Volkswagen en Navarra también desciende

Las fábricas de Renault pinchan en el inicio de 2018 y acentúan la caída de sus ventas

Las plantas de Palencia y Valladolid registran una fuerte caída de exportaciones en enero y mantienen la tendencia basjista que arrancó en 2017, tras alcanzar cifras récord en su actividad industrial

Foto: Fabricación del Renault Captur en Valladolid.
Fabricación del Renault Captur en Valladolid.

Las fábricas de Renault en Castilla y León no son capaces de aguantar el ritmo que adquirieron hasta 2017. Así lo revelan los datos de exportación que ofrece el Ministerio de Economía, que registran una caída de las ventas al exterior del 30% en enero en el caso de Palencia y del 15,5% en Valladolid. Esto supone que la facturación del sector del automóvil en ambas provincias donde se sitúan las factorías se quedó en 450 millones de euros, cuando un año antes se elevó hasta los 670 millones de euros.

Estas cifras más exiguas confirman el retroceso registrado de la exportación (a la que va casi un 90% de la producción) en Palencia en 2017, que bajó un 11,5% en el conjunto de ese ejercicio con respecto a 2016 y el parón en Valladolid, que prácticamente repitió números en ambos años. La caída de enero de Renault es, con diferencia, la más acusada de todas las fábricas de automóviles que existen en España.

Jose Vicente de los Mozos en la fábrica de Renault de Palencia.
Jose Vicente de los Mozos en la fábrica de Renault de Palencia.

Fuentes del propio fabricante francés sostiene que la compañía venía de un periodo récord de producción, con momentos de hiperactividad en las fábricas, que llegaron a registrar cuatro turnos de trabajo. En la actualidad matizan que están otra vez a tres turnos productivos y no muestran ninguna causa puntual que explique la tendencia a la baja registrada.

La propia empresa sostiene que el menor ritmo productivo no les ha obligado a redimensionar la plantilla dado que cuentan con mecanismos de flexibilidad supraconvenio, por los que pueden dar más o menos horas de trabajo a sus empleados en función de la carga de trabajo que requiera la compañía.

Expertos del sector comentan que la alta competitividad que existe en todos los mercados exteriores puede estar generando a Reanult problemas para colocar sus Megane y Kadjar, modelos que fabrica íntegramente en Palencia, o el Captur, que se ensambla en Valladolid.

Fotografía facilitada por Renault, de parte de la plantilla de la factoría de Villmuriel de Cerrato (Palencia), junto al vehículo 15.000.000 de Renault España, un crossover Renault KADJAR con destino a un cliente alemán.
Fotografía facilitada por Renault, de parte de la plantilla de la factoría de Villmuriel de Cerrato (Palencia), junto al vehículo 15.000.000 de Renault España, un crossover Renault KADJAR con destino a un cliente alemán.

Otras factorías de automóviles en España han mostrado un comportamiento dispar en enero, pero en ningún caso tan negativo como el que presenta Renault. Pontevedra, provincia en la que se encuentra el también fabricante francés PSA (Citroën-Peugueot), experimentó un avance exportador de su sector automóvil en el primer mes de 2018 del 30% después de que en 2017 también acabara bajando con respecto a 2016.

En Barcelona, donde se encuentra Seat y Nissan, las ventas al extranjero crecieron un 12%, con lo que la crisis política que vive Cataluña no parece estar impactándoles negativamente.

Tras Renault, la que más sufrió una mayor caída de sus exportaciones en enero (6,7%) fue Navarra, provincia en la que se ubica la fábrica de Volkswagen. La firma alemana fue junto a Renault la que peor cerró 2017 con respecto a 2016 (-13,7%) y también inicia con menos fuelle 2018.

Ford en Valencia baja un 5,5% y Opel en Zaragoza cae un 1,8% después de atravesar una crisis entre la dirección y los trabajadores.

Los datos del Ministerio de Economía revelan que la venta de automóviles y motos desde España al extranjero descendieron en enero, especialmente los destinados a Francia y en menor medida a Italia, Turquía y EEUU.

En términos globales, 2017 fue un año a la baja en el sector del automóvil en España, cuya relevancia industrial para las localidades donde se producen vehículos es alta por la repercusión económica, dada su fuerte capacidad de generar empleo.

No obstante, la exportación del sector automóvil viene de un 2016 récord. El Brexit y la ralentización de algunos mercados explican que las ventas trasnfronterizas no haya sido capaz de mantener el alto ritmo que llegó a alcanzar hasta mediados de 2017, momento en que desaceleró el crecimiento. Desde entonces, la producción sigue ajustándose a la baja.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios