los precios objetivo, lejos de las cotizaciones

Los mercados vuelven a poner en cuarentena a la banca española por sus flojos resultados

La banca ya ha presentado sus resultados. Y sus beneficios han crecido mucho. Pero no lo suficiente como para que los analistas disparen su optimismo

Foto: El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)
El presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)

La banca española sigue sin convencer pese a la subida que acumula en bolsa. Los pobres resultados de 2013, con caídas generalizadas de márgenes que se traducen en crecimientos de beneficios gracias únicamente a las menores provisiones y a las operaciones financieras, han decepcionado en general. Y lo que es peor, analistas e inversores no ven un catalizador que pueda sacar al sector del marasmo en un futuro previsible, con una recuperación económica muy tímida que no reducirá el paro. Por si faltaba algo, está la amenaza de los test de estrés en el horizonte.

La radiografía de todo el sector es bastante similar: caída de márgenes –aunque se está aminorando gracias al descenso de la retribución de los depósitos–, reducción del crédito, fuerte aumento de la morosidad por la nueva normativa de los refinanciados (lo que obliga a mantener unas elevadas provisiones, aunque muy inferiores a las de los Decretos Guindos de 2012) y gran peso de los extraordinarios por la venta de activos y de los resultados de operaciones financieras por la reducción de las posiciones en deuda pública. Ni siquiera los dos grandes se libran de esta dinámica en España, y además el tipo de cambio castiga sus negocios internacionales.

La consecuencia de esta situación es que los analistas siguen sin confiar en el futuro bursátil de los bancos. Aunque sus beneficios más que se cuadruplicaron en 2013, hasta superar los 8.400 millones de euros, los expertos subrayan que con cantidad no es suficiente; para mejorar su visión sobre el sector también reivindican calidad. Y no la han visto: echan en falta una mayor consistencia en el negocio puro y duro de los bancos. Y, como no olvidan que las entidades españolas aún tienen pendiente terminar de clasificar los créditos refinanciados y el examen al que el BCE les someterá este año, mantienen la cautela en torno al sector. Además, la penalización de la deuda pública en este ejercicio ha provocado ventas generalizadas, lo que reducirá los ingresos del carry trade en el futuro.

Estas sensaciones se desprenden de las actualizaciones de las previsiones y recomendaciones de compra (o venta) que las casas de análisis han llevado a cabo en las últimas semanas. Únicamente Bankia y Banco Sabadell han recibido mejoras significativas en sus precios objetivo a 12 meses, que en el caso de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri ha sido del 14% en lo que a las estimaciones medias se refiere, al pasar de 0,92 a 1,05 euros.

Además, tras mejorar sus propias previsiones y ganar 509 millones de euros, firmas como Société Générale han mejorado sus estimaciones en más de un 27%. Pero, y al igual que ocurre con el conjunto del sector, ni siquiera una revisión al alza tan pronunciada ha sido suficiente para llegar a los niveles actuales de cotización de la entidad. Es más, Société Générale tendría que haber doblado su mejora para igualar los 1,4 euros por los que se cambian las acciones de Bankia tras la fuerte subida de los últimos días. Una subida que despierta recelos: "Es un calentón de manual antes de la colocación que va a realizar el FROB", según un gestor de fondos.

Algo similar ocurre con Banco Sabadell, que ha visto elevado su precio medio en un 20% aunque los 1,77 euros hasta los que ha escalado están un 25% por debajo de los 2,38 euros en los que cotiza su acción. Entre las mejores revisiones se encuentran la de N+1, que ha elevado su previsión en un 42% y ha llegado hasta los 2 euros, y la de Credit Suisse, que señala los 2,2 euros como el nivel a alcanzar.

Más lejos aún de su precio actual se sitúan las estimaciones de Espirito Santo, que, a pesar de haber sido revisadas al alza en un 8,3%, se quedan un 45% por debajo del nivel actual, evidenciando así que esperan fuertes caídas del valor o que el hecho de que la entidad catalana haya triplicado sus beneficios no es motivo suficiente para mostrar un mayor optimismo.

Leves mejoras… o incluso rebajas   

Y si insuficientemente estimulantes han resultado para expertos y analistas los secretos anuales de las dos entidades señaladas, menos apasionantes aún han sido las cuentas de los principales bancos españoles. Desde que se hizo público que Banco Santander obtuvo unos beneficios de 4.370 millones de euros durante 2013, el precio objetivo medio de la entidad ya no sólo es que no haya mejorado, sino que se ha visto reducido. De 6,35 euros a 6,2 euros, lo que supone una ligera rebaja del 0,31%. La revisión a la baja más notable ha sido la de Natixis, que ha rebajado sus previsión de 6,2 a 5,6 euros, lo que supone una reducción de casi el 10% y estimar que, en los próximos 12 meses, la cotización del banco caerá un 12%. 

BBVA, por su parte, ha visto incrementar sus perspectivas bursátiles en un 0,2% una vez que el mercado ha conocido que ganó más de 2.200 millones el pasado año, pero que perdió 849 millones durante el cuarto trimestre. El único alivio para la entidad azul es que los 8,96 euros que se le asignan están en línea con su precio de cotización, por lo que, de cumplirse las previsiones, su acción no tendrá que afrontar las fuertes caídas que sí se le auguran al resto de bancos.

Desde que se hizo público que Santander obtuvo unos beneficios de 4.370 millones, el precio objetivo medio de la entidad ya no sólo es que no haya mejorado, sino que se ha visto reducido. De 6,35 a 6,2 euros, lo que supone una rebaja del 0,31%

A medio camino entre la mejora significativa y la rebaja o ligero aumento se han quedado CaixaBank, Banco Popular y Bankinter. En el primer caso, los 4,04 euros en los que, de media, ubican el techo de la entidad es un 1,5% mayor a su precio anterior y está casi un 19% por debajo de su nivel actual. La progresión de la estimación de Popular ha sido del 2,7%, sucediéndose rebajas de precio del 24% como la de Natixis, con mejoras como las de S&P, que han elevado su precio de 3,7 a 5,2 euros pero que, aun así, todavía se encuentran por debajo del precio de la entidad que preside Ángel Ron.  

Por último, el incremento de un 73% de sus beneficios sólo ha conseguido que el precio objetivo de Bankinter progrese un 2,8%. Pero sin duda más preocupante que esto es que los 4,38 euros que estima el mercado están muy lejos de los 5,92 en los que cerró este miércoles. En concreto, un 26% por debajo de este nivel en lo que supone una nueva evidencia de que los resultados del sector no han emocionado en absoluto a los analistas.  

Mercados
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios