ENTRE 2014 Y 2015 SE INVIRTIERON 1.100 MILLONES

Hoteles y 'flagships' se apoderan de la Gran Vía de Madrid

El apetito por la Gran Vía es evidente. La inversión inmobiliaria en esta calle, incluyendo Plaza de España, se situó en torno a 1.100 millones de euros entre 2014 y 2015, según datos de CBRE

Es una de las principales arterias comerciales y turísticas de Madrid. Una de las calles más emblemáticas y conocidas de la capital, y con la que dos de cada 10 turistas identifican Madrid. Y no es para menos. La Gran Vía es una de las avenidas más concurridas de España, con un tráfico de peatones que fácilmente supera los 20.000 transeúntes al día y se acerca a los 30.000 en periodos como las rebajas.

Unas cifras que, sin duda, no han pasado en absoluto desapercibidas para los sectores hotelero y 'retail', que han visto en esta calle, de poco más de 1,3 kilómetros, la ubicación perfecta para sus negocios. De hecho, la inversión inmobiliaria en esta arteria, incluyendo Plaza de España, se sitúa en torno a 1.100 millones de euros entre 2014 y 2015, según datos de la consultora CBRE. Las operaciones más sonadas fueron la adquisición del edificio que alberga el 'megastore' de Primark en Gran Vía 32 por parte de Pontegadea a principios de 2015, por el que pagó 400 millones de euros, y en su día la adquisición del Edificio de España por parte de Dalian Wanda Group, en 2014, por el que desembolsó 265 millones

De hecho, en apenas dos años se han firmado más de una docena de operaciones en alguno de los números que se distribuyen a lo largo de esta céntrica avenida. Una actividad frenética que refleja a la perfección la incipiente recuperación económica e inmobiliaria de España y el fuerte apetito inversor por activos bien ubicados en las principales arterias comerciales de las grandes capitales. Un apetito que ha supuesto, además, un auténtico lavado de imagen de la Gran Vía y el inevitable impacto en la rentas.

Hoteles y comercios 'canibalizan' la calle

La reconversión y regeneración de la centenaria calle en los últimos años es evidente, tal y como reconocen a El Confidencial Miguel Casas, director de Hoteles Madrid, y Óscar García, director nacional de High Street & Tenant Rep de la consultora CBRE. Una regeneración liderada única y exclusivamente por el sector hotelero y de locales comerciales, que han relegado a un segundo plano el uso terciario de la calle. No en vano, los edificios de oficinas que aún funcionan en la Gran Vía se han quedado totalmente obsoletos, ya que, según estos expertos, han dejado de tener sentido en una calle centrada al cien por cien en el turista y en el consumo.

La operación más sonada fue la compra del edificio que alberga el 'megastore' de Primark

"El hotelero es el sector que mejor está funcionando en la calle, de ahí que se estén viendo numerosos cambios de uso de oficinas a hoteles", explica Ignacio V.-Sandoval, profesor de la URJC y director de consultoría hotelera en IHP International Hospitality Projects, compañía especializada en el sector hotelero desde el asesoramiento en fases de adquisición, incluyendo todo el proceso de transformación de los edificios, y presente en la transformación de The Principal Hotel Madrid, en Gran Vía 2, abierto en enero de 2015, y del edificio de Gran Vía 10, donde Vincci desarrolla su tercer establecimiento hotelero en esta calle sobre un inmueble propiedad del Grupo Generali.

Precisamente la canibalización del sector hotelero, 'retail' y de la restauración está provocando un auténtico lavado de cara de la Gran Vía, tanto por fuera como por dentro, con la modernización y rehabilitación de numerosos edificios, y la desaparición de inmuebles o negocios históricos, como cines y teatros. Como el Avenida, que hoy es una 'boutique' de H&M, o el cine Azul, que en la actualidad es un establecimiento de una cadena de comida rápida. El Pompeya, por su parte, se ha convertido en la cafetería del Hotel Senator, mientras que el Palacio de la Música ha conseguido resistir, por el momento, a la espera de que la Fundación Monte de Madrid encuentre un comprador tras la frustrada compra por parte de Mango.

Gran Vía. (Foto: Elena Sanz)
Gran Vía. (Foto: Elena Sanz)

La calle de los 'flagship stores'

La particular Times Square de Madrid se ha convertido en el escaparate elegido por las grandes cadenas de moda nacionales e internacionales. De hecho, en apenas 500 metros se encuentran los buques insignia de firmas como Zara, Mango, Desigual, H&M, Cortefiel, Real Madrid o Primark, cuya tienda de 12.400 metros cuadrados -la más grande de la marca en España y la segunda mayor del mundo, solo por detrás de la de Manchester- ha marcado un antes y un después. De hecho, solo en el número 32 de la Gran Vía, en un único edificio, se ubican, además de Primark, un Lefties, un H&M y un Mango, lo que refleja a la perfección esta simbiosis. 

El renovado interés por la Gran Vía ha dado lugar a un ligero incremento de las rentas en el último año, consolidando a este calle, solo por detrás de Serrano, como la más cara y demandada por los 'retailers'. Según CBRE, las rentas en las principales zonas comerciales de Madrid -entre las que se encuentra Gran Vía- crecieron entre un 5% y un 10% durante 2015, la primera subida de rentas desde que estalló la crisis.

Fuente: CBRE.
Fuente: CBRE.

"Lejos de perjudicar a la competencia, el aterrizaje de Primark ha dinamizado las ventas en todos ellos", asegura Óscar García. Quien reconoce que el apetito por la avenida se extiende tanto a firmas nacionales como internacionales. El ejemplo más claro es el de Tous, que también apuesta por la Gran Vía con la próxima apertura de su 'flagship store' en el número 38.

También veremos importantes movimientos a lo largo de este año. Además de la apertura de Tous, Adidas abrirá su 'megastore' en los bajos del número 21 -edificio que Iberfin Capital compró al Senator- y Parfois en los de Gran Vía 42 -futuro proyecto hotelero-. 

Cinex Rex. (Foto: Elena Sanz)
Cinex Rex. (Foto: Elena Sanz)

Precisamente el mix 'retail'/hotel empieza a imponerse en la Gran Vía. "Las operaciones más frecuentes dentro del sector hotelero son transformaciones y cambios de usos, y la tendencia es que se aprovechen los bajos para locales, de tal manera que el hotel y sus zonas comunes se desplazan hacia arriba, llegando alguno de ellos a instalar la recepción en la última planta", explica Miguel Casas.

"Para el propietario del edifico, aunque el hotel no tiene presencia a pie de calle, lo compensa con un 'retailer' o una firma de restauración en la planta baja, algo que se está haciendo a nivel internacional desde hace años y que comienza a verse ya en España. Los hoteles se van adaptando al cliente que llega a una ciudad como Madrid para ir de compras. 

La apertura de Primark, lejos de perjudicar a la competencia, ha impulsado sus ventas

Además de Gran Vía 21 y 42, en el número 31, donde se ubican la tienda del Real Madrid y Pull & Bear, hay actualmente en marcha un proyecto hotelero de cinco estrellas que será operado por una cadena internacional. Unos pasos que previsiblemente seguirá Gran Vía 43, donde se ubicaban el Hotel y los Cines Rex, edificio recientemente adquirido por Axa, en una operación asesorada por CBRE y en cuyos bajos podría ir un local comercial, continuando esta tendencia.

Los expertos no descartan que en el futuro se produzcan nuevos movimientos dentro del sector hotelero en esta calle. En concreto, apuntan a los números 54, 56 y 68, con proyectos que podrían dar lugar a hoteles, 'hostels' o apartamentos turísticos. Incluso la Gran Vía podría ver su primer hotel cinco estrellas. 

Por lo que se refiere al sector residencial, los proyectos en marcha brillan por su ausencia. De hecho, solo hay uno. Gran Vía 48, casi un centenar de viviendas que, según las fuentes consultadas, están teniendo difícil salida en el mercado de la compraventa, lo que ha llevado a los propietarios a alquilar las unidades que aún no se han vendido. "Ni las oficinas ni el residencial funcionan bien en esta calle. No en vano, en el caso del residencial, la Gran Vía es una zona muy transitada, con muy poca privacidad y con dificultades para aparcar", concluye Ignacio V.-Sandoval.

Gran Vía se ha convertido pues en una calle por y para el comercio. Por y para el turista.

*Los iconos en rojo muestran proyectos en marcha o ya consolidados.

* Los iconos en azul muestran proyectos que podrían llevarse a cabo. 

Vivienda

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios