Sacyr presenta un nuevo arbitraje contra Panamá para evitar devolver 836 millones
  1. Empresas
por adelantos recibidos para financiar la obra

Sacyr presenta un nuevo arbitraje contra Panamá para evitar devolver 836 millones

La empresa española ha abierto un nuevo arbitraje contra la gestora de la infraestructura fluvial para no reembolsor adelantos que le fueron concedidos para terminar la obra

Foto: Ampliación del Canal de Panamá.
Ampliación del Canal de Panamá.

La guerra de Sacyr por las obras del Canal de Panamá sigue escalando de nivel. La compañía española e Impreglio —su socio italiano, con el que desarrolló la ampliación de la vía fluvial que une el Atlántico y el Pacífico— han presentado una nueva demanda en un tribunal de arbitraje contra la devolución de los adelantos que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) les concedió para acelerar la construcción de la tercera esclusa. De esta forma, la compañía presidida por Manuel Manrique ha conseguido detener el reintegro de este dinero, que tenía que haber realizado el pasado 1 de junio.

La ACP otorgó 880 millones de dólares a Sacyr y sus socios (Grupo Unidos por el Canal, GUPC) a principios de 2014, cuando la española anunció la paralización de los trabajos por los problemas de financiación. Un dinero esencial para concluir la faraónica obra fluvial, que finalmente fue inaugurada en junio de 2016 con casi dos años de retraso. Este dinero debía ser devuelto en diciembre de 2018, una vez que la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés) dictaminase sobre las reclamaciones por sobrecostes solicitadas por las constructoras. Pero dichos préstamos llevaban asociadas unas garantías corporativas que debían ser cambiadas por avales bancarios una vez se entregase el proyecto.

placeholder La esclusa de Miraflores, en el sector del Pacífico del Canal de Panamá. (EFE)
La esclusa de Miraflores, en el sector del Pacífico del Canal de Panamá. (EFE)

La ayuda de la ACP estaba dividida en dos tramos. Uno de 320 millones de dólares, que a principios de 2017 acabó con una demanda de la autoridad gestora del Canal en un tribunal de Londres por considerar que "GUPC no cumplió con la cancelación oportuna de dicho adelanto”. Y otro de 550 millones de dólares, por el que Sacyr podía pagar esta parte de los adelantos hasta el 1 de junio de 2018. Para ello, las constructoras ampliaron la vigencia de las cartas de créditos que garantizaban ese anticipo, con lo cual cumplieron el 29 de diciembre de 2016.

Sin embargo, ha llegado la fecha de pago y GUPC no ha devuelto esos 550 millones de dólares, según ha confirmado la propia Sacyr, amparándose en que el espíritu del acuerdo inicial respiraba que hasta que no se solucionasen los otras disputas en los tribunales por los sobrecostes —más de 5.581 millones en total, casi el doble del presupuesto inicial de la obra—, no tenía obligación de proceder al reembolso de los adelantos.

Foto: La esclusa de Agua Clara, en la vertiente del Atlántico de la ampliación del Canal de Panamá. (EFE)

El Tribunal de Arbitraje de Miami se ha comprometido a tomar una decisión antes de final de año, que es cuando vencen las cartas de crédito que garantizan el acuerdo entre GUPC y la ACP. Pero otras fuentes dudan de este calendario, dada la lentidud de estos procedimientos. De hecho, Sacyr ha presentado cinco demandas por distintos motivos y solo una se ha resuelto y otra está en marcha. Las tres restantes ni se han iniciado, según fuentes del grupo español.

Una de cal y otra de arena

La única resolución adoptada se refiere a una reclamación que se inició en 2011 por problemas en una presa en el lado del Pacífico. En agosto de 2017, los árbitros consideraron los argumentos de ACP y no los de GUPC, que reclamaba 193 millones de dólares. Esta tuvo que pagar las costas por valor de 25 millones. El DAB (Junta de Resolución de Conflictos, la instancia previa de expertos) ya había desestimado antes la reclamación, por lo que GUPC no consideraba en sus cuentas ningún retorno.

El segundo arbitraje, relativo a problemas con el basalto y la calidad del hormigón, por 541 millones de dólares, está en curso, con expectativa de finalización en la segunda mitad de 2019, según indican desde Sacyr. Esta reclamación procede de 2013. El DAB reconoció las demandas del consorcio y el pago del 60% de la reclamación, es decir, 286 millones. La resolución de Miami determinará si debe pagar el 40% restante o si tiene que devolver la compensación.

La única resolución adoptada se refiere a una reclamación que se inició en 2011 por problemas en una presa en el lado del Pacífico

El tercero, relativo a las compuertas y asuntos laborales, asciende a 585 millones, mientras que el cuarto, el llamado 'Disruption', se eleva hasta los 2.741 millones. El experto independiente DFL Associate, contratado por Sacyr, actualizó el pasado 24 de octubre un análisis de cada una de las reclamaciones y según el cual, la cantidad que GUPC puede esperar recuperar es de 1.983,6 millones de dólares. Este importe supone un 1,5% más que la estimación anterior realizada por esta firma. Hasta la fecha, Sacyr y sus socios han reconocido pérdidas de más de 1.000 millones por la que se consideró como gran obra de la ingenieria mundial.

Según distintas fuentes, se espera que todas las sentencias se cierren en 2022. Pero, mientras tanto, GUPC tiene un patrimonio negativo ya de 500 millones de euros.

Noticias de Sacyr Canal de Panamá Arbitraje Manuel Manrique Reclamaciones Construcción
El redactor recomienda