LA ESTRATEGIA PARA LAS SEGUNDAS GENERALES

Sánchez planea cerrar con Díaz en Andalucía la campaña socialista del 26-J

El candidato protagonizaría un acto a media tarde con la presidenta, para después viajar a Madrid a echar el telón final a medianoche. El PSOE pide el voto del cambio "sin intermediarios"

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, en el mitin de proclamación del secretario general como candidato a La Moncloa, el pasado 14 de mayo en Móstoles, Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, en el mitin de proclamación del secretario general como candidato a La Moncloa, el pasado 14 de mayo en Móstoles, Madrid. (EFE)

Un gesto y una evidencia. El primero, la necesidad de grabar en la mente del votante que el PSOE está unido (de puertas para fuera) en el objetivo básico de "salir a ganar" las elecciones del 26-J, y de que sus dos principales referentes, Pedro Sánchez y Susana Díaz, reman en la misma dirección. Lo segundo, que Andalucía aportará, con toda seguridad, la mayor bolsa de papeletas para el candidato. Al menos, así fue el 20-D: 1,4 millones de votos, por los 5,5 cosechados en toda España. 

La combinación de esos dos elementos explica que el comité electoral del PSOE haya programado un cierre de campaña de las generales más que simbólico: Pedro Sánchez y Susana Díaz, juntos en el escenario, y en Andalucía. Probablemente Sevilla, aunque no se descarta Málaga. Será una de las últimas imágenes que marcarán el camino hacia el 26-J. Igual que la primera fue la de ambos, también juntos, en la proclamación del secretario general como candidato, la pasada semana en la localidad madrileña de Móstoles. 

La programación de actos recae en el vasco Rodolfo Ares, un veterano que ha ido ganando peso en el entorno de Sánchez, que ya se encargó de la misma área en diciembre y que integró el comité negociador en los últimos meses. El grueso de la campaña socialista ya está "diseñado" y "territorializado", salvo ajustes de última hora, según fuentes del equipo electoral. Y una de las piedras fundamentales es el cierre, el viernes 22 de junio. Tanto en la cúpula del PSOE-A como en Ferraz, adelantaron a El Confidencial que se trabaja con el escenario de que Sánchez eche un primer telón en Andalucía, a media tarde, con el fin de que luego el candidato se traslade a Madrid y allí apague las luces de la campaña, definitivamente, cerca ya de la medianoche. La fórmula no es nueva: para el 20-D, el candidato estuvo en Zaragoza por la mañana, en Barcelona por la tarde y por la noche en Fuenlabrada (Madrid). Y en las europeas, Elena Valenciano combinó la capital con Sevilla. 

Sánchez planea cerrar con Díaz en Andalucía la campaña socialista del 26-J

La participación de los expresidentes

No se descarta que junto a Díaz y Sánchez mitinee en Andalucía Felipe González -el expresidente ya cerró el trayecto hacia las generales de diciembre con la jefa de la Junta en Sevilla-, pero este "tiene que decidir aún cómo se implicará" en la quincena clave, si en actos públicos con militantes y simpatizantes o en otro tipo de formatos. En las últimas elecciones, Sánchez compartió escenario con González en Badajoz (y con el presidente extremeño) y con José Luis Rodríguez Zapatero (y el jefe del Ejecutivo asturiano) en Gijón. Este ya ha adelantado a Ferraz que estará allí donde reclamen su presencia. 

La presidenta no quiere que se la acuse de no arrimar el hombro. Y sabe que podrá blandir su victoria en Andalucía contra Sánchez en caso de descalabro

Sánchez protagoniza este lunes un desayuno informativo en Madrid y por la tarde se desplazará hasta Granada, al primer mitin de precampaña con Díaz en Andalucía. Al día siguiente, Córdoba, y en las siguientes jornadas "no parará de moverse, y así hasta el 26-J", comentan en Ferraz. El candidato y la presidenta de la Junta estarán juntos en campaña, además del cierre, en más actos. Para el 20-D, solo compartieron escenario en dos ocasiones, en Sevilla y Málaga, pero para estas generales podrían coincidir más veces y en otras provincias (como Almería), según indican fuentes del PSOE-A. Díaz ya ha advertido de que no pondrá límites. "Lo que quiera Pedro", respondió el miércoles pasado cuando se le preguntó por su participación en la campaña.

[Fotogalería: el PSOE se conjura contra el 'sorpasso']

La presidenta de la Junta no quiere recibir ningún tipo de reproche por parte de Ferraz, ninguna acusación de que no ha hecho lo posible para que el partido venza. Pero también sabe que blandir una victoria en la comunidad más poblada le será útil para forzar la caída de Sánchez en caso de descalabro general. El 20-D, el PSOE-A aportó 1,4 millones de votos y 22 escaños, solo uno por encima del PP. Además, sacó a Podemos 651.000 papeletas. La previsión de la cúpula andaluza es un nuevo triunfo -sería el quinto consecutivo desde la llegada de Díaz al poder, subrayan en su entorno- y una mayor ventaja sobre el PP, aunque la distancia respecto a Podemos, ya sumado a IU, se reduzca esta vez. La baronesa ya recordó el pasado miércoles en Madrid que Andalucía aportó más papeletas al candidato que ningún otro territorio el 20-D, y que así será el 26-J. 

El mensaje para Sánchez

"Yo estoy todo el día en la calle, pateando los rincones de mi tierra, y yo creo que los ciudadanos quieren cambiar, y hacerlo con el partido que saben que tiene un proyecto distinto para España. Y ese es el PSOE", aseguró Díaz a su llegada al acto de este domingo en el pabellón de la ONCE, en el madrileño paseo de La Habana. Lo que sí ha recalcado la presidenta sin parar es que solo cabe "ganar", y que estará encantada de ir a la investidura de Sánchez cuando "haya ganado las elecciones".

Sánchez saluda a los asistentes del acto de presentación de las candidaturas del 26-J en Madrid, este 22 de mayo. (EFE)
Sánchez saluda a los asistentes del acto de presentación de las candidaturas del 26-J en Madrid, este 22 de mayo. (EFE)

Díaz está movilizando el aparato andaluz desde hace semanas y prevé hacer campaña "a tope" el tiempo que queda hasta el 26-J. En principio, no tiene previsto mitinear en campaña fuera de su comunidad, pese a que ha recibido peticiones de otros barones, precisan fuentes próximas a la jefa de la Junta. 

En los próximos días, se conocerá la planificación socialista de cara al 26-J. Por ejemplo, según ha podido saber este periódico, Sánchez estará en Valencia el sábado 18 de junio. Pero no será el acto central de campaña, como ocurrió en las generales del 20-D y en las autonómicas y municipales de hace un año. El PSPV está pensando en un acto de tarde-noche y menos numeroso que en otras ocasiones. Las relaciones con Ferraz, pese a los gestos de distensión del candidato con el 'president' Ximo Puig, siguen frías. 

La guía de campaña para el 26-J

Antes del acto de arranque oficial de la precampaña en el pabellón de la ONCE en Madrid -convertido en una contundente demostración de unidad-, el comité electoral se reunió con secretarios provinciales y de Organización, portavoces municipales, diputados autonómicos, alcaldes, candidatos y cuadros del partido, a los que facilitó la guía para el 26-J. El argumentario fundamental para las cuatro semanas que quedan por delante, un documento de 12 páginas en el que plasma la estrategia básica diseñada por la dirección y cuyo autor principal es Óscar López [consúltala aquí en PDF]. 

El PSOE señala la "erosión más que notable" de Iglesias, y cómo Rivera "ha perdido posiciones como presidenciable" y aparece como "bisagra"

El texto expresa que el PSOE se dirige a todos los ciudadanos que "quieren cambio para pedirles su apoyo porque solo el PSOE lo garantiza", y el "mejor candidato para liderar ese cambio" es Sánchez. "Les pediremos un sí al cambio, sin intermediarios, cuyos votos para el cambio no están garantizados. El voto al PSOE es el único voto al cambio con garantías". Argumento que esta misma mañana utilizaba el candidato en el acto en Madrid. 

Los socialistas recuerdan que el 20-D los españoles "repartieron" el voto de cambio entre distintas formaciones políticas, que el partido "asumió su responsabilidad" tras la renuncia de Mariano Rajoy a defender su investidura e intentó poner en marcha un Gobierno alternativo, que "fue bloqueado entre el inmovilismo de unos [el PP] y la intransigencia de otros [Podemos]". "El PSOE mantiene el mismo objetivo que antes y después del 20-D: el cambio. Un cambio de Gobierno y un cambio de políticas". Por contra, "otros votos que piden cambio", Podemos y Ciudadanos, "no se convierten en cambio sino en bloqueo y continuidad".  

Sánchez planea cerrar con Díaz en Andalucía la campaña socialista del 26-J

O Rajoy o Sánchez

El documento se divide en varios capítulos. El primero de ellos refleja el punto de partida, los elementos nuevos que deben tenerse en cuenta: que el PSOE "centrará sus esfuerzos en dirigirse al país para explicar en qué consiste el cambio" y lanzará una campaña "positiva y propositiva con un discurso claramente socialdemócrata"; que propondrá "un sí al cambio" para superar la situación de bloqueo; que el parón de los últimos meses será "un factor determinante" para que los ciudadanos decidan su voto el 26-J o que el PSOE intentó llegar a acuerdos con todas las formaciones que querían cambio pero sin negociar con formaciones independentistas. 

"Iglesias ha liquidado el discurso de la transversalidad defendido por Errejón para desempolvar y abrazar la vieja pinza de Anguita", advierte la guía de campaña

Pero también se analiza a los otros partidos. Se señala la "erosión más que notable" de Pablo Iglesias, y que la coalición de Podemos e IU "trata de compensar la pérdida de votos" de la formación morada "como consecuencia de su comportamiento tras el 20-D", y así Podemos "ha abandonado su estrategia basada en lo nuevo y lo transversal para volver al eje izquierda-derecha, situándose en un extremo". "Iglesias ha liquidado el discurso de la transversalidad defendido por Errejón para desempolvar y abrazar la vieja pinza de Anguita".

Alberto Garzón y Pablo Iglesias, el 9 de mayo en Madrid tras anunciarse el acuerdo de Podemos e IU. (EFE)
Alberto Garzón y Pablo Iglesias, el 9 de mayo en Madrid tras anunciarse el acuerdo de Podemos e IU. (EFE)

También se asegura que la figura de Albert Rivera "ha perdido posiciones como presidenciable". Ciudadanos, señala el documento, "aparece como un partido bisagra capaz de pactar con el PSOE o con el PP. Que C's no facilite la continuidad de un Gobierno de la derecha solo se puede garantizar si el PSOE gana las próximas elecciones generales". Mientras, añade, Sánchez "ha crecido en la preferencia y en la convicción de que va a ser presidente". Así, "la elección presidencial se dirime entre dos nombres: Pedro Sánchez y Mariano Rajoy". 

Moderación frente a los extremos

Los estrategas indican que el PSOE debe explotar el mensaje de que sólo si gana y sale "fuerte" en las urnas se podrá poner "punto final al Gobierno del PP", porque ha demostrado "su capacidad de dialogar y de alcanzar acuerdos con otros partidos", por lo que si el resultado del 26-J viene marcado "por la necesidad de pactos, el PSOE es el partido más preparado para liderarlo", lejos de la "actitud evasiva de Rajoy" y de la "intransigencia" de Iglesias.

Sánchez planea cerrar con Díaz en Andalucía la campaña socialista del 26-J

Los socialistas prometen, pues, "diálogo y acuerdo", y no "arrogancia", un Gobierno "con principios fuertes, de cambios profundos, radical en la transparencia, pero moderado en las formas y respetuoso con todos", un Ejecutivo "limpio", que priorice a las personas y sitúe en el centro la lucha contra la desigualdad". "Soluciones creíbles", y no raciones de "inmovilismo" y "populismo". Moderación frente a los extremos, por tanto.  

Sánchez promete "diálogo" y no "arrogancia", un Gobierno "de cambios profundos, radical en la transparencia, pero moderado en las formas"

El texto también dedica unas páginas a hablar de las políticas del PP, su "estrategia de ocultismo" y la posición de Rajoy como un "presidente caducado". Los socialistas no dejan de recordar que sigue en La Moncloa por el "bloqueo" de Podemos. E incide en que el PSOE "sale a ganar" para formar un Gobierno de cambio "en lo económico, en lo social y en lo político". "No se trata de siglas y escaños", sino de "hacer frente a los principales retos de España". Se trata de "construir país", según dijo Sánchez esta mañana. Y recuerda, por último, que los ejecutivos socialistas han sido y son "la mejor garantía del cambio". "Ha llegado la hora de que ese cambio que llegó a gran parte de los ayuntamientos y comunidades en 2015 llegue también al Gobierno de España", apunta.

Cambio. La palabra comodín para el PSOE este 26-J. Hasta 41 veces aparece citada en el texto

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios