CAMBIO DE PANORAMA TRAS LA CAÍDA DEL POPULAR

El PSOE activa los microcréditos para pagar sus campañas y ofrece un interés del 2%

Los socialistas han previsto unos gastos de 36 millones para el 28-A y el 26-M. Parte de ellos espera obtenerlos de los bancos, pero no todo, así que prueba por primera vez los préstamos de ciudadanos

Foto: Pedro Sánchez y el 'president' de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, este 12 de abril en Castellón. (EFE)
Pedro Sánchez y el 'president' de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, este 12 de abril en Castellón. (EFE)

Los partidos políticos afrontan cuatro procesos electorales con una diferencia de apenas un mes, un hecho histórico en la democracia española porque jamás había sucedido antes. Y las campañas cuestan dinero, mucho dinero, menos, eso sí, que en otros países como Estados Unidos. El problema es que los bancos son cada vez más reacios a prestar recursos a las formaciones políticas, más aún a cubrir por adelantado el 100% de los gastos. Por eso el PSOE ha tenido que buscar fuentes alternativas para intentar reunir los 36,2 millones que le costarán las generales del 28 de abril y las autonómicas, municipales y europeas del 26 de mayo. Y, por primera vez, está recurriendo a los microcréditos: cargos, militantes, simpatizantes y también ciudadanos sin carné pueden anticipar el dinero que quieran al partido —desde 200 hasta 10.000 euros por cada una de las cuatro convocatorias— y este les devolverá lo prestado, en el plazo aproximado de un año, con un interés del 2%.

Los socialistas disponen de un importante patrimonio —140 años de vida, que justo se cumplen el mes próximo, le han permitido tener numerosos bienes inmuebles de su propiedad—, pero le falta liquidez para asumir los gastos que suponen cuatro campañas de ámbito estatal separadas por un mes de diferencia. Gastos que van desde la organización de mítines, la contratación de espacios publicitarios, los viajes, los arrendamientos, la creatividad y el diseño o el material de propaganda. Hasta ahora, los bancos adelantaban el 100% del presupuesto electoral. El Popular se había convertido en el gran financiador de los partidos nacionales. Tenía instalada una sede en la calle de Cedaceros, a dos pasos del Congreso, desde la que daban asistencia y recursos a las formaciones políticas, conocían la Ley Electoral y la Ley de Financiación de Partidos Políticos a la perfección. Desde la Transición, el Popular disponía de un gran conocimiento y experiencia, contaba con un departamento demoscópico que, antes de prestar el dinero, calculaba la representación en la siguiente legislatura. Se decía incluso que era el que más clavaba los resultados electorales, porque a fin de cuentas se jugaba su dinero.

Pero el Popular quebró en 2017 y fue absorbido por el Banco Santander. Pero toda su experiencia "no la ha recogido ninguna entidad financiera", ni tampoco la que preside Ana Patricia Botín, explica a El Confidencial el gerente del PSOE, Mariano Moreno. Por eso la formación de Pedro Sánchez se vio obligada a "diversificar" sus fuentes de financiación para no depende única y exclusivamente de los bancos. "No hay mal que por bien no venga", sostiene.

El Popular fue el gran financiador de las principales fuerzas, pero tras su quiebra ninguna otra entidad ha heredado su experiencia en el trato a partidos


Así que la salida que abrió el PSOE, por primera vez en su historia, fue la de los microcréditos. Una fórmula que el Tribunal de Cuentas (TCU) autorizó de cara a las generales del 28-A y también para las locales, autonómicas y europeas del 26-M. El órgano fiscalizador exige que los aportantes estén correctamente identificados y no superen el límite máximo previsto por la ley (50.000 euros anuales). También demanda que los contratos de préstamo se hayan formalizado debidamente y se estipulen las condiciones, el tipo de interés aplicable y el plazo de vencimiento. El TCU también impone que la devolución de las cantidades percibidas por los partidos ha de tener lugar tras el cobro de las subvenciones electorales que otorga el Estado.

Un adelanto del Estado del 30%

El comité federal del PSOE del pasado 17 de marzo aprobó un presupuesto de campaña "austero", en base a los resultados electorales de las generales de 2016, sus 84 escaños que, según indican todas las encuestas, crecerán el 28-A —135 le calculó el último 'tracking' de IMOP Insights para este diario—. Previó un gasto de 9 millones para esta campaña más otros 5,5 millones para 'mailing' (la propaganda electoral enviada a los domicilios), y para el 26-M, 21,76 millones entre las dos grandes partidas. En total, 36,27 millones de euros. El Estado, siempre que hay elecciones, adelanta una parte de la subvención electoral: este anticipo nunca puede exceder el 30% de la ayuda percibida por el mismo partido en los últimos comicios equivalentes.

El PSOE ha previsto nueve millones para gastos de campaña y otros 5,5 para 'mailing'. La captación de microcréditos, en una semana, está yendo "bien"

Para el 70% restante, la dirección socialista aún está negociando de manera bilateral con diversos bancos, a fin de poder firmar varias pólizas de crédito en las mejores condiciones. Pero, en el mejor de los casos, ese préstamo no llegará a cubrir el 100% de los fondos que necesita para afrontar las dos campañas consecutivas. "Este problema de financiación es común a casi todo el sistema político español", señala Moreno, que prefiere no dar detalles de las entidades con las que está conversando el PSOE, a la espera de que llegue el momento de la rúbrica. Los créditos bancarios deben estar publicados en las webs de los partidos por exigencia legal [aquí los de los socialistas al cierre de 2017].

El PSOE activa los microcréditos para pagar sus campañas y ofrece un interés del 2%

La necesidad de financiación obliga al PSOE, por tanto, a buscar diferentes fórmulas de captación de recurso, ya que los partidos han de pagar a sus proveedores antes de presentar su contabilidad electoral ante el órgano fiscalizador. Este último trámite debe cumplirse entre los 100 y los 125 días posteriores a la celebración de las elecciones, por lo que el plazo de presentación de las cuentas se extiende, en el caso de las generales, entre el 6 y el 31 de agosto, y para los comicios del 26-M, entre el 3 y el 28 de septiembre de este año. El TCU procede al examen de los informes elevados por los partidos y, si no percibe irregularidades, permite que se liberen las subvenciones electorales. En todo este proceso se tarda en torno a un año, de ahí que el PSOE calcule que podrá devolver los préstamos al cabo de ese periodo.

El PSOE puso en marcha esta misma semana la plataforma de microcréditos, pensada originalmente para que cargos públicos, militantes y simpatizantes hicieran sus aportaciones. Pero "el buen ritmo" de captación de fondos —la progresión "está siendo muy positiva, cada día llegan más"— animó a la dirección a abrir esta opción a la ciudadanía. Ya está disponible la web (https://microcreditos.psoe.es/) para quien quiera contribuir, aunque será a partir de la próxima semana cuando comience una campaña de publicidad más activa en redes sociales. Ferraz envió una primera comunicación a sus bases para informarles de esta vía, y ha instalado un 'call center' para llamar a la militancia y un 'help desk' para atender las dudas que surjan.

En uno o en varios pagos

¿Cómo es el sistema? Toda aquella persona física (no jurídica) que quiera prestar al PSOE debe cumplimentar un formulario e indicar la cantidad que desee aportar. El mínimo, para cada uno de los cuatro procesos electorales (generales, locales, autonómicas y europeas), es de 200 euros, y el máximo, de 10.000. Es decir, que un militante o ciudadano que quiera adelantar, por ejemplo, el máximo de 10.000 euros para el 28-A puede hacerlo en un único pago o bien en varios, pero nunca podrá superar esa cantidad para esa convocatoria. Esto quiere decir que una misma persona podrá prestar, a lo sumo, un total de 40.000 euros al partido por las cuatro elecciones que se ventilarán en un mes. El TCU, en su reciente instrucción, no prohíbe expresamente que puedan aportar personas jurídicas, pero el PSOE rechaza recibir dinero de empresas.

Cada persona física puede aportar entre 200 € y 10.000 € por cada proceso electoral. La cantidad prestada y el 2% de interés se devuelve al año

Una vez recibida la transferencia y verificado que "todo es correcto", el PSOE envía el contrato del microcrédito. "Cuando cobremos la subvención electoral te devolveremos la cantidad que nos prestaste más los intereses generados hasta ese momento aplicando un 2% de interés anual", indica la web. "Es un préstamo garantizado, y que sabes que vas a cobrar con ese interés del 2%", indica Moreno.

Mariano Moreno, gerente del PSOE, en la reunión del comité electoral del partido del pasado 22 de octubre, en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)
Mariano Moreno, gerente del PSOE, en la reunión del comité electoral del partido del pasado 22 de octubre, en Ferraz. (Inma Mesa | PSOE)

En Ferraz subrayan que, aunque la cifra de 14,5 millones (y los 16,3 M del 26-M) parezca abultada, no se ha tirado la casa por la ventana. Así, para las últimas generales, las del 26 de junio de 2016, el PSOE (sin el PSC, que es otro partido) declaró un volumen de gastos por operaciones ordinarias de 7.239.711,67 euros, más otros 4.175.617,74 euros por 'mailing'. En total, 11,4 millones.

En los comicios precedentes, los del 20 de diciembre de 2015, los gastos se elevaron, en los dos conceptos, a 13,7 millones. En ambas ocasiones, el Tribunal de Cuentas no puso pegas y autorizó la concesión de las subvenciones electorales.

Moreno subraya que la experiencia de los microcréditos es "novedosa" y no tiene un cálculo hecho aún de cuánto puede recaudar por esta vía. Espera que a partir de la próxima semana, cuando vaya observando el flujo de préstamos y compruebe que todos se atienen a la legalidad, pueda hacer una primera estimación.

40,36 millones de deuda en 2018

El gerente recuerda que el PSOE es el partido que "más recursos propios aporta a su propio presupuesto". Así, según la memoria anual de 2017, colgada en la web, recibió un total de 46.101.814,82 euros de origen público (29,9 millones en subvenciones anuales para gastos de funcionamiento; 15,6 de aportaciones de los grupos institucionales y otros 572.679,35 euros por el pago de gastos de seguridad). Sus ingresos privados ascendieron a 21.978.855,52 euros (17,4 millones de cuotas de afiliados y aportaciones de cargos públicos; 560.912,55 euros de donaciones y 3,9 millones por otros ingresos). El total de ingresos se elevó en 2017 a 68,08 millones (el 67,72% de origen público), por 54,75 millones de gastos.

El 67,7% de los ingresos del PSOE en 2017 tenían origen público: 46,1 M de un total de 68 M. El PSOE quiere una campaña "austera" y sin más deuda

La deuda ha ido decreciendo asimismo con el paso de los años. De los 75,73 millones de 2015 se pasó a los 50,38 millones de 2017, a los 40,36 con que se cerró 2018 y de ahí a los 35 millones presupuestados para 2019. El propósito del partido es ir encogiendo ese pasivo y no aumentarlo con los procesos electorales inminentes. "Queremos hacer dos campañas dignas, pero no endeudarnos más. Y, como la realidad es la que es, y los bancos no prestan el 100%, queremos diversificar las fuentes de financiación, sin ningún prejuicio sobre ellos". "La democracia, el sistema político y las campañas electorales deben ser financiadas por el Estado —remarca Moreno— y, al fin y al cabo, por la ciudadanía. Los partidos se deberían poner de acuerdo en el mejor sistema que garantice la austeridad, la pluralidad política y el ejercicio de la libertad en el voto, y la financiación es una pieza fundamental que lo garantice".

El PSOE activa los microcréditos para pagar sus campañas y ofrece un interés del 2%

El PSOE ensaya, pues, con una fórmula nueva que utilizará, por lo pronto, para el 28-A y el 26-M, y que cancelará tras ambas campañas. En la dirección subrayan que se trata de préstamos —de ahí que luego se reintegre la cantidad y se abone un interés—, no donaciones, tras las que no hay retorno del dinero. Nada que ver, pues, con el 'crowdfunding' o micromecenazgo que tantos quebraderos de cabeza dio en la carrera de las primarias de 2017.

El PSOE activa los microcréditos para pagar sus campañas y ofrece un interés del 2%

Un primer día de campaña tomado por la Falcon Viajes del PP

El primer día de campaña oficial de las generales del 28 de abril estuvo marcado por la polémica por la Falcon Viajes, la ficticia agencia montada a un paso de la sede del PSOE, en Ferraz, y con dominio web, con la que el PP quiere denunciar el gasto de los desplazamientos del presidente del Gobierno en medios oficiales. Una controversia que se agigantó cuando apareció en redes una foto de las hijas de Pedro Sánchez con sus padres en unas vacaciones en Ibiza, hecho que encolerizó a los socialistas. 

El PSOE recurrió ante la Junta Electoral Central por la Falcon Viajes, y trasladó a la Fiscalía la imagen difundida por usuarios de Twitter de las hijas del presidente, de la que el PP se desvinculó totalmente. 

No obstante, el partido no quiso darle más vuelo a la polémica. Sánchez, desde Castellón, ni aludió a ella. En un mitin que compartió con el 'president' valenciano, Ximo Puig, que también se juega la reelección el 28-A, se limitó a trasladar su mensaje del día, en línea con el manifestado la víspera: va a la búsqueda del indeciso

 

Así, Sánchez pidió el voto a los que tienen dudas "en el mar de siglas" que compite en estas elecciones del 28-A. "Ante este mar de siglas hay gente que se siente dubitativa, que tiene dudas, y me parece lógico, pero cuando hay que decidir entre avanzar y retroceder las dudas se disipan", señaló, para pedir "a los españoles que el 28 de abril voten futuro". 

El presidente quiere llamar a votantes de distintos espectros. Según los estrategas de Ferraz, el PSOE de Sánchez es un partido "fronterizo" con todos los demás, por lo que puede robar votos a otras formaciones, incluida el PP, informa EFE. 

Sánchez volvió a defender su "no es no" a un referéndum soberanista y a la independencia de Cataluña. Enarboló de nuevo la bandera de la España constitucional y el Estado de las autonomías. "La Constitución no es de nadie, es la patria de todos los españoles", señaló ante los 2.000 asistentes que llenaban el Palau de la Festa de Castellón, más otros 500 que quedaron fuera por falta de aforo y que siguieron el mitin desde una pantalla instalada en la calle. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios