ALGUNOS MEGANE, CAPTUR Y KADJAR, AFECTADOS

Renault estira la producción de coches para esquivar el impuesto de emisiones en otoño

La compañía ha retrasado el calendario de vacaciones de los trabajadores de sus plantas hasta mediados de agosto para seguir sacando vehículos antes de que entre el nuevo control de emisiones

Foto: Fabricación del Renault Captur en Valladolid.
Fabricación del Renault Captur en Valladolid.

Renault apura la actividad en sus fábricas españolas antes de que entre en vigor en septiembre el nuevo protocolo de control de emisiones. La compañía ha decidido retrasar las vacaciones oficiales de su plantilla hasta el próximo 13 de agosto, cuando en 2017 las líneas de producción de sus plantas pararon alrededor del 20 de julio. Justo hace un año.

No en vano, el tercer turno, que produce en las horas de noche, tocará a su fin justo con la llegada de las vacaciones, después de que FASA-Renault, como se conoce a las factorías de Castilla y León, haya desacelerado el fuerte ritmo de ventas en el inicio de 2018 con respecto al año anterior.

Este año las fábricas de Palencia y Valladolid exportaron un 10% y un 6% menos, respectivamente, entre enero y mayo de 2018 con respecto al año anterior, según detallan los datos del Ministerio de Economía. 3.116,7 millones de euros ingresados por ventas en el exterior en los primeros cinco meses del año.

Sin embargo, fuentes oficiales de la ensambladora francesa confirman que ahora existe un pico de demanda por lo que seguirán produciendo vehículos otras tres semanas, tiempo en el que además aprovecharán para adaptar sus líneas al nuevo protocolo de emisiones, que ha generado una fuerte incertidumbre en cuanto a la producción de automóviles que salen desde fábrica hasta que finalice el año y a partir de 2019.

Las principales patronales del sector como Anfac, Faconauto y Ganvam ya advirtieron que habrá un repunte de matriculaciones durante el verano que aminorará en septiembre. Los concesionarios están automatriculando vehículos ahora que aún está vigente el sistema de medición de emisiones NEDC, con el que tres de cada cuatro coches quedan exentos del impuesto de matriculación.

El ciclo WLTP, una exigencia de la Comisión Europea tras el 'dieselgate', realiza un examen más exhaustivo de los gases emisores del automóvil con lo que su entrada en vigor a partir del 1 de septiembre traerá aparejada un aumento del registro del CO2 que expulsan los vehículos que en muchos casos traerá aparejada un aumento del impuesto de matriculación.

En este contexto, Renault estira su producción antes de que llegue el nuevo escenario impositivo. De hecho, la compañía está asfaltando más terrenos en las zonas contiguas a su fábrica para poder estocar más antes de la salida hacia el destino de venta.

Algunos de los tres modelos con motor de combustión que se producen en Valladolid y Palencia se verán afectados por la nueva normativa. Distintas motorizaciones de Captur, Kadjar o Megane, su modelo estrella, verán aumentada su fiscalidad en otoño. FASA-Renault produjo en 2017 más de 546.000 vehículos en España.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios