elige a andrea orcel

Retos del nuevo CEO del Santander: sacar la acción de mínimos y más rentabilidad

La entidad sufre en bolsa por su exposición a emergentes y la presión del mercado sobre la banca ante los tipos bajos. Necesita un acelerón para cumplir con el plan estratégico

Foto: Foto: EFE
Foto: EFE

Sorpresa en Banco Santander. Ana Botín revoluciona su cúpula, según confirmó la entidad cántabra este martes. José Antonio Álvarez deja sus funciones de consejero delegado para sustituir a Rodrigo Echenique como presidente de Santander España, mientras que el italiano Andrea Orcel (1963), el banquero más influyente en la familia Botín, asume el cargo de número dos de la entidad.

El cambio se produce con la acción muy castigada, pese al repunte de las últimas dos semanas, que, en todo caso, ha sido inferior al del sector. El banco cotiza a 0,8 veces su valor en libros, por debajo de sus principales pares europeos (siempre con la excepción de la banca alemana, que sufre aún más en bolsa), pese a tener un retorno sobre el capital (ROE) superior, del 8,1% en junio, según los últimos resultados trimestrales, aunque por debajo del coste del capital.

De hecho, desde que empezó la crisis, el banco no ha conseguido superar con su rentabilidad este umbral, que el Banco de España estima por encima del 10%. Este hito sí lo logra su principal competidor, BBVA, así como Bankinter. Aunque la entidad usa como referencia el retorno sobre el capital tangible (RoTE), que en junio alcanzó el 11,6%. En cualquier caso, los analistas ponen énfasis para el conjunto del sector en la necesidad de elevar la maltrecha rentabilidad del negocio bancario sin esperar a que suban los tipos.

Además, para cumplir con las promesas al mercado, el Santander necesita mejorar en solvencia y eficiencia, punto que sí lidera en la banca española. En concreto, el banco cántabro tiene el objetivo de alcanzar una ratio de capital CET1 ‘fully loaded’ del 11% en 2018. En junio se situó en el 10,62%, y tiene una generación orgánica de 10 puntos básicos por trimestre. Álvarez aseguró a los inversores que hay confianza en llegar a esta ratio porque “la evolución del capital no es lineal”. Por su parte, la ratio de eficiencia (costes sobre ingresos), perjudicada con la integración del Popular, subió al 47,6%. La meta es la horquilla entre el 45% y el 47%, ya matizada en 2016, cuando era únicamente del 45%.

“Tanto Santander como BBVA cotizan con un descuento importante por los riesgos que percibe el mercado con su exposición exterior”, explica Fernando Rojas, consultor de AFI. En el caso del banco cántabro, los principales mercados bajo lupa son Brasil, con un cambio de Gobierno a la vista y opciones importantes para una opción populista, y Reino Unido, inmerso en pleno Brexit.

Tanto Santander como BBVA cotizan con un descuento importante por los riesgos que percibe el mercado con su exposición exterior

Santander acumula un retroceso en el año del 18%, lo que hace que el grupo cántabro esté entre los 10 peores bancos españoles en 2018 del Euro Stoxx 600 Banks, que acumula seis centenares de entidades financieras europeas cotizadas. Entre los bancos españoles, solo BBVA cae más, al dejarse un 21%. Mientras que por el indicador clásico de valoración en cotizadas que es el PER (veces que se repite el beneficio por acción en el precio), los dos grandes bancos españoles cotizan con el mayor descuento desde 2011, según datos de Bloomberg, en plena crisis de deuda y a las puertas de la reestructuración bancaria. Desde que se hizo cargo del puesto de consejero delegado Álvarez, el banco cae un 35%, algo más que la gran banca europea.

El sector financiero en general ha sufrido en bolsa este año desde marzo con el continuo retraso en las expectativas de normalización de política monetaria. Su negocio principal de prestar y captar dinero se ve resentido, con la rentabilidad en mínimos, ante los tipos de interés al 0%. Sin embargo, precisamente el nuevo CEO de Botín no es experto en el área tradicional de la banca comercial, sino como banquero de inversión.

Integración del Popular

Ana Botín destaca en el comunicado que José Antonio Álvarez Álvarez (1960, León) liderará ahora la integración de Banco Popular. Sin embargo, los analistas creen que precisamente el nombramiento de Orcel como hombre fuerte de la dirección, y por su experiencia en operaciones corporativas, es un mensaje al mercado de terminar pronto con esta fusión y disipar cualquier riesgo reputacional sobre la marca Popular. Además, se deja en el mercado la idea de posibles nuevas adquisiciones o ventas de activos.

Orcel entra en el consejo en sustitución de Juan Miguel Villar Mir, que lo abandona tras presentar su renuncia una vez vencido su mandato. Por su parte, Álvarez será el único vicepresidente del grupo junto con Bruce Carnegie Brown, ya que Guillermo de la Dehesa Romero dejará de serlo aunque continuará como consejero. Se consuma el relevo de la vieja guardia de los Botín por gente de confianza de la actual presidenta, que asumió el cargo en septiembre de 2014 tras la muerte de su padre, Emilio Botín.

Los cambios se harán efectivos a partir del 1 de enero de 2019. Pero ya antes, la entidad necesita un acelerón para cumplir los planes estratégicos presentados a los inversores durante los últimos años. Tanto en pasadas presentaciones anuales ante inversores como en las metas publicadas el 7 de junio de 2017 tras adquirir el Popular por el precio simbólico de un euro y anunciar una ampliación de 7.000 millones para digerirlo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios