tras la oferta de los italianos atlantia

ACS toma el relevo de Aena y estudia una contraopa sobre Abertis

La constructora se ha desplomado en el parqué un 6,3% tras conocerse su interés en Abertis

Foto: El presidente de ACS, Florentino Pérez. (Efe)
El presidente de ACS, Florentino Pérez. (Efe)

La empresa presidida por Florentino Pérez, el grupo ACS, está estudiando una posible contraopa sobre Abertis. En un hecho relevante remitido a la CNMV, la constructora ha confirmado "las noticias aparecidas" en Expansión y ha explicado que aún está valorando junto con asesores externos la decisión, que no se ha sometido a la deliberación del Consejo de Administración".


Estas informaciones se producen dos días después de que Aena también estudiara levantar la operación de compra a los italianos Atlantia. No obstante, en el caso del gestor aeroportuario no era tan fácil, en tanto que, estando controlado en un 51% por el Gobierno español a través de Enaire, tuvo que elevar al consejo de administración y a su comisión ejecutiva la propuesta que, tras analizar la viabilidad financiera e industrial la rechazó por unanimidad.

[Siga la cotización de Abertis] [Siga la cotización de ACS]

Las acciones de Abertis, que a diferencia del miércoles no han sido suspendidas de Cotización, han cerrado con subidas del 0,9% hasta los 16,7 euros, eso es por encima de la oferta que hicieron desde el grupo controlado por la familiia Benetton de 16,41 euros por el 100% de la concesionaria española. Por su parte, las acciones de ACS se desploman más de un 6% hasta los 34,8 euros.

Ahora ACS entra en juego en la operación más importante en lo que va de año, valorada en más de 16.300 millones de euros según el precio del folleto que presentó Atlantia el pasado mes de mayo, a los que hay que sumar los 15.000 millones de deuda que tiene. Y es que Abertis tiene un valor estratégico para los intereses nacionales considerable, en tanto que es propietaria de, entre otros activos, Hispasat -de la que controla un 90,74% tras la reciente compra a Eutelsat de su participación cuando ya estaba en marcha la OPA-, y está pendiente de la renovación de las concesiones de las autopistas que gestiona en el territorio español, la principal de ellas la AP-7.

Tal es así que hasta esta semana el Gobierno no se había pronunciado al respecto, a la espera de que Italia celebre elecciones. Los que sí había mostrado su descontento con la oferta de Atlantia habían sido los principales accionistas de Abertis. A Criteria, el holding de participadas de La Caixa, con el 22,5% del capital, no sólo les había parecido insuficiente la oferta económica, sino que no estaban de acuerdo con el número de consejeros ni con la sede de la nueva compañía. Ahora, sin embargo, son los grandes beneficiados de la entrada de Florentino Pérez en la puja.

Ahora ACS busca volver al consejo de administración que controló hasta 2012. De esta manera, crearía un gran grupo mundial de infraestructuras con una facturación conjunta de 36.911 millones de euros y que seguiría manteniendo el sello español.

De hecho, Atlantia había dejado fuera de juego como árbitro de la operación a las autoridades españolas, en tanto que en el folleto que presentó, los organismos que tenían que autorizar la OPA serían la Comisión Europea, la Federal Trade Commission y al Departamento de Justicia (Department of Justice) de los Estados Unidos, el Conselho Administrativo de Defesa Econômica (CADE) de Brasil, Fiscalía Nacional Económica de Chile y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) de Argentina, donde opera la española.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios