incluso por un precio simbólico

Andorra planea la nacionalización relámpago de BPA como último intento para venderla

Ya se está elaborando el libro de venta con la esperanza de poder vender BPA incluso por un precio simbólico. Se da por hecho que el daño reputacional afecta gravemente al valor de la entidad

Foto: Fachada de la sede de BPA en Andorra. (Reuters)
Fachada de la sede de BPA en Andorra. (Reuters)

El gobierno andorrano se encamina hacia una nacionalización relámpago de Banca Privada de Andorra (BPA), como paso previo a la venta de la entidad, que en la actualidad está intervenida por Instituto Nacional Andorrano de Finanzas (INAF). El gobierno evita en todo momento hablar de nacionalización, pero su brazo armado en la reestructuración bancaria, la Agencia Estatal de Resolución de Entidades Bancarias (AREB) ya está preparando el libro de venta de BPA, según aseguran fuentes financieras.

Y hay un problema para vender BPA. Que BPA no es propiedad del gobierno andorrano sino de los hermanos Cierco y el resto de accionistas. Higini y Ramon Cierco han sido apartados de la gestión pero continúan siendo los titulares legales de las acciones del banco. Y penalmente no se les ha acusado de nada con lo que, en teoría, los Cierco tienen margen jurídico para torpedear la venta.

Traducción: en particular, no es necesario el consentimiento de los accionistas o acreedores de la entidad objeto de resolución ni de los terceros los activos, derechos o pasivos de los que se transmitan a la entidad puente oa la sociedad de gestión de activos, los cuales no pueden oponerse a la transmisión ni reclamar ningún derecho con respecto a estos elementos objeto de transmisión.

 

Los planes del gobierno andorrano pasan por “la presentación del plan de resolución de BPA al consejo de administración de la AREB para su inmediata aprobación e implementación ordenada”, según informó este mismo organismo la pasada semana. Se espera que el AREB apruebe estás medias el próximo 15 de junio.

Fuentes del gobierno andorrano han declinado hacer declaraciones. Pero las mismas fuentes financieras del Principado antes mencionadas han explicado que en paralelo se está elaborando el libro de venta, con la esperanza de poder vender BPA, incluso por un precio simbólico, ya que se da por hecho que por el daño reputacional, el banco intervenido difícilmente valdrá algo si algún grupo internacional se hace cargo de la entidad. En caso de no haber grupos interesados, se obligará a la banca andorrana a adquirirlo.

Nacionalización blanda

El AREB se apoyará en la Ley de medidas urgentes para implantar mecanismos de reestructuración y resolución de entidades bancarias y que otorga plenos poderes al AREB para hacer y deshacer con un banco intervenido, o lo que es lo mismo, con el único banco intervenido que hay en Andorra: BPA y que ahora está sometido a un corralito. La ley propiamente dicha no es expropiatoria, pero da margen literalmente para hacer lo que quiera al Principado: desde traspasar los activos hasta amortizar la totalidad del capital, lo que dejaría a los Cierco en minoría o con un paquete simbólico. Por ello, los Cierco han recurrido la ley alegando que es inconstitucional. Pero cuando se resuelva un recurso de inconstitucional en los tribunales andorranos BPA podría ya ni existir.

Traducción: a) Amortizar las acciones u otros instrumentos de capital existentes o transmitirlos a los acreedores objeto de recapitalización interna.
b) Siempre que, de acuerdo con la valoración realizada de conformidad con el artículo 5, la entidad objeto de resolución tenga un valor neto positivo, diluir la participación de los accionistas y de los titulares de otros instrumentos de capital existentes mediante la conversión en acciones u otros instrumentos de capital:

 

En este momento no hay vías de contacto entre los Cierco y el gobierno andorrano, aunque los Cierco han tendido la mano en diversas ocasiones.

En todo caso, el ejecutivo que encabeza Antoni Martí sólo se plantea una nacionalización relámpago que dure apenas unas horas antes de la venta de BPA. Un gobierno sin impuestos y de tamaño extremadamente reducido no podría responsabilizarse de un banco tan grande como BPA, con 6.000 millones gestionados, el 40% de los mismos fuera de su balance.

Margen legal

Los mecanismos legales que facilita la nueva ley al AREB son muy diversos. Para empezar, se marca sin ningún lugar a duda que “los accionistas de las entidades son los primeros en soportar las pérdidas y los costes de los procesos mencionados”, lo que acorrala a los Cierco. Las pérdidas más obvias podrían venir derivada no del blanqueo denunciado por Estados Unidos, sino por el concurso de acreedores de Banco Madrid, 100% de BPA.

A partir de aquí se abre un amplio abanico de opciones. Por ejemplo, tal y como recoge el artículo 16 en su punto 6, traspasar los activos a una entidad puente sin compensar por ello a los accionistas históricos del banco, leáse los Cierco. Este traspaso además está blindado: libra al destinatario de la cesión de cualquier responsabilidad legal sobre demandas del pasado, léase la reclamación de Estados Unidos por blanqueo. También da potestad para valorar BPA como se crea conveniente.

Otra vía, como recoge el artículo 25 de la ley, es amortizar el capital de BPA, en caso de que una mala valoración así lo requiera, y luego recapitalizarlo a través del AREB. En el artículo 35 de la nueva ley andorrana se deja muy claro que los accionistas de referencia, leáse de nuevo los Cierco, pueden quedar del todo diluidos. 

Y luego el AREB puede recapitalizar la entidad como considere necesario. En conjunto, una nacionalización blanda o, una nacionalización que nunca se llamará así y que apenas durará unas horas. Lo justo para vender BPA a un tercero. Si es que al final el gobierno encuentra un tercero interesado y no obliga a la banca andorrana a comerse BPA.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios