una tendencia a nivel global

No es solo Abertis-Atlantia: por qué el control a empresas estratégicas va a más

Las economías occidentales son cada vez más proteccionistas y los gobiernos cada vez miran con más atención cualquier operación transfronteriza, especialmente si afecta a sectores sensibles

Foto: Varios rascacielos, en una imagen de archivo. (Reuters)
Varios rascacielos, en una imagen de archivo. (Reuters)

El sector legal enfila el nuevo año con varios desafíos sobre la mesa, siendo uno de ellos el auge del proteccionismo a nivel mundial. Tanto en Estados Unidos como en Europa, los gobiernos cada vez prestan más atención a las inversiones de capital extranjero en las empresas de su país, especialmente si se trata de compañías consideradas estratégicas.

Así lo acredita el 'Global antitrust in 2018: 10 key themes', un informe anual elaborado por Freshfields Bruckhaus Deringer que pone de relieve la creciente importancia que los estados dan a las operaciones transfronterizas sobre activos de sus países. "Hay un cambio de tendencia claro", explica a este diario Álvaro Iza, socio de Competencia del despacho internacional, quien señala que "estos controles se hacen sobre empresas vinculadas a sectores estratégicos o que puedan afectar a la seguridad nacional".

De hecho, el despacho señala que todos los países pertenecientes al G-7 y el 55% de los del G-20 (donde España es invitado permanente) han llevado a cabo recientemente o están considerando nuevas medidas para controlar la entrada de capitales extranjeros. "En particular, las economías occidentales se están volviendo cada vez más proteccionistas", destaca la publicación. "Pero podemos anticipar que los gobiernos de casi todas las regiones van a tener un papel más activo en el escrutinio de las operaciones mercantiles transfronterizas".

El G-7 y el 55% del G-20 (donde España es invitado permanente) han hecho o están considerando nuevas medidas que afectan al capital extranjero

Y es que no son pocos los ejemplos, algunos más recientes que otros, en que los gobiernos han levantado la voz para 'opinar' sobre alguna operación. El caso más reciente es el de las opas sobre Abertis de Atlantia (italiana) y ACS. Tras conocerse las intenciones de la empresa transalpina, el Gobierno español le exigió solicitar una autorización antes de seguir adelante, algo que no había hecho.

El motivo es que Abertis es la concesionaria de las autopistas públicas y posee la red de satélites Hispasat, considerada también empresa estratégica, al afectar al sector de las telecomunicaciones y a la defensa nacional. De ahí que el Gobierno siga con lupa el desarrollo de esta operación, aún inconclusa.

Otro caso también pendiente de resolución es el de Vivendi y Mediaset. Durante el último año, el gigante audiovisual francés ha ampliado su participación en la sociedad italiana, hasta rozar el 30% del capital. Un porcentaje que ha crispado no solo a la familia Berlusconi, dueña de la sociedad, sino también a algunos políticos del país mediterráneo que han exigido mantener el ADN italiano de la empresa. Paralelamente, Vivendi posee casi un 25% de Telecom Italia, principal teleco del país.

Una situación que ha terminado con la intervención de las autoridades italianas, que han pedido a Vivendi que reduzca su participación en una de las dos para evitar violar la normativa de competencia. Una petición que la francesa ya ha recurrido y que será resuelta por los tribunales.

En la misma línea se sitúan dos operaciones millonarias protagonizadas por Estados Unidos y China. En los últimos meses, el Gobierno norteamericano bloqueó la compra de MoneyGram por parte de Ant Financial y la de Lattice Semiconductor por la china Canyon Bridge Capital Partners. Dos 'deals' que, salvo nuevo aviso, han quedado en nada.

Y suma y sigue, porque la última operación que podría no concretarse es la opa de Fox (EEUU) sobre la cadena Sky (Reino Unido). Esta misma semana, la Comisión británica de Competencia (CMA) ​señaló que esta adquisición dañaría la pluralidad del mercado británico. Y es que Rupert Murdoch, dueño de Fox, ya tiene control sobre importantes cabeceras inglesas como 'The Sun' y 'The Times' a través de News Corp. De ahí que las autoridades consideren que una eventual compra de Sky daría demasiado poder al empresario de nacionalidad norteamericana.

Fijación de precios y algoritmos, en el foco

Además del auge del proteccionismo (del que también ha advertido el Banco Mundial), el informe destaca otros asuntos clave, como el impacto de las nuevas plataformas digitales o el uso de algoritmos para la fijación de precios, una práctica que la Comisión Europea ya ha puesto bajo la lupa.

Otro de los asuntos en los que el despacho pone el foco es en el terreno laboral, donde alerta de la posibilidad de cometer infracciones si no se cuenta con una política de recursos humanos acorde al derecho comunitario. Los términos de las cláusulas de no competencia son, por ejemplo, uno de los puntos más a tener en cuenta a la hora de fichar a un empleado de otra empresa.

Por último, Freshfields advierte de que las autoridades van a ser todavía más exhaustivas en el control de las operaciones, especialmente aquellas que afecten a sectores novedosos "con un fuerte componente de I+D", de ahí que sea importante ir más allá de la básica "evaluación de los efectos sobre los consumidores y los precios" y 'atar' bien la operación desde todos los ángulos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios