LA ENCUESTA QUE MARCA LA CAMPAÑA

El PP se desangra en sus seis feudos tradicionales y se deja 30 escaños

El CIS dibuja un escenario desastroso para Casado, que podría caer de los 137 a los 66-76 diputados. La pérdida es pavorosa en las dos Castillas, Valencia, Madrid, Murcia y, en menor medida, Galicia

Foto: El presidente del PP, Pablo Casdo, este 9 de abril en Es Castell, Menorca. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casdo, este 9 de abril en Es Castell, Menorca. (EFE)

El Partido Popular podría sufrir un terrible descalabro el 28 de abril. Las encuestas de los institutos demoscópicos privados coinciden en pronosticar la caída de Pablo Casado, aunque la proyección que hace el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) es aún más pavorosa para su partido. Podría ver menguada su representación hasta los 66-76 escaños, desde los 137 actuales. Una sangría de hasta 71 parlamentarios, de los cuales una treintena los cedería en sus seis feudos clásicos de voto. De la pérdida masiva de diputados de los populares, que se acompaña de la dramática caída de Unidas Podemos, se nutren las formaciones que experimentan crecimiento, en mayor o menor medida: el PSOE, Ciudadanos y Vox.

El macrobarómetro publicado este martes por el CIS, y realizado a partir de 16.194 entrevistas entre el 1 y el 18 de marzo, ha removido el tablero político cuando quedan apenas dos días para el arranque oficial de la campaña. No solo por los números, sino por las durisimas críticas de la oposición al presidente del organismo, José Félix Tezanos. El sondeo otorga una cómoda victoria para los socialistas. Pedro Sánchez obtendría un 30,2% de los votos, y entre 123 y 138 diputados. Duplicaría prácticamente al PP, que con su 17,2% se quedaría con entre 66 y 76 representantes. En tercera posición se situaría Ciudadanos, con un 13,6% y 42-51 actas, que se estiraría por tanto desde el 13,06% de los comicios de 2016, cuando consiguió 32 asientos. Por detrás caería Unidas Podemos, que sufriría una merma brutal: del 21,15% y los 71 sillones de los morados y sus confluencias pasaría al 12,3% y 28-34 parlamentarios. Vox se dispararía desde la nada (un 0,2% hace tres años) hasta el 11,9% y 29-37 escaños. El sondeo señala que un 41,6% de los que sí manifiestan que irán a votar en las generales del 28-A no tiene decidido su voto. Una enorme bolsa que todos los partidos persiguen y que prefigura que la campaña será absolutamente decisiva.

[Consulte aquí en PDF el macrosondeo preelectoral del CIS]

El CIS, como ocurre con todas sus encuestas preelectorales, desglosó la atribución de escaños por provincias y dibuja un panorama desolador para el PP. También en sus seis graneros tradicionales: Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Murcia. En esas seis comunidades y 23 provincias, Mariano Rajoy logró 75 diputados en las generales del 26 de junio de 2016. Ahora, siempre según la proyección del CIS, su representación se vería recortada en al menos 30 parlamentarios, hasta los 45 parlamentarios en la horquilla alta, 40 en la baja. El PSOE vencería en apenas tres semanas en todas las CCAA, salvo Cataluña y Euskadi.

La caída es muy significativa, de más del 50%, en Castilla-La Mancha, donde pasa de 12 a 5 diputados, solo uno por delante de Vox


Proporcionalmente, la caída es mayor en Castilla-La Mancha, de más del 50%. El PP obtuvo hace tres años 12 diputados, por los siete del PSOE y los dos de Unidos Podemos. Ahora se quedaría con cinco, solo uno por delante de Vox. Los de Pedro Sánchez ganarían en la región (nueve) y Cs sería último, con tres sillones en el Congreso. Los morados saldrían con las manos vacías. Casado cosecharía un acta en Albacete, Ciudad Real y Cuenca, más dos en Toledo. El CIS indica que en Guadalajara, que solo reparte tres escaños, el PP no tendría representación: en 2016 ganó 2-1 al PSOE, y para el 28-A los socialistas vencerían (dos), pero el tercer parlamentario en liza se lo adjudicaría la formación de Santiago Abascal.

El PP gobernó durante 20 años la Comunidad Valenciana y se anotó datos espectaculares. En 2016, se hizo con 13 escaños, y ahora bajaría hasta los 6-7. La primera fuerza sería el PSOE (de seis parlamentarios a 11-13); la segunda, el PP (6-7), y le seguirían Cs (5-6), Vox (3-5), Unidas Podemos (tres) y Compromís (1-2). El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma) podría debutar aquí y en Barcelona: la horquilla es 0-1 en ambos casos. Así, los conservadores perderían la mitad de su representación: en la provincia de Valencia, caería de seis a tres diputados; en Alicante; de cinco a 2-3, y en Castellón, de dos a uno.

Caída incluso en Murcia

Madrid es la circunscripción que más diputados reparte de toda España, 37 este 28-A, por lo que la ley funciona de manera proporcional. Eso no salva al PP de la sangría: 15 escaños obtuvo en 2016, y para las generales se quedaría con solo 8-9. La comunidad es el principal bastión que los populares pudieron mantener tras el vendaval de las autonómicas y municipales de 2015, y lleva 24 años en sus manos. En las legislativas venció con holgura, y sus 15 representantes estaban muy por delante de los ocho de Podemos, los siete del PSOE y los seis de Cs. Sánchez vencería en su provincia, con 12-13 diputados, por los citados 8-9 del PP, los siete de la formación de Albert Rivera, los 6-7 de Pablo Iglesias y los 3-4 de la debutante Vox. Lo ocurrido en Madrid prueba que la debacle de los conservadores se siente en los territorios pequeños, en la España rural, como en la costa y en el centro.

En Madrid, los populares podrían bajar desde las 15 actas hasta las 8-9, y en Castilla y León se juegan descender desde los 18 diputados hasta 10-12

Castilla y León es otro de los feudos clásicos del PP: 18 escaños fueron suyos en 2016. Dobló en representación al segundo, el PSOE (nueve), y sextuplicó al tercero, Cs (tres), mientras que Podemos apenas tuvo un acta. Para estas generales, Casado retendría entre 10 y 12 diputados, pero los socialistas podrían convertirse en primera fuerza en la comunidad, con 12 representantes. Por detrás, los naranjas, con entre tres y seis sillones, y Vox, con cuatro, mientras que Unidas Podemos no lograría escaño. Los populares solo vencerían con claridad, según el CIS, en Ávila (1-2) y Salamanca (dos), cuando en las pasadas legislativas dominaron con rotundidad en todas las provincias.

El PP se desangra en sus seis feudos tradicionales y se deja 30 escaños

Murcia ha sido otro de los nichos del PP en los que ha firmado mayorías abrumadoras. En esta ocasión, mantendría la hegemonía, sí, pero sufriría. En 2016, sentó a cinco de los suyos en el Congreso (la región reparte 10 escaños), por los dos que obtuvieron PSOE y Cs y el único representante que llevó Podemos a Madrid. Para el 28-A, el CIS pronostica que los populares se quedarían en Murcia con tres actas, por las 2-3 de los socialistas. Los naranjas conseguirían 1-2 diputados; Vox, dos, y los morados, uno.

En Galicia los conservadores resisten mejor el vendaval: de los 12 asientos logrados en 2016 a los posibles 8-9, aunque el PSOE podría ganar (9-10)

Galicia, la única comunidad que un partido controla con mayoría absoluta, a cargo de Alberto Núñez Feijóo, es precisamente la que mejor aguanta el envite del 28-A para el PP. Tres años atrás, los conservadores obtuvieron 12 parlamentarios, y ahora podrían ser 8-9. Los socialistas estarían algo por encima (9-10), Unidas Podemos y Cs situarían a dos de los suyos en el Congreso y Vox mandaría a otro representante, en este caso procedente de A Coruña. En 2016, el reparto fue este: 12 para el PP, seis para el PSOE y cinco para En Marea. Para el 28-A, habría empate PP-PSOE en A Coruña, Lugo y Ourense, y en Pontevedra Sánchez arañaría un diputado más (3-2). En La Rioja, otra circunscripción casi siempre asegurada para el PP, pierde uno de sus dos asientos, y allí el PSOE podría ganar, al hacerse con dos sillones, por otro más que sería para los morados.

El PP se desangra en sus seis feudos tradicionales y se deja 30 escaños

De 23 a 10-12 actas en Andalucía

El PP no solo sufre en sus feudos tradicionales. También en otros territorios. En Andalucía ganó las generales de 2016, con 23 escaños, por los 20 de los socialistas. Ahora, la formación de Sánchez volvería a imponerse con rotundidad (26-28) y los populares bajarían hasta las 10-12 actas, por encima, eso sí, de Cs (8-9), Vox (7-8) y Unidas Podemos (6-9). En Extremadura, cae de cinco a tres asientos. En Aragón, de seis a cuatro parlamentarios; y en Asturias pasaría de tres a dos. A la mitad cae en Canarias (de seis a tres), y en el otro archipiélago, en Baleares, cede dos de sus diputados de hace tres años.

La presencia del PP sería residual en Cataluña y Euskadi. En la primera, tendría un solo escaño, por los tres de Vox; en el País Vasco, ningún acta

En dos de las comunidades históricas, Cataluña y Euskadi, el PP pasaría a ser totalmente residual. Seis escaños obtuvo el 26-J en la primera. En estas generales, solo podría asegurarse uno, si el CIS no se equivoca. Uno por Barcelona, únicamente, circunscripción en la que sin embargo Vox coleccionaría tres actas. La victoria tres años atrás fue para los comunes (12), pero el 28-A se la anotaría ERC (17-18), la formación de Oriol Junqueras, a la que seguiría el PSC (13-15). Entre cinco y siete parlamentarios serían para la confluencia de Unidas Podemos, 4-5 para Junts per Catalunya, cuatro para Cs y los tres últimos para Vox. En el País Vasco, el PP no obtendría representación ninguna. En ninguno de los territorios habría diputado popular, cuando eran dos en 2016. Las legislativas las ganaría el PNV (seis), y por detrás se ubicarían PSE (cinco) y EH Bildu (3-5). Podemos, que venció el 26-J, se debería conformar con 3-4 representantes. Ni PP, ni Cs, ni Vox lograrían escaño.

El PP se desangra en sus seis feudos tradicionales y se deja 30 escaños

Los populares podrían salvar los muebles en Cantabria y Navarra. El CIS pronostica en la primera entre una y dos actas (tuvo dos en 2016). En la comunidad foral, concurren con Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Ciudadanos. La coalición tendría entre uno y dos diputados. Los dos primeros de la lista son de la formación regionalista, que pasarían al Grupo Mixto. Los socialistas obtendrían dos actas, por otra más de Unidas Podemos. EH Bildu podría disponer de 0-1 representantes. En Ceuta y Melilla, donde la adjudicación del único diputado al PP era automática, la situación evoluciona: el escaño se lo disputan socialistas, populares y Vox en la primera y PSOE y PP en la segunda.

El PP se desangra en sus seis feudos tradicionales y se deja 30 escaños

Casado mostró su rotunda desconfianza hacia el CIS, porque más que cocina se trataría de un "laboratorio culinario que ni Ferran Adrià". Lo cierto es que la proyección para el PP es la más baja de las encuestas de las últimas semanas, aunque todas coinciden en situar a los conservadores segundos y a distancia del PSOE. Además, la suma con Cs (42-51) y Vox (29-37), incluso en su horquilla más elevada, queda lejos de la mayoría absoluta. Sánchez, en cambio, podría lograrla bien con los naranjas, o bien con Unidas Podemos, en la perspectiva más optimista. Aún quedan algo más de dos semanas hasta las urnas. Y todo puede cambiar.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios