ÚLTIMO FIN DE SEMANA DE PRECAMPAÑA DEL 28-A

Sánchez rescata su 'no es no' para atizar a los separatistas y defiende la España autonómica

Recupera su lema de 2016 para insistir en que no habrá referéndum, ni independencia ni quiebra de la Constitución en Cataluña. Llama a los suyos a mandar "juntos" a PP y Cs a la oposición

Foto: Pedro Sánchez, con Pilar Alegría (i), Javier Lambán (2d) y Susana Sumelzo (d), este 7 de abril en Zaragoza. (EFE)
Pedro Sánchez, con Pilar Alegría (i), Javier Lambán (2d) y Susana Sumelzo (d), este 7 de abril en Zaragoza. (EFE)

Cuando el PSOE presentó sus 110 medidas programáticas, hace casi dos semanas, se le reprochó que no dedicara un capítulo específico para Cataluña. La justificación oficial es que todas las propuestas están pensadas para todos los españoles, vivan donde vivan, y que en materia territorial el partido defendería su estrategia de los últimos meses y su convicción de que la salida pasa por el "reforzamiento" del Estado autonómico, y no su debilitamiento. Ahora, cuando se consumen los últimos días de precampaña, Pedro Sánchez busca redondear un mensaje sobre Cataluña, en la misma línea. Y rescatando un lema que se le oyó mucho hace casi tres años. 'No es no'.

Ese eslogan, el que le sirvió de bandera en su pugna interna, el 'no es no' a Mariano Rajoy, el que le ayudó a reconquistar el poder del PSOE y vencer a su principal rival, Susana Díaz, es el que el presidente del Gobierno utiliza contra los separatistas. Lo mentó en una entrevista esta semana y se recreó este domingo en un mitin en Zaragoza. Lo que hace es versionar ese mensaje: no dice que no pactará bajo ningún concepto con los independentistas, porque no se quiere cerrar ninguna puerta de antemano. Pero sí les advierte de que con él no habrá ni consulta ni secesión.

"Yo planteé ese famoso 'no es no' y dimití como diputado en el Congreso y como secretario general porque creía que Mariano Rajoy no podía ser presidente del Gobierno", evocaba Sánchez delante del presidente aragonés, Javier Lambán, uno de los barones que propiciaron la caída del hoy jefe del Ejecutivo en 2016. "Pero escuchad, siempre cumplo mi palabra —sostuvo ante los simpatizantes congregados en el palacio de Congresos de la Expo de Zaragoza, unos 1.700, según la organización—. Y respecto al independentismo quiero ser igual de claro: no es no. Si hay un Gobierno socialista, no habrá independencia en Cataluña, no habrá referéndum por la independencia y no se quebrará la Constitución española en Cataluña. No se va a producir. ¡No es no! Os digo más, el independentismo y la derecha saben que la independencia no se va a producir", porque la Carta Magna "no lo regla", no lo permite, porque la comunidad internacional "ha dado la espalda" a los soberanistas y porque los propios catalanes no quieren la secesión.

Insiste en que entre el "viaje a ninguna parte" del independentismo y la "recentralización" de PP y Cs, el PSOE defiende "con uñas y dientes" las CCAA


Sánchez reiteró que el problema en Cataluña no es la independencia, sino la "convivencia", y para solucionarlo solo hay dos caminos: "Continuar confrontando, como quieren la derecha y los independentistas, o apelar al diálogo dentro de la Constitución y el Estatut". Por eso, entre el "viaje a ninguna parte" que quiere el soberanismo, que solo buscar "violentar" y "quebrar" la España de las autonomías, y la derecha, que quiere "recentralizar", el PSOE se erige como el principal avalista del modelo territorial actual. El PSOE, dijo, "defenderá con uñas y dientes el autogobierno y el Estado de las autonomías".

"Abrazan sin rubor" los argumentos de Vox

El presidente volvió a insistir en que hay un "riesgo real de que la derecha y sus tres siglas sumen" y que repitan la alianza que formaron en Andalucía. "Un riesgo real cierto que tenemos que evitar. Queremos un Gobierno del PSOE, con independientes de reconocido prestigio, progresistas", para "continuar el giro social", buscar la regeneración democrática y seguir apostando por la "convivencia".

Populares y naranjas "van a Colón, van juntos de vinos". "Y juntos los vamos a mandar a la oposición el 28-A". El PSOE no quiere hablar de "coaliciones"

El objetivo de los socialistas en este tirón final hacia el 28-A es llamar a la máxima movilización, reforzar que solo el PSOE puede "sumar" más que las tres derechas juntas. Como en la entrevista que este domingo publica El Confidencial, Sánchez no quiere hablar de "coaliciones hipotéticas". "Los otros han dicho muy bien qué quieren —ironizó—. Van juntos a Colón, van a tomarse un vino juntos y ahora les vamos a mandar juntos a la oposición el 28 de abril". El PSOE quiere llevar al Gobierno "la representación de la buena gente del país", porque esa buena gente "no espía, no crispa y piensa en el futuro de sus hijos y en la pensión de sus mayores". De nuevo, reiteró, lo que está en juego es un país que "avance hacia el futuro o que regrese al pasado".

Sánchez rescata su 'no es no' para atizar a los separatistas y defiende la España autonómica

Sánchez también reprochó a PP y Cs que hayan abandonado el combate a Vox y se hayan "abrazado sin rubor a los argumentos de la ultraderecha", a cuestiones que estaban ya "superadas", como la homofobia o el aborto, así como la lucha contra la violencia de género, como una lacra social que requiere de la unidad de todos. El presidente se comprometió entonces a defender las conquistas sociales, aprobar una ley de eutanasia, mejorar la financiación de las comunidades más despobladas, blindar el sistema de pensiones y asegurar su revalorización.

La "España imparable"

Así, si el PSOE "tiene una mayoría parlamentaria amplia, como se respira en el ambiente, España será imparable". "Vamos a darnos ese gusto de ganar las generales, las municipales, las europeas y las autonómicas", clamó Sánchez entre los aplausos de los simpatizantes.

Lambán desea una "victoria aplastante" para el PSOE el 28-A y apremia a seguir por el camino de la "moderación" y la "centralidad" para arrasar

El líder socialista mitineó este domingo con la candidata a la alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría; la cabeza de cartel por la provincia en las generales, Susana Sumelzo —miembro de la ejecutiva federal y apoyo seguro de Sánchez en la región—, y el presidente de Aragón, Javier Lambán. Este no quiso mostrar ni una sola fisura con el jefe, ni habló como en otras ocasiones de Cataluña. Deseó una "victoria aplastante" del PSOE el 28-A que sirva para impulsar al partido en las autonómicas, municipales y europeas de un mes más tarde. Porque se trata, dijo, de un "único proceso" con cinco papeletas distintas y en "dos jornadas complementarias".

Lambán llamó a la "moderación" y "centralidad" como las claves del éxito para las urnas. Recordó que se decía del fundador del PSOE, Pablo Iglesias Posse, que se percibía en él el "timbre de la verdad humana". "De nosotros se espera el timbre inconfundible de la verdad humana. Recorramos ese camino. Respetemos la inteligencia de las gentes, seamos moderados, aspiremos a la centralidad, y si nos insertamos en ese camino las encuestas habrán fallado. Tendremos no el 30%, sino el 40%, ya lo veréis. ¡A participar y a votar!", apremió.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios