RECOMPRA EN ENERO LO QUE VENDIÓ EN DICIEMBRE

La banca vuelve a lanzarse a comprar deuda pública tras la 'foto' de los test de estrés

La banca española no piensa renunciar a su principal forma de ganar dinero pese a la mejora del crédito y la bajada de los depósitos: el carry trade

Foto: Sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. (EFE)
Sede del Banco de España, en la Plaza de Cibeles en Madrid. (EFE)
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La banca española no piensa renunciar a su principal forma de ganar dinero pese a la mejora del crédito y la bajada de los depósitos: el carry trade, es decir, la inversión en deuda pública con dinero prestado del BCE. En el último trimestre de 2013 redujo radicalmente sus posiciones en bonos del Tesoro ante la penalización que van a sufrir en los test de estrés. Pero como este examen toma la foto fija de su balance a 31 de diciembre, en enero volvieron a comprar prácticamente todo lo vendido en diciembre.

    Como ha informado El Confidencial, la banca española obtiene el 35% de su margen con el popular carry trade, es decir, de tomar prestado dinero en la barra libre del BCE muy barato (al 0,25%) e invertirlo en bonos del Tesoro que dan una rentabilidad superior al 4%, ganando la diferencia. Además, estos títulos no consumen capital, con lo cual el negocio es redondo y el BCE proporciona liquidez ilimitada para esta operativa. De esta forma, las entidades han suplido la fuerte contracción de márgenes derivada de la caída del negocio tradicional (el crédito).

    Pero esta práctica perdió atractivo porque va a ser penalizada en los próximos test de estrés que va a realizar el BCE, y es posible que en las nuevas normas de solvencia europeas. Los primeros castigarán con dureza las posiciones en deuda pública en las tres carteras que tienen las entidades, trading, a vencimiento y disponible para la venta (si bien esta última puede ser exonerada por el Banco de España). El resultado es que las entidades españolas redujeron de forma radical sus posiciones en deuda en los últimos meses de 2013: 8.900 millones en octubre, 10.000 en noviembre y 22.400 en diciembre.

    Ahora bien, hay que tener en cuenta que la revisión de la calidad de los activos de la banca (AQR por sus siglas en inglés) que se está llevando a cabo ahora mismo y los test de estrés posteriores sólo consideran la foto fija de los balances bancarios a 31 de diciembre de 2013, sin tener en cuenta las operaciones posteriores. Por tanto, la banca puede volver al carry trade e incrementar sus posiciones en deuda en 2014 sin sufrir penalización por ello. Y es lo que está haciendo: según datos del BCE, en enero las entidades españolas aumentaron su cartera de deuda pública en 20.300 millones, casi la totalidad de lo vendido en diciembre. No fueron las únicas: los bancos portugueses y franceses también recompraron bonos soberanos tras venderlos en diciembre, mientras que los italianos siguieron reduciendo sus posiciones.

    Los márgenes necesitan el carry trade

    Esta vuelta al carry trade se explica porque los márgenes de la banca española registraron fuertes caídas en 2013. Aunque se estabilizaron ligeramente al cierre del ejercicio –gracias a la rebaja de los tipos de los depósitos y a la incipiente mejora del crédito, que BBVA espera que se consolide–, todavía están lejos de crecer sin el 'suplemento vitamínico' de la operativa en deuda pública. Es más, algunas entidades como Bankia están recurriendo a las polémicas cláusulas suelo en las hipotecas para detener dicho deterioro.

    Mario Draghi, presidente del BCE. (Efe)
    Mario Draghi, presidente del BCE. (Efe)
    Por otro lado, las ventas masivas de bonos provocaron unos fuertes extraordinarios que elevaron el beneficio neto de las entidades el año pasado; pero se trata de pan para hoy y hambre para mañana, mientras que el carry trade incrementa los márgenes de forma recurrente trimestre tras trimestre.

    Las provisiones también se relajan

    La metodología de los test de estrés, que toman los balances 10 meses antes de su publicación, no sólo permite estos enjuagues con la deuda pública, sino también con las provisiones. Como es sabido, el Banco de España obligó a las entidades a reforzar todo lo posible las provisiones en 2013 a través de la reclasificación de los créditos refinanciados para pasarlos a subestándar o morosos (lo que se ha traducido en un importante incremento de la morosidad). Sin embargo, ahora se va a relajar esa política con el nuevo Real Decreto-Ley de Refinanciación y Reestructuración de deuda, aprobado el viernes.

    Esta norma obliga al supervisor a volver a modificar en el plazo de un mes el tratamiento de las refinanciaciones para que la deuda que subsista tras un acuerdo de refinanciación (con quita o conversión de deuda en capital o en otros instrumentos) sea considerada "normal", es decir, no requiera provisiones. Esto se puede traducir en una liberación de las mismas, según fuentes de Economía, si bien el sector explica que sólo se podrán liberar las que se hubieran dotado por encima del importe de la quita o recapitalización y de la deuda que queda pendiente tras este acuerdo. Dicha liberación no se tendrá en cuenta en los ejercicios de resistencia del BCE.

    Empresas
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios