empieza la campaña electoral

Andalucía abre el ciclo electoral: el PSOE, en manos de Podemos y el PP toca suelo

Susana Díaz parte como favorita, pero necesitaría alianzas para gobernar, mientras que la derecha estrena una encarnizada lucha con Casado y Rivera cara a cara y Vox asomándose

Foto: La presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)
La presidenta andaluza, Susana Díaz. (EFE)

A las 12 de la noche queda inaugurada la campaña electoral de las andaluzas, unas elecciones que abrirán un trepidante ciclo electoral en España. Son las primeras tras la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa y que dio un vuelco al tablero político español. El próximo 2 de diciembre, los andaluces están llamados a las urnas para decidir si quieren continuidad, dando al PSOE la cifra histórica de 40 años ininterrumpidos en el poder, o cambio, que podría venir por la derecha con la suma de PP y Cs. Adelante Andalucía —Podemos e IU— podría tener la llave de la investidura de Díaz.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

La mayoría de los andaluces declaran en todos los estudios demoscópicos que desean un cambio de Gobierno, pero vuelven a dar por ganador al PSOE y no creen que vaya a producirse ese vuelco histórico. Hay ganas de cambio, pero no hay confianza en las alternativas, o eso dicen los sondeos publicados. Con el caso ERE en los juzgados y 20 ex altos cargos en el banquillo, incluidos los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, y otro caso en los tribunales como el de la antigua fundación de Empleo Faffe, que manejó 300 millones de euros, la oposición agita la corrupción y la existencia de redes clientelares en Andalucía para justificar la resistencia a la alternancia. El PSOE, por su parte, está cómodo envuelto en la bandera blanca y verde y presentándose como víctima de ataques y ofensas desde fuera de la comunidad.

La favorita

Todas las encuestas, incluido el último barómetro electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), con 4.895 entrevistas, dan como favorita a Susana Díaz, que perdería votos y algún escaño pero se seguiría manteniendo a gran distancia de la segunda fuerza política en Andalucía. Su gestión es mal valorada. Su nota, siendo la más alta de todos los candidatos, no alcanza el aprobado. Sería una victoria alejada del rodillo socialista y las mayorías absolutas de otros tiempos.

Díaz tendría que llegar a acuerdos para gobernar. Cs ha prometido que no volverá a prestarle sus votos. Durante los últimos tres años y medio, ha sido su socio preferente. Si el partido de Albert Rivera cumple su palabra, el PSOE estará condenado a entenderse con Podemos e IU para conservar el poder. Un pacto que va a ser muy difícil de cerrar. Los socialistas empiezan a invocar el canto de "la necesidad de una izquierda responsable" y temen ver a Susana Díaz en manos de Podemos.

Los socialistas temen ver a Díaz en manos de Adelante Andalucía, la suma de Podemos e IU, y llaman ya a una "izquierda responsable"

Quien también se la juega es el PP de Pablo Casado. Los pronósticos no son buenos para este partido en Andalucía, aunque desde la dirección se muestran indignados con el CIS, restan credibilidad a las encuestas y aseguran que sus datos internos son mucho mejores. Su candidato, Juanma Moreno, la apuesta de Soraya Sáenz de Santamaría, no tiene ni buena valoración ni un índice de conocimiento elevado en los sondeos. Los populares saben que ‘el efecto Casado’ podría desaparecer si en Andalucía hay un segundo desplome tras el hundimiento en Cataluña. Por eso, aun en contra de la opinión de muchos dirigentes del PP, que temen que Casado se abrase en este primer envite electoral, el líder del partido ha programado una caravana propia en Andalucía que practicará el contacto directo con los vecinos y recorrerá todas las provincias andaluzas. Casado definió las andaluzas como una primera vuelta de las generales. Así las disputará.

Si el PP cae como pronostican los sondeos, 'el efecto Casado' habrá quedado anulado en el primer envite electoral y Cs cogería impulso

El objetivo real del PP no es tanto gobernar, que saben que es muy difícil porque no suman con Cs, sino quedar en segunda posición y por delante de los de Albert Rivera. Frente al desánimo y la desazón que se palpa en las filas populares, castigados duramente en los últimos meses con la salida de algunos de sus principales dirigentes, hay optimismo en el equipo de Ciudadanos. Todas las encuestas publicadas hasta ahora coinciden en que es el partido que más crecería en Andalucía. Rivera tiene mucho menos que perder que Casado. Si conquista la segunda posición y se convierte en principal partido de la oposición, recibirá un fuerte empujón nacional. Si no lo logra, posiblemente también podrá vender que ha crecido de forma importante desde 2015. Juan Marín, candidato andaluz y poco conocido entre los votantes, compartirá protagonismo con Rivera y sobre todo con Inés Arrimadas. Cs reniega de los tres años y medio que ha sido socio del PSOE en la Junta y promete cambio.

La pugna de la izquierda

Quien haya seguido las sesiones de control entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez o Antonio Maíllo sabe bien que han protagonizado las trifulcas más duras y ácidas de esta legislatura. Los socialistas sitúan a Teresa Rodríguez, la candidata de Adelante Andalucía, en la radicalidad y lejos de la “bajada a la tierra” que atribuyen ahora a Pablo Iglesias, socio de Pedro Sánchez en La Moncloa. Por su parte, desde Adelante Andalucía aseguran que el susanismo no es socialismo sino que está en la derecha, y advierten de que para darle la investidura a Díaz negociarán cada medida del programa de gobierno y no habrá coalición. Descartan además tajantemente entrar en la Junta de Andalucía con los socialistas. IU gobernó con el PSOE en Andalucía desde 2012 a 2015, cuando Díaz hizo saltar el pacto por los aires. Esas heridas siguen muy abiertas.

Ante la pregunta de si Adelante Andalucía, marca electoral de Podemos e IU, pediría la retirada de la actual presidenta de la Junta y otro candidato por el PSOE para darle la investidura, la respuesta, de momento, es que negociarán medidas y acuerdos puntuales y no nombres. Susana Díaz teme ese escenario y el PSOE andaluz ya avanza que si eso ocurre, irán inmediatamente a unas segundas elecciones.

El día después

Susana Díaz adelantó las elecciones varios meses apelando a la estabilidad. La patronal andaluza también insta a que tras las elecciones se forme Gobierno cuanto antes para ganar seguridad, atraer inversiones y que “a la mayor brevedad posible” haya presupuestos. Todo apunta a que el deseo de los empresarios no se podrá cumplir. Lo más interesante en Andalucía parece que no serán los resultados electorales, dada la previsible victoria del PSOE, sino cómo actuará Susana Díaz para formar Gobierno, con quién pactará y qué condiciones pondrán sus rivales políticos.

El CIS, en la misma línea de lo que pronosticó la encuesta del Instituto IMOP para El Confidencial, augura una pelea encarnizada entre los partidos de la oposición para hacerse con la plata del podio electoral. Para romper ese triple empate, PP, Cs y Adelante Andalucía preparan una intensa campaña. Todo lo contrario que Díaz, que quiere una campaña plana, mensajes sin estridencias ni sobresaltos, alejada de la polarización de la política española, de Cataluña o de la negociación de Pedro Sánchez con Iglesias y los nacionalistas catalanes. Ella sonríe, se declara feliz y asegura que el pueblo, la gente en la calle, los vecinos solo le dan cariño. El resto de candidatos saldrá con el machete en la boca a conseguir votos, deteriorar a la socialista y afianzarse en su espectro electoral.

Irrupción de Vox

Habrá lucha encarnizada en la izquierda, pero sobre todo a la derecha, donde tres partidos se disputan el espacio. El CIS pronostica la irrupción de Vox en el Parlamento andaluz con un escaño por Almería. Si esto se cumple, sería la primera vez que este partido, que llena mítines con miles de simpatizantes y se sitúa en la extrema derecha del arco ideológico, obtiene representación en una cámara. PP y Cs pelearán para quedar por delante. Pablo Casado y Albert Rivera saben bien que quien gane en Andalucía concurrirá el ‘superdomingo’ de mayo (europeas, autonómicas y municipales) con el cetro de líder de la oposición, y eso puede inclinar mucho la balanza en futuras citas electorales.

El expresidente Manuel Chaves acudirá hoy citado por el PP al Senado para hablar del caso ERE y la financiación ilegal de los partidos políticos. Contraprogramando, Susana Díaz pasará la jornada con el expresidente Felipe González en Sevilla y Almonte (Huelva), donde recibirá un homenaje por su papel en Doñana. Díaz arranca en Granada la campaña. PP y Cs lo hacen en Málaga, y Adelante Andalucía, en la capital andaluza. El lunes será el primer debate.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios