renovación en el Partido popular

Casado integra a Báñez, única herencia del 'sorayismo', en el puesto de Cospedal

El equipo de Casado presenta el fichaje de Fátima Báñez, número dos de Santamaría en las primarias, como prueba de haber cerrado el proceso de integración del 'sorayismo'

Foto: El presidente del PP, Pablo Casado, conversa con la exministra de Empleo Fátima Báñez en el Congreso. (EFE)
El presidente del PP, Pablo Casado, conversa con la exministra de Empleo Fátima Báñez en el Congreso. (EFE)

La marcha de Soraya Sáenz de Santamaría y la renuncia a su escaño de María Dolores de Cospedal han permitido a Pablo Casado dar un nuevo paso para restañar las heridas del congreso de la sucesión de Mariano Rajoy al frente del PP. Fátima Báñez, ministra de Empleo entre 2011 y junio pasado, diputada por Huelva desde hace 18 años y número dos en la candidatura de la exvicepresidenta del Ejecutivo en las primarias del partido, ha aceptado la oferta de la dirección del Grupo Popular de ocupar el puesto que Cospedal dejó en el Congreso al dimitir de todos sus cargos: la presidencia de la comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja.

Báñez era el principal 'fichaje' que el equipo de Casado pretendía hacer entre los fieles de Sáenz de Santamaría desde que en septiembre tomó las riendas de la organización en el Congreso. La exministra, aspirante a secretaria general del PP en la candidatura de la exvicepresidenta, había rechazado entonces cualquier cargo de responsabilidad, pero la pasada semana dio el sí a la mejor oferta de representación institucional que le podía hacer en ese terreno el nuevo presidente del partido. Además, está hasta en las quinielas del PP de Madrid para las elecciones municipales y autonómicas de mayo.

En el Grupo Popular presentan la decisión de Báñez como muestra de que el proceso de integración de los 'sorayistas' es un hecho consumado. La ex responsable de Empleo, junto con Cristóbal Montoro, mantiene su ascendencia entre los diputados del PP en todo lo referente a política económica, de seguridad social y pensiones. Báñez sigue ahora los pasos del propio exministro de Hacienda y de los antiguos titulares de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y de Energía, Álvaro Nadal, que son presidentes de comisión en el Congreso desde que arrancó el actual periodo de sesiones. Ambos apostaron por la exvicepresidenta en las primarias.

Al margen de los exministros de Rajoy ya recolocados en el Congreso, las quejas entre los antiguos partidarios de Sáenz de Santamaría se limitan de momento a los portavoces de comisión relegados con los cambios. Están pendientes de su futuro en las próximas listas, las que haga el equipo de Casado el próximo año para las elecciones generales, sean estas en marzo o en otoño.

José Luis Ayllón, primero mano derecha de Santamaría como secretario de Estado de Relaciones con las Cortes y después jefe de Gabinete de Rajoy, ha pasado a ser vicepresidente de la comisión mixta para la Unión Europea sin que en la dirección del Grupo Popular le den más trabajo.

Íñigo de la Serna, el único ministro de Rajoy que se quedó en paro después de la moción de censura al no tener escaño en el Congreso, prefirió dejar la política para irse en septiembre a la empresa privada, en concreto a la firma de cazatalentos Seeliger y Conde. El extitular de Fomento y exalcalde de Santander llevaba 20 años en cargos de representación o gestión pública.

Otro exministro del último Gabinete de Rajoy, Rafael Catalá, ha preferido seguir en su escaño por Cuenca y 'ascender' a presidente de comisión, en su caso de Interior. Se decantó por Casado en el Congreso del PP y ahora ha ampliado su actividad fuera de la Cámara como asesor externo del bufete Herbert Smith y también como patrono de la Fundación Atlético de Madrid.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios