SEXTA OLA DEL 'TRACKING' DE EL CONFIDENCIAL

Sánchez podría gobernar con Podemos y PNV sin depender de ERC y JxCAT

Los socialistas se mantienen firmes en su barrera del 31% y su suma con los morados y Compromís más los nacionalistas vascos superaría los 176 escaños por segunda vez consecutiva

Foto: Pedro Sánchez, atendiendo a los medios este 10 de abril en Bruselas, antes del Consejo Europeo del Brexit. (Reuters)
Pedro Sánchez, atendiendo a los medios este 10 de abril en Bruselas, antes del Consejo Europeo del Brexit. (Reuters)

Cuando aparecieron las primeras encuestas tras la convocatoria de elecciones generales para el 28 de abril, apuntaban que Pedro Sánchez tendría dos combinaciones posibles para repetir en la Moncloa, siempre que las tres derechas no sumaran mayoría absoluta: una, con Ciudadanos, y otra, con Unidos Podemos y Compromís, PNV, y la abstención o el apoyo de los independentistas catalanes. Pero puede que el PSOE finalmente no necesite ni a ERC ni a Junts per Catalunya (JxCAT), la marca impulsada por el 'expresident' Carles Puigdemont y 'heredera' de los neoconvergentes del PDeCAT. Los socialistas podrían superar la marca de los 176 escaños ayudándose de Pablo Iglesias, de Compromís y de los nacionalistas vascos.

Ya son dos los 'trackings' consecutivos de IMOP Insights para El Confidencial que arrojan la posibilidad de esa suma. Tanto el anterior, publicado este lunes, como este, que hace ya el número seis de la serie, apuntan a esa fórmula, que sería la preferida y la más cómoda para el presidente. Es cierto que Sánchez podría alcanzar la mayoría absoluta por los pelos, 177 diputados, y que la atribución de los asientos en el Congreso siempre es la operación más complicada porque muy pocos votos pueden hacer saltar un escaño. Pero la tendencia observada en las dos últimas oleadas señala esa dirección, aunque es ahora cuando arranca la campaña oficial. Los últimos 15 días hasta las urnas, que comienzan con un alto volumen de indecisos, de hasta el 41,6%, así que todo puede voltearse.

El valor de los 'trackings' como técnica demoscópica es esa, que permiten rastrear la evolución de la opinión pública y, en este caso, auscultar cómo el electorado se mueve según se avanza hacia las elecciones. El 'tracking' de El Confidencial se renueva diariamente con 200 nuevas entrevistas, hasta un máximo de 1.400 a la semana.

La sexta ola IMOP Insights para este diario sitúa al PSOE en cabeza, con un 31% de los votos. Una mengua de medio punto que se traduce en la pérdida de un solo escaño: de 136 a 135. La curva que dibujan los socialistas en las sucesivas mediciones es bastante estable, con movimientos de apenas cinco décimas arriba o abajo: 30,5% (131 escaños) en la primera oleada, luego 31% (133), 30% (que suponían 130 parlamentarios en la tercera entrega y 127 en la cuarta), y finalmente se estiró más tarde hasta el 31,5% (136). En cualquier caso, Sánchez obtendría 51 sillones más en el Congreso que en 2016, y saltaría del 22,63% al 31% de los sufragios (8,37 puntos más).

El representante que pierden los socialistas en el último 'tracking' lo gana Unidas Podemos. Los morados se quedarían así con 33 actas. Aguantan, pese al terrible mordisco que les propina el PSOE, porque hace tres años consiguieron 71 escaños (21,15% de los sufragios), incluyendo a Compromís, que para el 28-A concurre por separado. Unidas Podemos sufrió un pequeño bajón al comienzo de la serie —del 12,4% y los 31 asientos en la Cámara Baja descendió al 11,9% (28)—, pero luego recuperó oxígeno y desde entonces se mantiene por encima de los 30 representantes: 35 en la tercera (13,7%) y cuarta olas (13,9%) y 32 (12,9%) en la quinta. El último registro es el 13,2% y los 33 parlamentarios. Ya solo la suma de PSOE y Unidas Podemos da 168, a ocho de la mayoría absoluta.

En la sexta ola, el PSOE lograría el 31% de los votos y 135 escaños. El diputado que pierde se lo cede a Unidas Podemos, que tendría un 13,2% y 33 actas

A ellos habría que agregar los tres que el barómetro de IMOP asigna en esta oleada a Compromís (0,8% de los votos). La izquierda se pone así en los 171 diputados. Sumando los seis estimados al PNV, que se mantiene estable, el PSOE podría liderar un bloque que en la Cámara sumaría 177 asientos. Uno más que la mayoría absoluta. También el CIS señalaba esa opción.

Dos curvas claras

La ventaja del 'tracking' como técnica demoscópica es que, más allá de las cifras concretas, permite analizar las tendencias. Y la del PP y Ciudadanos que se observa en las últimas olas es muy clara. Los populares crecieron en las primeras oleadas lentamente: del 19,5% (75 escaños) al 20% (77), de ahí al 21,6% (89), su máximo. Pero desde la cuarta oleada Pablo Casado camina cuesta abajo: 20,8% (83), 20% (76) y ahora 19,4% y 70 diputados, su resultado más pobre y más cercano, por cierto, a la horquilla más baja que proporcionaba el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) en su macrosondeo electoral (17,2% y entre 66 y 76 representantes). En 2016, Mariano Rajoy sentó a 137 de los suyos (67 más) y se hizo con un 33,01% de las papeletas.

Los populares confirman su tendencia a la baja y se quedarían en un 19,4% y solo 70 parlamentarios, mientras que Cs sube hasta el 16% y 56 asientos

La curva descendente de los populares se corresponde con la ascendente que experimenta Ciudadanos. El punto más bajo les llegaba a los naranjas en la tercera ola: un 14% de las papeletas y 47 escaños. Ese fue el momento en que más distanciadas estaban las dos fuerzas en toda la serie, a 7,6 puntos. Desde entonces, la formación de Albert Rivera ha ido achicando el espacio con el PP: 14,8% (52 parlamentarios) en el cuarto 'tracking', 15,4% (53 asientos) en el quinto y finalmente un 16% en la sexta ola y 56 actas. El peldaño más alto. Así, las dos formaciones ya solo están separadas por 3,4 puntos.

Sánchez podría gobernar con Podemos y PNV sin depender de ERC y JxCAT

Vox, por su parte, sufrió un descenso apreciable entre la primera medición (11%, 29 parlamentarios) y la segunda (10,1%, 27 actas), hasta aterrizar en la tercera en el 9,5% (18). Desde entonces, se ha estabilizado: 9,6% (20 actas) en el cuarto 'tracking', 9,3% (20) en el quinto y 9,8% y 23 diputados en esto sexto punto de la serie. Navarra Suma, la coalición que aglutina a populares, naranjas y Unión del Pueblo Navarro, se mantiene en los dos parlamentarios. Los dos primeros de la candidatura pertenecen a la formación regionalista y se irían al Mixto en el nuevo Congreso, como sucedía hasta ahora.

Así, la suma de las tres derechas (PP, Cs y Vox) más UPN se queda en 151 escaños, a 25 de la mayoría absoluta. Lejísimos de un posible Gobierno. PSOE y naranjas agrupan 191 representantes. Pero Rivera ha despreciado esa alternativa una y mil veces.

PSOE y Unidas Podemos amasarían el 44,2% de los votos el 28 de abril, por el 45,2% de populares, naranjas y ultraderechistas. Sin embargo, la fragmentación del espacio de las derechas las castiga en el acceso a los escaños.

La suma de las tres derechas (PP, Cs y Vox) más UPN se queda en 151 escaños, a 25 de la mayoría absoluta. Lejísimos de un posible Gobierno


Pocos cambios en las formaciones minoritarias: 14 diputados para ERC, cuatro para JxCAT, seis para el PNV, tres para Bildu, uno para Coalición Canaria y los citados tres escaños para Compromís y dos para Navarra Suma.

Mayor clima electoral

Esa es la foto que se obtiene justo en el arranque de la campaña del 28-A. Todo ello, con una participación estimada del 70,7%, ligeramente superior al 69,83% de las generales del 26 de junio de 2016, aunque algo por debajo del 73,2% de los comicios del 20 de diciembre de 2015. En los tres casos, no se tendría en cuenta el voto de los residentes en el exterior (CERA).

Otros datos de la encuesta de IMOP muestran que aumenta la temperatura ambiente y que las cosas van decantándose. El interés en el 28-A ha crecido desde el 61% de la primera ola hasta el 67,5% de la última.

Los simpatizantes de Cs van decidiendo más su voto, mientras que se vuelven más vacilantes los del PP. Esto también explica la bajada de Casado

El voto decidido aparece estancado en torno al 56%-57% —el mismo porcentaje, por cierto, que señalaba el CIS—, siendo los segmentos de centro y centro derecha los que se muestran más dubitativos. La probabilidad de ir a votar es mayor entre quienes ya tienen decidido cuál será su apuesta el 28-A. Desde la primera ola, eran los votantes de Cs los que se mostraban más indecisos, pero desde la cuarta ola (hace una semana, por tanto), justo coincidiendo con la subida de los de Rivera, se observa una tendencia decreciente entre los electores del PP. Es decir, que los simpatizantes de Cs van decidiendo más su voto, mientras que se vuelven más vacilantes los del PP. Esto también explica por qué Casado evoluciona a la baja en estimación de voto, al contrario que Rivera. No obstante, el instituto demoscópico ya advierte de que esta tendencia puede cambiar a lo largo de la campaña.

El análisis de las transferencias de voto también prueba esa corriente desfavorable a los populares. Retienen el 47,8% de aquellos que apostaron por su papeleta en 2016, pero un 13,1% se marcha a Cs y otro 15,2% a Vox. Rivera, en cambio, ya tendría fidelizados al 54,1% de los suyos. Solo cedería un 6,7% al PP, aunque un 12% preferiría la marca de Santiago Abascal. Esto quiere decir que los electores populares que se fugaron en las últimas elecciones a la casa naranja no piensan ahora en abrazar a Casado, sino que algunos se plantean irse a una opción mucho más extrema, Vox. Otro 11,6% de los simpatizantes de Cs apostaría ahora por Sánchez.

Unidas Podemos mantiene al 50,3% de los suyos, aunque cede un masivo 28,8% al PSOE. Y los socialistas retienen al 73,5% de sus votantes, y sus fronteras con las formaciones vecinas las tienen selladas.

Sánchez podría gobernar con Podemos y PNV sin depender de ERC y JxCAT

Da la sensación, oleada tras oleada, de que la situación en la izquierda se mantiene estable, sin grandes cambios. El PSOE sigue consolidando su amplia ventaja sobre sus rivales, y se mueve en un rango muy limitado, punto arriba, punto abajo, en el entorno del 30-31%. Y Unidas Podemos habría logrado detener su sangría, pese al monumental descalabro que sufriría desde 2016. La pugna real está en la derecha. Ahí es donde se producen los movimientos más significativos. Está por ver si la tendencia decreciente del PP y la ascendente de Cs perduran o se invierten.

Ficha técnica

-Universo: personas de 18 años y más residentes en el territorio nacional peninsular, Baleares y Canarias. 

-Tamaño muestral: 1.407 entrevistas, aproximadamente 200 diarias. 

-Diseño muestral: 'tracking' diario a través de encuestas telefónicas a fijos y móviles. 

-Técnica de entrevista: telefónica asistida por ordenador mediante el sistema CATI. Un 45% de las entrevistas se realizaron a individuos localizados a través de teléfono móvil.

-Equilibraje: con el fin de minimizar posibles errores de campo y ajustar los datos al universo, el fichero se ha sometido a un equilibraje a partir de las siguientes matrices: sexo x edad; tamaño de municipio x CC.AA.; sexo x edad x comunidades autónomas y equipamiento telefónico en el hogar.

-Margen de error de muestreo: ± 2,7 puntos porcentuales para p=q=50% y nivel de significación del 95%, siempre en el supuesto de un muestreo aleatorio simple.

-Fechas de campo: del miércoles 3 al martes 9 de abril de 2019.

-Instituto responsable de la investigación: IMOP Insights, SA.

*IMOP Insights se acoge al código internacional CCI-ESOMAR para la práctica de la investigación social y de mercados. IMOP Insights cumple con los requisitos establecidos en la Norma UNE-ISO 20252.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
102 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios