Es noticia
Menú
Desastre total: pérdidas inesperadas de BBVA y Caixa; Popular decepciona
  1. Empresas
TODOS ESPERAN QUE LA SITUACIÓN MEJORE EN 2014

Desastre total: pérdidas inesperadas de BBVA y Caixa; Popular decepciona

Los resultados bancarios conocidos el viernes dibujan una situación más que preocupante: BBVA pierde 850 millones en el cuarto trimestre, CaixaBank sufre pérdidas en el resultado

Foto: Francisco González, presidente de BBVA. (Reuters)
Francisco González, presidente de BBVA. (Reuters)

Los resultados bancarios conocidos el viernes dibujan una situación más que preocupante: BBVA pierde 850 millones en el cuarto trimestre, CaixaBank sufre pérdidas en el resultado antes de impuestos de 2013 (que sólo revierte gracias a los créditos fiscales)y Popular sólo gana 325 millones frente a los 500 anticipados por la propia entidad. En el lado positivo, unas enormes provisiones y unas ratios de capital muy sólidas que deberían garantizar el aprobado de la banca española en los test de estrés.

En el caso de BBVA, se esperaban estas pérdidas porque la venta del 5,1% del chino Citic le obligaba a valorar el 9,9% que todavía mantiene a precios de mercado, muy inferiores a los de entrada del banco español. Ahora bien, la pérdida esperada de 2.300 millones se ha ido hasta 2.600, con lo queel crecimiento del beneficio en el ejercicio completo, que era del 85,8% hasta septiembre por las menores provisiones, se ha reducido hasta el 32,9% en diciembre.

Con todo, más preocupante es que el margen de intereses baja el 3,4% y el neto, el 8,2%. Y, sobre todo, la situación enEspaña, dondeperdió 671 millones en el ejercicio, queresultan de restar a los 583 millones millones de beneficio obtenidos por la unidad de banca comercial (el 49,5% menos que en 2012) las pérdidas de 1.254 sufridas por el negocio inmobiliario. En nuestro país también hay que tener en cuenta el impacto de los 121 millones de la derrama extraordinaria del Fondo de Garantía de Depósitos con que Economía ha penalizado al bancoque presideFrancisco Gonzálezpor no participar en Sareb.

Por otro lado,el BBVA cerró el pasado ejercicio con unatasa de morosidad del 6,8%, frente al 5,1 % de 2012, incluyendo la actividad inmobiliaria en España, y con un descenso del 4,7% del crédito. González aseguró ayer que espera que España vuelva a suponer el 50% del resultadodel banco en un plazo de tres años, ya que considera que nuestro país tiene unpotencial de crecimiento del 3%si se realizan las reformas pendientes.La cuestión, como en el caso del Santander -que apenas ganó100 millones en España en 2013 pero espera obtener un beneficio de 1.000 en 2014-, es si se revertirá esta situación, es decir, si la morosidad ha tocado techo y empezará a bajar y si el crédito volverá a crecer de nuevo.

CaixaBank: pérdidas antes de impuestos

Esta es también la esperanza deCaixaBank, que registró pérdidas antes de impuestos de 713 millones, que se convierten en503 millonespositivos gracias a unos impuestos (créditos fiscales que le devuelve Hacienda por pérdidas en las entidades que ha absorbido) de 1.208 millones. El vaso puede verse medio vacío -sin esos créditos fiscales CaixaBank estaría en pérdidas- o medio lleno -esos créditos fiscales le permiten realizar unas dotaciones extraordinarias que no habría hecho sin contar con ese colchón fiscal-. Así es como lo ven en la Diagonal de Barcelona, ya que han realizado una provisión extraordinaria de 184 millones por la expropiación de YPF a Repsol y han adelantado todos los gastos del ERE de Banca Cívica y Banco de Valencia (898 millones en total) a 2013.

Fainé y Nin durante la presentación de los resultados. (EFE)No obstante, el presidente de La Caixa,Isidre Fainé, ve signos alentadores en el crédito al consumo -que ha ascendido hasta el 40% en el último trimestre- y en la financiación del circulante de las empresas, gracias a las exportaciones y a la reposición de stocks por las expectativas de una recuperación del consumo. Donde tiene menos esperanzas es en las hipotecas, ya que espera que sigan bajando porque el ritmo de amortizaciones será superior al de constitución de nuevos préstamos por las bajas cifras de venta de viviendas. Asimismo, Fainé confía en que la morosidadd -que en CaixaBank se sitúa en el 11,66%-haya tocado techo en el último trimestre.

Popular: los márgenes se hunden y la mora se dispara

Finalmente, Popular tambien ha decepcionado al dejar su beneficio en 325,3 millones, cuando la propia entidad había anunciado un objetivo de 500 millones para 2013. Esto se debe a unadotación de 277 millones de provisiones "prudenciales"sugeridas por el Banco de España para reforzar el balancede la entidad de cara a los nuevos test de estrés. Ni siquiera habría alcanzado esas cifras de no ser por las plusvalías extraordinarias de la venta de su filial inmobiliaria.

Ángel Ron. (EFE)Pero lo más preocupante es queel negocio mantiene una evolución muy negativa, con una caída del 10% del margen de intereses y del 3,1% del margen de explotación, un descenso del crédito del 6,3% y unaescalada de la morosidadhasta el 14,27%,frente al 8,98% de 2012. De nuevo, Ángel Ronconfía en que esta situación se revierta en 2014 con la mejora de la economía española, auque con un tono mucho menos optimista que otroscompetidores: de hecho, calificó el ejercicio 2014 de "difícil". Y CaixaBank, pese a los 'brotes verdes' que detecta, espera que la morosidad del sector suba ligeramente este año, desde el 13,3% hasta el 13,8%.Por tanto, si la economía no coge tracción rápidamente,el desastre de los resultados del sector en 2013 se prolongará en el año que acaba de comenzar.

Los resultados bancarios conocidos el viernes dibujan una situación más que preocupante: BBVA pierde 850 millones en el cuarto trimestre, CaixaBank sufre pérdidas en el resultado antes de impuestos de 2013 (que sólo revierte gracias a los créditos fiscales)y Popular sólo gana 325 millones frente a los 500 anticipados por la propia entidad. En el lado positivo, unas enormes provisiones y unas ratios de capital muy sólidas que deberían garantizar el aprobado de la banca española en los test de estrés.

Francisco González Isidre Fainé Ángel Ron
El redactor recomienda