rebaja de precios y cierre de ventanas

El órdago independentista pone en jaque las salidas a bolsa del sector inmobiliario

Aedas, HI Partners, Témpore, Vía Célere, Aelca, Metrovacesa, Testa... El aluvión de salidas a bolsa se enfrenta ya a una rebaja de precios de colocación e incluso al cierre de la ventana de los mercados

Foto: El órdago independentista presiona el precio de las próximas salidas.
El órdago independentista presiona el precio de las próximas salidas.

La huelga general convocada hoy en toda Cataluña es solo el primer peldaño de una escalada de consecuencias económicas que puede traer consigo el desafío independentista. La inestabilidad y el riesgo son dos elementos que nunca encajan bien en las ecuaciones de los mercados, y empujan a los inversores a guardar el dinero a buen recaudo hasta que la tormenta escampe, o a aprovechar la incertidumbre para comprar más barato.

Estas dos variables han empezado ya a colarse en los análisis de las grandes casas de inversión, que llevan meses esperando el nuevo desembarco del sector inmobiliario en el parqué español. Aedas, HI Partners, Témpore, Aelca, Vía Célere, Metrovacesa o Testa son solo algunas de las compañías que están trabajando ya en su salida a bolsa, estrenos que pueden verse seriamente golpeados por el desafío catalán.

Grandes fondos consultados por este medio coinciden en señalar que la ventana de otoño, que previsiblemente inaugurará Aedas a finales de octubre, y en la que también están trabajando HI Partners y Témpore para noviembre, puede verse seriamente condicionada por cómo evolucionen los acontecimientos los próximos días, e incluso algún institucional habla ya de la posibilidad de que esta ventana se cierre.

"Al final, los inversores internacionales leen la prensa internacional y la cobertura es malísima. Si no hay unidad en el bloque constitucionalista, puede ser un desastre y paralizar todo, sobre todo porque lo que viene tras el 1 de octubre es el 4 de octubre y la declaración unilateral de independencia", advierten desde una 'boutique' financiera.

Pero, aunque la sangre al final no llegue al río y las compañías que están trabajando en su salto al parqué este otoño logren seguir adelante con su hoja de ruta, existe consenso en que los inversores obligarán a aplicar un descuento respecto a los precios que estaban dispuestos a pagar hace solo unas semanas. "El mercado ha infraponderado su visión del sector, y aunque todavía está por ver que se cancelen las salidas a bolsa previstas, lo que está ocurriendo debería pesar en los descuentos de los analistas", señalan desde un gran banco internacional.

La bolsa española ya cotizó ayer a la baja el reto independentista y el Ibex 35 cerró con un retroceso del 1,21%, frente a los números verdes europeos, con los grandes bancos catalanes, Sabadell y CaixaBank, liderando los recortes. "Lo raro sería que no pasara nada, porque ahora mismo no hay 'business as usual', y si la bolsa empieza a caer, porque es lo más líquido, tendrá impacto en las salidas a bolsa", señalan desde un 'family office', y añaden: "Hasta qué punto se desestimarán definitivamente las colocaciones o se aplazarán, va a depender de la gestión del riesgo que hagan los políticos".

En este punto, todas las miradas están puestas en el bloque constitucionalista, en que PP, PSOE y Ciudadanos sepan avanzar de la mano y alejen el fantasma de unas elecciones generales. Unos nuevos comicios sí que generarían volatilidad en el corto plazo, aunque a largo, si populares y naranjas logran sumar mayoría, los expertos apuestan por una mayor estabilidad. Pero esa incertidumbre que se crearía inicialmente pondría también en jaque los planes de colocación de empresas como Vía Célere, Metrovacesa o Testa, que están trabajando con la idea de estrenarse en el parqué en el primer semestre del próximo año.

Donde ya se está empezando a notar el órdago independentista es en la compra de compañías catalanas, según indican desde un firma de fusiones y adquisiciones, y hablan abiertamente de que "se están parando operaciones", poniendo como ejemplo de que ya empieza a haber signos de intranquilidad la reciente decisión de S&P de mantener sin cambios el 'rating' de España en BBB+, a pesar de que el Gobierno estaba convencido de que lo mejoraría, por el miedo a que la tensión catalana pueda empezar a pesar en la confianza empresarial y en la inversión.

No obstante, y a la espera de ver cómo se gestiona esta crisis, como contrapeso a esta escalada de incertidumbre juega que los grandes fondos internacionales están cargados de liquidez y necesitados de invertir, lo que permitirá mitigar en parte los efectos negativos del desafío catalán, siempre y cuando la independencia nunca llegue a producirse, ya que Cataluña representa el 19% del PIB. De hecho, los inversores internacionales apenas contemplan esta posibilidad, pero la inestabilidad que genera el desafío a Madrid sí tiene ya consecuencias.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios