EL ÚLTIMO TIRÓN INTERNO ANTES DE LA CAMPAÑA

Ferraz mantiene la tensión hasta el final con Andalucía y Aragón por las listas del 28-A

La dirección prevé tomar la decisión definitiva sobre las candidaturas de generales este viernes, y solo le queda cerrar las de los territorios más 'hostiles'. Pero Díaz y Lambán acatarán

Foto: Pedro Sánchez, este 14 de marzo en Logroño con la candidata por La Rioja, Concha Andreu, y el aspirante a la alcaldía, Pablo Hermoso de Mendoza. (EFE)
Pedro Sánchez, este 14 de marzo en Logroño con la candidata por La Rioja, Concha Andreu, y el aspirante a la alcaldía, Pablo Hermoso de Mendoza. (EFE)

Ferraz es quien tiene la última palabra. Y es ella, la dirección federal del PSOE, la que quiere dejarlo meridianamente claro a Andalucía y Aragón, las federaciones más distanciadas y que no han pactado de antemano las candidaturas a las generales del 28 de abril. Es ella quien, además, maneja los tiempos. Lo está haciendo. Hasta este viernes no cerrará el dictamen de todas las listas de Congreso y Senado y se reserva hasta el domingo para descubrir la última carta, la papeleta de las europeas, una de las más personales del presidente del Gobierno, aunque ya estén ciertos nombres definidos, tanto los que entrarán como los que quedan descartados.

La primera jornada de trabajo de la comisión federal de listas del PSOE —el órgano encargado de visar todas las candidaturas del 28-A (generales) y del 26 de mayo (autonómicas, europeas y municipales para localidades de más de 50.000 habitantes)—, este jueves, sirvió para volver a constatar las diferencias entre Ferraz y Andalucía y Aragón. Esto es, de Pedro Sánchez con Susana Díaz y Javier Lambán. Los dos secretarios de Organización regionales respectivos, Juan Cornejo y Darío Villagrasa, defendieron las listas aprobadas en los comités provinciales, parte de las cuales no tenían el consenso con Ferraz. Explicaron que eran los nombres apoyados por las bases, los respaldados por sus direcciones, pero también insistieron, dentro de la sede y fuera de ella, ante los medios, en que acatarían la decisión de la comisión de listas, porque es ella la que tiene el poder, la última palabra. No habrá guerra, ni colisión. Sí acatamiento de los deseos de Sánchez, que en estas semanas de mayor tensión ha recalcado, a través de su equipo, que quiere un grupo parlamentario hecho a su medida, con sus ministros —estarán todos, menos la autodescartada Nadia Calviño—, y su ejecutiva sentada en los escaños.

El PSOE andaluz, el epicentro de la resistencia frente a Sánchez, acudió a la cita en Ferraz, en la tarde del jueves, con un tono lejos de toda beligerancia. Fuentes de la cúpula regional reconocían que el presidente tiene el derecho a montar su equipo en las Cortes Generales —como hizo Díaz con sus planchas en las autonómicas del 2-D, sin rastro de sanchistas— y que, por tanto, a partir del domingo, cuando el comité federal bendiga todas las candidaturas, todas serán también las del PSOE-A, sin más discusión ni conflicto. Ni siquiera estaba en la "cabeza" de la plana mayor de los susanistas votar en contra del dictamen de la comisión de listas. Tampoco la abstención. Cornejo, no obstante, cumplió con el guion marcado desde Sevilla: defendió su libro, como Ferraz defendió el suyo. Contó que había consenso en cuatro provincias (Málaga, Granada, Jaén y Huelva) y discrepancia en las otras cuatro (Sevilla, Córdoba, Almería y Cádiz), además de en algunos ayuntamientos, como en Córdoba, Fuengirola o Alcalá de Guadaíra.

No habrá guerra ni colisión: el PSOE-A asume que Sánchez tiene derecho a montar su equipo, como Díaz montó el suyo para las autonómicas del 2-D


Después, Cornejo se vio con Ábalos y su mano derecha, el navarro Santos Cerdán, para intentar acercar posturas. Pero no se trataba de una "negociación", decían en Ferraz, porque la dirección tiene claro que, ante la falta de consenso en Sevilla, Córdoba, Cádiz y Almería, actuará con "libertad", imponiendo sus nombres, y eso quizá pueda llevarse por delante otros, los de susanistas que 'a priori' no eran cuestionados. El veredicto final se conocerá este viernes.

El "entendimiento" es el Senado

Fuentes del PSOE-A subrayaban que, tras tres horas y media en la sede, había reinado "el buen rollo" y la sintonía con el federal, y que confiaban en que habría "equilibrio". El "entendimiento" entre las partes pasará, añadían, por que algunos de los candidatos susanistas pasen al Senado en lugar de ser apeados del 28-A. Lo mismo que ha ocurrido en las provincias en las que ha habido acuerdo, como Málaga o Jaén. Así, el pacto estaba anoche más cercano en Córdoba: la número tres de la ejecutiva de Díaz, la actual diputada María Jesús Serrano, podría pasar a la Cámara Alta. A cambio, Ferraz renuncia a situar allí a uno de los suyos, Rogelio Palacios, pero a cambio podrá lanzar como dos al Congreso, por detrás del ministro Luis Planas, a una afín.

Está cerca el acuerdo en Córdoba, donde la número tres de Díaz, María Jesús Serrano, puede ir al Senado, y más abierto en Sevilla, Córdoba y Almería

En Sevilla, la cabeza de cartel es la titular de Hacienda, María Jesús Montero. El PSOE-A colocó de dos y tres a Antonio Pradas y Carmen Cuello, los dos más apoyados en la provincia y muy cercanos a la expresidenta, y de cuatro al delegado del Gobierno en Andalucía, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis. Ferraz tiene clarísimos quiénes serán los nuevos uno (Montero), dos (Celis) y cuatro (Paco Salazar, director de Análisis y Estudios en la Moncloa). Está dispuesto a pasar a Pradas al Senado, pero ese movimiento quizá suponga sacrificar a Cuello. La dirección quiere mantener lejos al diputado: no olvida que fue él quien entregó las 17 firmas de miembros de la ejecutiva federal en septiembre de 2016 que perseguían el derrocamiento de Sánchez como secretario general.

En Cádiz, donde el cartel será el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, la cúpula levantará como tres al alcalde de San Roque y vicesecretario provincial, Juan Carlos Ruiz Boix, pero no garantiza que se mantenga la susanista Miriam Alconchel de dos. Algo similar sucede en Almería, donde el uno será el ministro de Cultura, José Guirao. Ferraz situará como cabeza al Senado al secretario local y director general de Memoria Histórica del Gobierno, Fernando Martínez, pero está por ver que deje a resguardo, como dos al Congreso, a la susanista Sonia Ferrer. La magnitud de los cambios dará la medida de si finalmente Ferraz actuará con más contundencia, laminando a los afines a Díaz, o de manera más flexible. Fuentes próximas a Sánchez recalcaban en la noche del jueves que la decisión "no está tomada" y que no llegará hasta este viernes.

Los diputados Antonio Pradas (i) y César Ramos, en septiembre de 2017 en el Congreso. (EFE)
Los diputados Antonio Pradas (i) y César Ramos, en septiembre de 2017 en el Congreso. (EFE)

En Aragón, son dos los puntos conflictivos para el 28-A. De un lado, el dos por Zaragoza. El comité provincial situó, por detrás de la diputada Susana Sumelzo —miembro de la ejecutiva federal—, al parlamentario Óscar Galeano. Ferraz quiere que el puesto de este sea ocupado por el alto comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, Pau Marí-Klose.

Canje en Teruel

El segundo nombre tajantemente vetado por la dirección de Sánchez es el diputado Ignacio Urquizu, a quien los suyos avalaron para que repitiera como uno por Teruel. La dirección recela de él desde hace años y no lo quiere en el grupo. Urquizu apoyó a Díaz en las primarias de 2017, aunque desde la derrota de la baronesa andaluza se ha mantenido en silencio, sin alzar la voz. Ábalos y su mano derecha, Santos Cerdán, demandaron a Aragón un nombre alternativo, pero la cúpula regional no lo dio hasta las últimas horas. La solución prevista, puesta sobre la mesa por Lambán (y aceptada por Ferraz), es un canje: que Urquizu pase a ser parlamentario regional por Teruel y que al Congreso salte quien hasta ahora era candidato a las Cortes autonómicas, Herminio Sancho. En Huesca, no habrá cambios: la uno será Begoña Nasarre, secretaria general del grupo en el Senado en esta legislatura última.

Además, Ferraz pretende ayudar a la candidata a la alcaldía de Zaragoza, Pilar Alegría, que está disconforme con la lista impulsada por el líder provincial, Juan Antonio Sánchez Quero, y en la que no están en puestos de salida miembros de su equipo de confianza.

En Aragón, Ferraz procederá al relevo del dos por Zaragoza, Óscar Galeano, y al uno por Teruel, Ignacio Urquizu, pese al respaldo de las bases

Este viernes desfilan por la comisión de listas las federaciones que restan. Entre ellas, Castilla y León, un territorio afín pero con dos provincias en las que ha habido conflicto. En Palencia, Ferraz ubicará a la secretaria de Educación de la ejecutiva, Luz Martínez Seijo. En León, la idea inicial es que entrara el responsable de Cultura de la cúpula, Ibán García del Blanco. Pero la dirección persigue el acuerdo y no tiene mala relación con el secretario provincial, Javier Cendón, que fue el más respaldado en su territorio, por lo que podría ser este finalmente la cara del 28-A en la Cámara Baja. León había sido el primer destino pensado para la ministra de Defensa, Margarita Robles, pero su resistencia a volver a su tierra natal motivó su desplazamiento a Ávila, donde concurrirá como cabeza de cartel.

El diputado por Zaragoza Óscar Galeano, en noviembre de 2016. (EFE)
El diputado por Zaragoza Óscar Galeano, en noviembre de 2016. (EFE)

La última lista de generales que recibirá el visto bueno será la de Madrid, aunque está bastante definida en sus primeros tramos. La encabezarán los números uno y dos del Gobierno, Pedro Sánchez y Carmen Calvo. El tres será el barón autonómico, José Manuel Franco, al que seguirán tres ministras (Teresa Ribera, Lola Delgado y Reyes Maroto), para lo que se romperá la norma de la cremallera. El siete será el exlíder regional Rafael Simancas, una pieza clave del Grupo Socialista en el Congreso, y la ocho, la exministra de Vivienda y miembro de la ejecutiva federal Beatriz Corredor.

También Madrid

Los siguientes nombres colocados por el PSOE-M, y que podrían sufrir cambios, son Lorenzo Sánchez, mano derecha de Franco en su cúpula regional (nueve); Isaura Leal, comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico (diez); Juan Ignacio Díaz Bidart, jefe de Gabinete de la ministra Reyes Maroto (11); la diputada y comandante retirada Zaida Cantera (12) —fue la seis en 2015 y 2016—; Rafael Vélez, secretario general en Carabanchel (13); la parlamentaria Gema López Somoza (14), y Omar Anguita, líder de Juventudes Socialistas de España (15). Para el Senado, lidera la lista la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, junto al parlamentario autonómico Modesto Nolla, y la directora del Instituto de la Mujer, Silvia Buabent. De la plancha para la Cámara Alta se cayó el edil Antonio Miguel Carmona, que en principio pasará a ocupar un escaño a la Asamblea regional.

En Madrid, tras Sánchez, Calvo, Franco y las ministras Ribera, Delgado y Maroto, irían Simancas y Corredor. Zaida Cantera baja al 12 (la 6 en 2016)

El PSOE-M celebra su comité regional este viernes, por lo que sus candidaturas serán visadas más tarde. La última reunión de la comisión federal de listas será este domingo, previa a la cita del comité federal que ha de santificar todas las papeletas del partido para el 28-A y el 26-M.

Pepe Blanco, con un pie fuera de la lista europea; Valenciano, baja segura

Este viernes, la comisión federal de listas prevé tener prácticamente cerrado el dictamen de las candidaturas para las generales. Pero el remate definitivo será el domingo 17 de marzo, antes del comité federal. La última lista en quedar sellada será la europea, la que lidera el ministro de Exteriores, Josep Borrell. Su número dos será la actual jefa de la delegación del PSOE en la Eurocámara, la vallisoletana Iratxe García

De la candidatura del 26-M saldrá con seguridad quien fue la cabeza de cartel cinco años atrás, la ex vicesecretaria general Elena Valenciano. Fuentes de Ferraz dan por hecho que tampoco estará el que fuera número dos del PSOE de 2000 a 2012, José Blanco. Este apoyó, como Valenciano, a Susana Díaz en las primarias, pero desde 2017 ha hecho innumerables gestos de apoyo a Pedro Sánchez, lo que durante meses alimentó las expectativas de que podía continuar en Bruselas un quinquenio más. Pero, salvo ajuste de última hora, Pepe Blanco no continuará

 

Tampoco seguirán, por voluntad propia, el exministro Ramón Jáuregui, y el veterano fontanero de la Moncloa Enrique Guerrero. Sergio Gutiérrez, secretario de Organización del PSOE manchego, pasa a capitanear a los socialistas por Toledo en las generales del 28-A. 

Repetirán con seguridad, además de Iratxe García, la vasca Eider Gardiazabal y el catalán Javi López. Nuevo sería el politólogo de origen argelino Sami Naïr

Podrían mantenerse en la Eurocámara la valenciana Inma Rodríguez-Piñero y la andaluza Clara Aguilera. También el canario Juan Fernando López Aguilar. El exministro fue cabeza de cartel en 2009, y para la federación es importante tener a uno de los suyos en Bruselas, y el exministro no generaría demasiados problemas. No está claro el futuro del asturiano Jonás Fernández, ni el de la aragonesa Inés Ayala. La andaluza Soledad Cabezón podría peligrar. Por Extremadura podría entrar el actual secretario de Estado de Política Territorial, Nacho Sánchez Amor, avalado por la dirección regional de Guillermo Fernández Vara

Las europeas podrían ser positivas para el PSOE, según las últimas encuestas. De los 14 diputados actuales podría pasar a 18. En el tirón tiene que ver también que España gana peso en la nueva Cámara por la salida del Reino Unido: repartiría 59 asientos, por los 54 de 2014

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios