adquiere gran vía 4 a autonomy

El dueño de Gestamp apuesta por Gran Vía: compra un edificio para sus oficinas

La familia Riberas, a través del 'holding' Acek, ha comprado al fondo Autonomy el número 4 de la Gran Vía madrileña con la vista puesta en instalar ahí parte de su emporio industrial

Foto: La familia Riberas ha adquirido el número 4 de Gran Vía.
La familia Riberas ha adquirido el número 4 de Gran Vía.

Con la discreción que históricamente ha caracterizado al empresariado industrial, la familia Riberas, dueña de Gestamp y Gonvarri, ha irrumpido en el corazón de la Gran Vía de Madrid con la compra del número 4 de esta cotizada arteria madrileña.

La operación se ha cerrado esta misma semana por un importe de 43 millones de euros, según ha confesado el propio vendedor, Autonomy Spain, que llevaba meses interesado en hacer plusvalías con este inmueble. Y lo ha conseguido, ya que el precio pagado es un 40% superior a la última valoración del edificio realizada por CBRE el pasado 30 de septiembre y más del doble del importe que pagó el fondo.

Los hermanos Francisco y Jon Riberas.
Los hermanos Francisco y Jon Riberas.

Según afirman fuentes conocedoras, los Riberas han abordado esta operación a través de la sociedad 'holding' Acek Desarrollo y Gestión Industrial y con la vista puesta en ocuparlo ellos, lo que supone todo un espaldarazo empresarial a la transformación que está vivienda Gran Vía.

En los últimos años, el grueso de las operaciones inmobiliarias que se han visto en esta zona ha ido dirigido a convertir edificios históricos en hoteles o grandes tiendas de moda, con ejemplos tan emblemáticos como la 'flagship' de Primark en el antiguo cuartel general de Prisa, el hotel Four Seasons que se abrirá en el vecino Complejo de Canalejas, o el Riu, que estará justo el final de Gran Vía, en plaza de España.

A esta metamorfosis se ha unido la decisión del Ayuntamiento de Madrid de peatonalizar Gran Vía, limitando el tráfico motorizado a residentes y transporte público, todo un cambio que, lejos de asustar a la familia Riberas, la ha convencido para realizar una de sus principales inversiones patrimoniales.

El inmueble, construido a principios del siglo pasado y antigua sede corporativa de Caixanova en la capital, cuenta con 5.000 metros cuadrados de superficie para oficinas, repartidos en seis plantas. Su diseño y estructura están pensados para albergar un único inquilino, papel que aspira a jugar el propio Acek, que prevé destinar este edificio a sus propias necesidades.

Fortuna de acero y automoción

Los hermanos Jon y Francisco Riberas controlan a través de Acek el mayor grupo industrial de España, cuyos buques insignia son el fabricante de componentes de automoción Gestamp, empresa cotizada con una capitalización de 3.378 millones, y la compañía de acero Gonvarri.

Además, este conglomerado tiene intereses en el sector de las energías renovables y a punto estuvo hace dos años de adquirir Abengoa, opción que terminó desechando, precisamente, para no poner en riesgo el resto de su imperio.

Un emporio creado desde cero por su padre, el fallecido Francisco Riberas, y que ha convertido a la saga en una de las mayores fortunas del país, con un hueco reservado desde hace años en la selecta lista 'Forbes' nacional.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios