la exministra de empleo repetirá en las listas

Casado recurre a la 'sorayista' Fátima Báñez para presumir de creación de empleo el 28A

El PP intenta abrir el debate preelectoral a la política económica como uno de los puntos fuertes por la herencia recibida: la superación de la crisis y la creación de puestos de trabajo

Foto: Pablo Casado y Fátima Báñez, en una imagen de archivo. (EFE)
Pablo Casado y Fátima Báñez, en una imagen de archivo. (EFE)

Pablo Casado intenta abrir el debate preelectoral a la política económica como uno de sus puntos fuertes en campaña por la herencia recibida de la etapa de Mariano Rajoy (la superación de la crisis y la creación de empleo) al tiempo que prepara nuevas propuestas electorales para el 28-A. Del antiguo equipo económico de Rajoy, la nueva dirección del PP presume de haber integrado a Fátima Báñez, 'mano derecha' de Soraya Sáenz de Santamaría en la pugna por la sucesión del expresidente del Gobierno, pero todo un referente en materia de pensiones y creación de puestos de trabajo.

Diputada por Huelva desde 2000, Báñez ha protagonizado entre 2011 y 2019, como ministra de Trabajo, una fase de aumento del empleo cifrado en casi dos millones según los datos de la EPA y de haber dejado la tasa de paro cerca de los parámetros previos a la crisis.

Según el guión de campaña de los populares, cuestionado desde el Gobierno, con la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, la tendencia se ha invertido, y de crear 7.000 empleos al día en los últimos gabinetes de Rajoy, desde enero se pierden 6.000 puestos de trabajo diarios. Además de darse por hecho que repetirá al frente de la candidatura del PP por su provincia, el equipo de campaña de Casado cuenta con la extitular de Empleo para los debates y la promoción de las propuestas concretas en la materia de su especialidad.

Del gabinete del presidente y con las aportaciones de los asesores externos ha salido la oferta de nueva fiscalidad y "blindaje" del ahorro que Casado lanzó en Ferrol, un plan hecho a la medida de las necesidades del grueso de las clases medias, hasta ahora feudo electoral de los populares.

El presidente del PP, acompañado por Báñez, se comprometió a asegurar desde el gobierno a los ahorradores el futuro de sus esfuerzos con vistas a la jubilación. "Si un ciudadano decide comprarse una vivienda habitual, tener un plan de ahorro o de pensiones, además de tener los beneficios fiscales que le corresponda, se les garantizará que, a la hora de acceder a este ahorro del que dispongan en el momento de su jubilación, no tengan un gravamen fiscal", explicó Casado.

Después del fiasco del pacto de Toledo en la legislatura que termina, el PP propone empezar a pensar en los pensionistas del futuro y abrir el ahorro privado para la jubilación a todos los españoles "y no solo a los que tengan la capacidad económica necesaria para contratar un plan de pensiones".

El futuro de Montoro

La presencia de Báñez en la campaña de Casado contrasta con el resto del equipo económico del gobierno saliente del PP. Álvaro y Alberto Nadal (exministro de Energía y exsecretario de Estado de Presupuestos, respectivamente) están pendientes de retomar sus carreras de altos funcionarios como técnicos comerciales. El primero no cuenta con seguir de diputado y el segundo se mantiene como secretario de economía en la dirección del partido.

Sobre el futuro de Cristóbal Montoro en la dirección del PP se cierne un respetuoso silencio. El exministro de Hacienda ejerce desde el otoño pasado su suprema autoridad en el Grupo Popular como presidente de la Comisión de Economía del Congreso y como experto en política fiscal y presupuestaria. Los principales dirigentes del partido elogian en público su trayectoria en materia de ajustes, fundamental para haber sacado a España de la quiebra, aunque no le consideran precisamente como una figura popular para exhibir en campaña. En fuentes de los populares dan por hecho que Montoro seguirá en su escaño, si es que quiere. "No se puede presumir de que el PP supo rescatar al Estado de las peores crisis económicas (Montoro estuvo en las dos, también en la de 1996) y echar a quien lo logró", reconocen en los mismos medios.

Coordinado por el secretario de economía del partido, Alberto Nadal, y para las innovaciones ante el 28-A, el presidente del Partido Popular trabaja con las aportaciones de expertos ajenos a la primera línea de la política como Manuel Pizarro, el exministro de Economía Román Escolano o el economista Daniel Lacalle.

Según fuentes del PP, el equipo de Casado intenta conjugar esos éxitos del pasado reciente de su partido en el poder con fórmulas innovadoras que resulten atractivas para su electorado. De ese empeño ha salido el esbozo de "revolución fiscal" que el líder de los populares defiende con bajadas de todos los impuestos, más el plan de incentivos al ahorro.

Manuel Pizarro fue la gran apuesta de Mariano Rajoy por la figura de un empresario y gestor de éxito como figura económica del partido para las elecciones de 2008. El expresidente de Endesa y de Ibercaja anunció en esa campaña la crisis que venía, pero su partido perdió las elecciones. Se quedó como diputado del Grupo Popular media legislatura y después se volvió a la empresa privada.

Román Escolano fue uno de los ministros de mandato más breve de la democracia. Nombrado titular de Economía por Rajoy en marzo del pasado año para sustituir a Luis de Guindos, salió del departamento en junio, como el resto del gabinete, con la moción de censura de Pedro Sánchez. Escolano había renunciado a su cargo de vicepresidente del Banco Europeo de Inversiones para entrar en el Ejecutivo y antes, entre 2012 y 2014, había presidido el Instituto de Crédito Oficial con el primer gabinete del PP. Daniel Lacalle es un profesor de economía y gestor de inversiones, un teórico de corte liberal en la línea del propio Casado.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios