supuestos de los planes estratégicos

Draghi tumba las previsiones de euríbor de la banca en sus planes de negocio

El mercado da por hecho que no habrá cambios en los tipos hasta septiembre de 2019, mientras que el BCE deja abierta la puerta a la extensión de los estímulos

Foto: Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)
Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)

A cada pronunciamiento público del Banco Central Europeo (BCE), las entidades financieras ven como se alejan los supuestos que emplean para sus planes estratégicos. Es decir, las expectativas obligan a los bancos a redoblar sus esfuerzos por reducir su dependencia del negocio tradicional de captar depósitos y vender fondos.

Ejemplos de ello son los planes estratégicos de Bankia y Banco Sabadell, que parten de supuestos en los que el euríbor a 12 meses se acercará a cero este año para situarse en positivo en 2019 y crecer hasta acercarse al 1% en 2020. Más optimista para sus intereses fue Banco Santander hace algo más de un año cuando adquirió el Popular por un simbólico euro. En la presentación ante analistas partió de la hipótesis de que el interbancario estaría ya en positivo en 2018. Sin embargo, en julio se situó en el -0,179%, acumulando ya 30 meses en negativo.

Evolución histórica del euríbor. (Bloomberg)
Evolución histórica del euríbor. (Bloomberg)

Los tres bancos aún confían en cumplir con sus objetivos. En bolsa cotizan por debajo del valor en libros, castigados por el retraso en las expectativas de normalización de tipos, en el caso del Sabadell también por la integración de TSB, en el de Bankia por la presencia del Estado en el capital y en el del Santander por su exposición a emergentes. “Es posible que los cambios en las previsiones del euríbor afecten a los planes de negocio y los bancos sufran para cumplirlos, pero están ya con unas valoraciones demasiado bajas pese a que ya no hay riesgos en sus balances”, apunta Julián Pascual, presidente y gestor de Buy&Hold.

Es posible que los cambios en las previsiones del euríbor afecten a los planes de negocio, pero están ya con unas valoraciones demasiado bajas

El BCE publicó este jueves las actas de su última reunión, que muestran unanimidad en el mensaje trasladado al mercado desde mayo: el programa de compras se reducirá a la mitad en septiembre y se mantendrá en 15.000 millones mensuales al menos hasta diciembre, mientras que los tipos de interés no subirán antes del próximo verano. El documento certificó la divergencia de las políticas monetarias a uno y otro lado del Atlántico justo en el inicio del simposio anual de banqueros centrales de Jakcson Hole, ya que esta semana las actas de la Reserva Federal (Fed) apuntaron a una nueva alza del ‘precio del dinero’ en septiembre.

Hasta septiembre de 2019

En Europa, septiembre de 2019 es el primer mes en el que los analistas seguidos por Bloomberg ya ven más del 50% de probabilidades de que suban el tipo de interés de referencia y el de facilidad de depósito, que está en el -0,4%. Es decir, la banca paga por depositar dinero en el banco central. Los tipos, además, seguirán siendo reducidos durante “un largo periodo de tiempo” aún tras la primera subida, como siempre recuerda el organismo que preside Mario Draghi.

Esto no quiere decir que la banca vaya a incumplir sus objetivos de ingresos, sino que tendrá que profundizar en la diversificación de los mismos. Ya lo está haciendo. La ratio de desintermediación está en máximos. Este indicador mide el peso de los recursos fuera de balance (fondos, planes, sicav y otros vehículos) frente al total de recursos, que incluye depósitos de clientes minoristas y mayoristas.

Así, la banca ha conseguido generar ingresos por comisiones para compensar el maltrecho margen de intereses. Pero no es suficiente, la mayoría de entidades lleva una década con una rentabilidad inferior al coste del capital, que es el retorno que exigen los inversores para una inversión. Por ello, cotizan muy infravalorados en bolsa, por debajo del valor en libros. Solo Bankinter y BBVA aprueban en rentabilidad, y en este último caso el banco también sufre en el parqué por su exposición a emergentes, especialmente Turquía.

Sabadell, por ejemplo, prevé un aumento de 100 millones de euros en ingresos por cada incremento de 50 puntos básicos en el euríbor. El banco catalán, que trasladó su sede social a Alicante en octubre, no liga la consecución de objetivos para el plan estratégico 2018-2020 que presentó en febrero a las previsiones sobre política monetaria, aunque un endurecimiento ayudaría. La entidad que preside Josep Oliù tenía como proyecciones macro un euríbor a 12 meses en el -0,11% en promedio este año, del 0,29% en 2019 y del 0,94% en 2020. Mientras que esperaba que el BCE finalizara su programa de adquisición de activos en septiembre y realice su primera alza de tipos de facilidad de depósito en marzo.

Objetivos en pie

Las proyecciones coincidían a principios de año con las expectativas del mercado, pero se han alejado tras las últimas reuniones del BCE. Las metas del Sabadell siguen en pie, al no estar vinculadas a las decisiones de política monetaria, y son de un incremento superior al 6,5% en los ingresos por comisiones en 2020, frente al aumento más moderado en el margen de intereses del 4%. La eficiencia prevista (costes respecto a los ingresos) es del 47% en dos años, frente a niveles superiores al 50% en la actualidad. Con estas premisas, el Sabadell espera tener una rentabilidad superior al coste del capital, a lo que ayudará el desagüe de ladrillo tóxico con 10.000 millones sacados de balance.

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia.

Bankia también presentó para el mismo periodo su plan estratégico este año, asumiendo supuestos similares, con un promedio del euríbor a 12 meses del -0,05% en 2018, del 0,29% en 2019 y del 0,73% en 2020. El banco parcialmente nacionalizado que preside José Ignacio Goirigolzarri estima en sus cálculos internos una ganancia extra de 250 millones de beneficio bruto, mientras que su consejero delegado, José Sevilla, señaló en la última presentación de resultados que pasar de 20 puntos básicos en negativo a 30 puntos básicos en positivo supone dos puntos más de ROE.

Pero el mercado apuesta por que los tipos sigan siendo reducidos mucho tiempo. La mayor gestora danesa de fondos de pensiones, PFA, ha gastado ya más de 1.000 millones de euros en el sector inmobiliario alemán con la premisa de que continúe el ‘dinero gratis’, tal y como publicó ‘Bloomberg’ esta semana como un ejemplo más de grandes inversores que apuestan contra la normalización de los tipos. Otro ejemplo es el de los ‘hedge funds’ que apuestan contra Bankia, uno de los valores más presionados en España por los bajistas, precisamente según Goirigolzarri porque es una de las formas que tienen de invertir en la tesis de que el BCE tarde en apretar el gatillo.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios