pone su balance al servicio del grupo italiano

Caixa desafía a Rajoy al ofrecer 500 millones a Atlantia para superar la opa de ACS

La entidad financiera española pone su balance al servicio del grupo italiano después de que el Gobierno haya comunicado a Isidre Fainé que le gustaría que apoyase a la constructora

Foto: Sede de Caixabank en Valencia
Sede de Caixabank en Valencia

Atlantia ultima las negociaciones con un grupo de bancos nacionales e internacionales para conseguir los al menos 3.000 millones de euros adicionales que necesita para batir a ACS en su pugna por Abertis. Y entre las entidades que han mostrado su interés por financiar al grupo italiano está CaixaBank, según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones.

El banco, cuyo principal accionista es Fundación Bancaria la Caixa, a la vez el mayor accionista de la concesionaria de autopistas, ha presentado un cheque próximo a los 500 millones a la compañía transalpina pese a la petición expresa del Gobierno de Mariano Rajoy de ponerse del lado de la constructora española.

Fuentes financieras próximas a la entidad catalana han explicado que se trata solamente de una operación corporativa que puede ser un buen negocio para el banco, asegurando que entre CaixaBank y el 'holding' empresarial de La Caixa existen unas murallas chinas que garantizan la toma de decisiones de forma independiente.

La decisión de prestar a Atlantia en lugar de a ACS, como ha sugerido el Ejecutivo al máximo accionista del grupo financiero, la ha adoptado el presidente del banco, Jordi Gual, sin obligación de tomar en consideración la opinión de Isidre Fainé, presidente de Fundación Bancaria la Caixa y factótum del empresario catalán y del Ibex 35.

Esta separación de poderes, sostienen, es el resultado de la desconsolidación que el Banco Central Europeo (BCE) impuso a la antigua caja catalana, a la que obligó a bajar su participación desde el 47% hasta el 39,99% actual. El regulador europeo inquirió también a CaixaBank desligar la concesión de préstamos del 'holding', así como evitar la financiación indirecta mediante la comercialización de la deuda de ambas entidades entre clientes del banco. Asimismo, el BCE controla a los consejeros, de forma que no puedan ser comunes, para que la toma de decisiones en CaixaBank no esté supeditada a la Fundación la Caixa y/o a Criteria.

CaixaBank ya participó en el primer préstamo de hasta 14.700 millones que Atlantia pidió para lanzar su oferta pública de adquisición (opa) sobre Abertis por 16.340 millones de euros. Fue uno de los 24 bancos que le concedieron esta línea de crédito, en la que también participaron los españoles Santander y BBVA.

Según fuentes de la entidad dirigida por Gual, CaixaBank entró en ese préstamo —ahora reducido a 11.857 millones— porque era la única oferta que había sobre la mesa y, por tanto, una oportunidad de negocio para la institución.

Cuando ACS presentó su opa sobre la concesionaria de autopistas, el 19 de octubre del pasado año, cinco meses más tarde que la de Atlantia, algunos bancos que inicialmente estaban con la multinacional italiana se pasaron al banco español. Así lo hicieron BBVA, Société Générale, Natixis, Commerzbank y HSBC, que se decantaron por jugar un papel relevante en favor de la constructora presidida por Florentino Pérez —le han prestado 15.000 millones— en lugar de un rol más secundario en la apuesta de Atlantia. CaixaBank prefirió quedarse con la empresa italiana.

Ahora, Atlantia ha solicitado entre 3.000 y 6.000 millones de euros adicionales para poder presentar una opa mejorada que supere los 18,36 euros una vez descontado el dividendo de 0,40 euros pagado por la concesionaria— que ha puesto ACS sobre la mesa. Y CaixaBank ha comunicado a la multinacional italiana que le gustaría participar en este nuevo crédito. Fuentes próximas al banco indican que se está analizando la operación, pero que todavía no hay ninguna decisión tomada.

En cualquier caso, esta postura ha generado diversas interpretaciones después de conocerse públicamente que Rajoy ha comunicado a Fainé que le gustaría que apoyase la opción española. El veterano banquero asevera oficialmente que Criteria hará lo que sea más conveniente para el 'holding' y que tomará la oferta más rentable para los intereses de la fundación. Pero en círculos más íntimos reconoce que le gustaría que Abertis se quedará en manos de ACS, que ya fue accionista de la concesionaria hasta 2012.

Sin embargo, para Florentino Pérez, este apoyo a la opa de Atlantia es una contradicción derivada de la doble baraja con que está jugando La Caixa para no pillarse los dedos con ningún candidato e intentar al mismo tiempo quedar bien con todas las partes. Especialmente con el Gobierno de Madrid, con el que se juega gran parte de su patrimonio al estar invertido en negocios regulados, como el eléctrico —Gas Natural—, las telecomunicaciones —Telefónica y Cellnex— y el bancario, con CaixaBank, entre otros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios