último, De Guindos mete en un tercer grupo a las entidades con ratios inferiores al 9% en el peor escenario de las pruebas realizadas por la EBA. Son 12 entidades, entre las que están BBVA y Sabadell, con un 40% de los activos. También otros gigantes europeos, como el alemán Deutsche Bank, el francés BNP Paribas o los británicos Lloyds y Barclays. En este caso, el ejecutivo del BCE es más contundente, al señalar que “deberían aumentar la solidez y mejorar las posiciones de capital para enfrentar los desafíos futuros y, por lo tanto, serán monitorizadas de cerca”. De hecho, considera que son entidades con “una posición de capital más débil, aunque satisfactoria”.

Mejoras en 2018

No obstante, los test de estrés no han contentado a nadie. Desde Reino Unido se considera que el escenario macroeconómico planteado es demasiado severo para su economía, mientras que varias entidades recuerdan que es una foto fija a partir de los datos de finales de 2017, que no tiene en cuenta los avances de este año. BBVA y Sabadell, por ejemplo, creen que estarían en el segundo grupo si se tuvieran en cuenta los desempeños de los últimos meses, aunque también para estas entidades Luis de Guindos ha pedido esfuerzos.

En el caso de BBVA, desde la entidad recordaron el viernes tras conocerse los resultados de los test de estrés que el examen “no tiene en cuenta estrategias de negocio futuras ni acciones de gestión. Por lo tanto, no tiene en cuenta la venta de BBVA Chile, que se cerró el 6 de julio de 2018”, y que supone un impacto positivo en la ratio de capital CET1 ‘fully loaded’, la de máxima calidad con los requisitos de Basilea III, de 50 puntos básicos. En el escenario más adverso, BBVA tendría ratios de capital del 9,08% en 2018, del 8,78% en 2019 y del 8,64% en 2020.

Por su parte, Banco Sabadell es la entidad española que más sufriría una recesión, y sus ratios se irían hasta el 8,41% este año, el 8,06% el que viene y el 7,58% en 2020, según la prueba de la EBA. Desde la entidad presidida por Josep Oliu, recuerdan que 'de facto' ya están en la banda alta de capital, después de haber vendido carteras de inmuebles por valor de 12.000 millones de euros, haberse desprendido de Sabadell United Bank y haber integrado TSB, dejando de pagar a Lloyds por usar su plataforma.

Aunque no hay ni suspensos ni aprobados, el mercado ha seguido un estándar del 5,5% para evaluar entidades que tengan problemas. El objetivo de los test de estrés es evaluar la resistencia de los bancos ante un escenario adverso. El ejercicio tiene en cuenta una caída acumulada del PIB durante tres años sobre el 2,7% anual —8,3 puntos peor que el escenario base—, un aumento del desempleo en Europa frente a lo esperado de 3,3 puntos hasta el 9,7% en 2020, la inflación en tres ejercicios en torno al 1,7% —1,9 puntos menos de lo esperado en el acumulado de tres años—, y caídas del 20% en los precios de los inmuebles comerciales y residenciales —27 puntos peor de lo previsto—. "Los resultados son una entrada para el proceso de toma de decisiones de supervisión y promueven la disciplina del mercado", asegura la EBA. Para la banca española no tiene en cuenta el potencial impacto de la decisión del Supremo sobre el impuesto de las hipotecas, el ladrillo tóxico que ha salido este año de los balances de CaixaBank o del Sabadell, o la crisis turca para BBVA.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios