Arbitraje: Sacyr exige 2.300 millones a Panamá en los tribunales e impugna el último laudo. Noticias de Empresas
ante la cortE estadounidense

Sacyr exige 2.300 millones a Panamá en los tribunales e impugna el último laudo

La constructora española, que ha perdido junto a sus socios 1.400 millones por el Canal, ataca a la junta amistosa de resolución e incluso pide la nulidad de la última sentencia

Foto: Ampliación del Canal de Panamá.
Ampliación del Canal de Panamá.

La pesadilla de Sacyr en el Canal de Panamá va a ser más larga que los 77 kilómetros de longitud de la vía fluvial que une los océanos Atlántico y Pacífico. La empresa española ha endurecido su postura y ha decidido acudir directamente a los tribunales saltándose la corte amistosa —la Junta de Resoluciones de Conflictos (DAB por sus siglas en inglés) pactada con el gestor de la infraestructura para resolver sus diferencias—.

Según la memoria anual de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), dueño del Canal, la empresa española y sus socios del consorcio Grupo Unidos por el Canal (Impreglio, Jan de Nul y Cusa) presentaron el pasado año 2017 reclamaciones judiciales en un tribunal de Miami por 2.320,6 millones de dólares (1.850 millones de euros) por desacuerdo con los contratos sobre las compuertas, los adelantos, el cemento y lo que llama perturbaciones de la construcción de lo que fue en su día la mayor obra de su historia.

De esta manera, Sacyr ha cursado formalmente reclamos por el 38% del total del importe —5.863,9 millones de dólares, 4.865 millones de euros— que estiman podrían llegar a exigir por desviaciones en los costes del proyecto. Un contrato que en 2009, cuando se adjudicó, se presupuestó en 3.118,9 millones de dólares (2.587 millones de euros al cambio actual).

Vista de la esclusa de Miraflores en el Canal de Panamá en 2016. (EFE)
Vista de la esclusa de Miraflores en el Canal de Panamá en 2016. (EFE)

Las diferencias entre la ACP y Sacyr son tales que la primera espera que la Cámara Internacional de Comercio (CCI) de Miami —el tribunal que finalmente dirime las disputas una vez resueltas por la DAB— le devuelva los 234 millones que ya ha abonado a la empresa española por las reclamaciones por la calidad del cemento. Por su parte, el grupo presidido por Manuel Manrique ha solicitado la nulidad del laudo final que emitió el pasado 31 de julio y por el que perdió un arbitraje valorado en 194 millones de dólares, por el que además tuvo que abonar costas judiciales por 23 millones de dólares.

Esta fue la primera gran derrota de Sacyr en su intento por cobrar unos sobrecostes que calcula en más del doble del monto total por el que consiguió la obra hace ahora siete años y medio. La construcción, que llegó a estar parada varios meses en 2014 por la negativa del consorcio a seguir financiando la ampliación del Canal de Panamá, ha llegado incluso a los tribunales ingleses, donde la ACP ha interpuesto una demanda contra GUPC por la falta de avales de cobro sobre los adelantos que le concedió para continuar con el proyecto y que aún tiene que devolver.

En 2017, Sacyr elevó al DAB una disputa por 2.510 millones, pero posteriormente la retiró y la sometió directamente al arbitraje de la corte de Miami

Miles de millones y la reputación en juego

No obstante, el mayor punto de fricción, el que delimitará si se trata de un contrato exitoso o ruinoso, es el arbitraje por las compuertas. En diciembre de 2016, Sacyr presentó dos laudos sobre el diseño de las compuertas y ajustes por el coste de la mano de obra, que incluyen la totalidad de los reclamos, incluidos algunos que no han sido dilucidados por el DAB. Las cuantías de estos dos arbitrajes, los cuales se encuentran pendientes de que se designe el presidente de sus respectivos tribunales, han sido estimadas en 506,9 y 4.355 millones de dólares.

En febrero de 2017, Sacyr elevó al DAB una disputa por 2.510,2 millones de dólares, pero posteriormente la retiró y la sometió directamente al arbitraje de la corte de Miami al considerar que la Junta de Resolución no estaba cumpliendo con sus obligaciones. Por si no fuera suficiente, en julio, GUPC presentó dos nuevos arbitrajes relacionados exactamente con los mismos reclamos de las llamadas disputas 15 y 16, según la memoria anual de la ACP del pasado ejercicio.

Hasta la fecha, GUPC reconoce que ha perdido 1.400 millones por la ampliación del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá. Un conflicto que ha dañado su reputación internacional y por el que reclama otros 750 millones directamente al país latinoamericano.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios