Es noticia
Menú
España llena al 80% sus reservas de gas tres meses antes del plazo que marcó Bruselas
  1. Economía
GUARDAN EL 7,5% DE LA DEMANDA NACIONAL

España llena al 80% sus reservas de gas tres meses antes del plazo que marcó Bruselas

Los almacenes subterráneos superan en siete puntos la media europea y acumulan reservas equivalentes al consumo de 27 días y medio. El suministro para el invierno está asegurado

Foto: Estación compresora de gas. (EFE/Filip Singer)
Estación compresora de gas. (EFE/Filip Singer)

La Comisión Europea quiere llegar al invierno con las reservas de gas suficientes para afrontar con garantías un posible cierre del grifo ruso, pero España ya se ha ido de vacaciones de verano con los deberes hechos. Según confirman fuentes de Enagás, nuestro país cumple desde este miércoles el objetivo marcado por Bruselas, y refrendado por los Veintisiete, que obliga a las capitales a llenar los almacenes subterráneos hasta al menos el 80% de su capacidad antes del 31 de octubre. Es el octavo Estado que lo logra, tras Portugal, Polonia, Suecia, Dinamarca, Francia, República Checa y Bélgica.

Como ya publicó este periódico, España partía de una posición favorable, al acabar el invierno con los depósitos al doble que el conjunto de la Unión y por encima de su media histórica durante esas fechas, cuando comienza la temporada de llenado. Aunque el ritmo de recarga se ha ralentizado durante las últimas semanas, el aumento de 22 puntos desde el pasado 1 de abril le ha permitido a Enagás alcanzar la meta comunitaria casi tres meses antes de lo exigido.

Foto: Terminal de Enagás en el puerto de Barcelona. (Reuters/Nacho Doce)

Las infraestructuras del operador del sistema acumulan en estos momentos 28,14 teravatios hora (TWh) de gas, lo que equivale al 7,5% del consumo nacional en un año. Solo con sus reservas subterráneas, nuestro país podría sobrevivir durante 27 días y medio, tal y como había estipulado el Gobierno en consonancia con los planes europeos: 10 días de reserva estratégica (que, en principio, no se toca), 10 días de reserva operativa (el Ejecutivo tendría que liberarla) y otros 7,5 a disposición de las comercializadoras. Hasta esta crisis, el requisito era de 'solo' 20 días.

A este almacenamiento subterráneo hay que sumarle el de los tanques de gas natural licuado (GNL), que se encuentran al 74,6% de su capacidad, según la proyección realizada por El Confidencial a partir de los datos del operador del sistema. Esto supone otros 16,6 TWh, es decir, unos 16 días más de consumo. Se trata de un dato especialmente bueno si se tiene en cuenta que España cuenta con el 44% del potencial de almacenamiento en este tipo de depósitos del conjunto de Europa, según reveló a mediados de julio el consejero delegado de Enagás, Arturo Gonzalo Aizpiri.

En aquel momento, el nivel de llenado de estas instalaciones llegaba al 84%, el más alto de los últimos cinco veranos, por lo que la tendencia actual es descendente. Sin embargo, las oscilaciones no suponen un problema para España, que puede combinar la seguridad de las reservas subterráneas con la flexibilidad de los tanques de GNL, que se llenan o vacían en función de la demanda de sus socios europeos. Y esta, en los últimos meses, ha sido especialmente alta, precisamente para colmar las reservas de cara al invierno. Un dato: en el primer semestre han descargado en nuestros puertos 173 barcos de GNL, frente a los 111 del mismo periodo de 2021. Solo en el de Barcelona, el tráfico de este hidrocarburo se disparó un 83%.

Ignacio Gistau, consultor energético con una amplia trayectoria en el sector gasístico, considera que España está preparada para un corte del suministro por parte del Kremlin: "No tendremos problemas de desabastecimiento, pero sí de precio". Un reciente informe del 'think tank' Bruegel, de referencia en Bruselas, constata que Madrid podría desligarse de Moscú sin grandes sacrificios.

Nuestro país solo depende en un 8,9% del gas ruso —esa fue la media de 2021—, pero la reducción del flujo procedente de Argelia está afectando al coste de aprovisionamiento. Estados Unidos, que ya ha superado a la nación magrebí como principal proveedor, cobra su GNL mucho más caro que el que llega por tubo desde el norte de África. Pero el conflicto diplomático entre Madrid y Argel no ha puesto en peligro la seguridad de suministro, gracias al incremento de la llegada de barcos metaneros.

Foto: Un gasoducto. (Reuters/Hannibal Hanschke)

España cuenta con un tercio de la capacidad de regasificación del continente, lo que le permite garantizar el abastecimiento sin necesidad de contar con grandes depósitos subterráneos. De hecho, aunque el dato de llenado (80%) supere en siete puntos la media europea, el conjunto del bloque puede satisfacer el 19,5% de su demanda con las reservas actuales, casi el triple que la cuarta economía del euro. Madrid solo puede llegar a guardar bajo tierra 34,25 TWh, siete veces menos que Berlín, seis veces menos que Roma y cuatro menos que París.

Europa acelera, pero no es suficiente

Las principales capitales europeas se han puesto las pilas durante los últimos meses y ya cumplen la meta volante marcada por Bruselas, que exigía tener los depósitos al menos al 71% de su capacidad antes del 1 de agosto. El proceso de llenado ha sido rápido: desde el final del invierno, Alemania ha pasado del 20% a casi el 74%, Italia del 30% al 76% y Francia, del 20% a un espectacular 84%, según los datos de GIE (Gas Infrastructure Europe), el organismo que reúne a los operadores de infraestructuras de los Veintisiete.

La caída del suministro ruso a través del Nord Stream, el gran tubo que abastece Europa, ha sido compensada con el aumento de importaciones de GNL de otros proveedores, como Estados Unidos o Qatar. Tanto que Berlín cumplirá el ambicioso objetivo que se había propuesto para este verano: llenar tres cuartas partes de sus reservas antes de septiembre.

Si Putin cierra el grifo, las reservas actuales no serían suficientes para evitar fuertes sacrificios en los países más afectados

Los datos son mucho mejores que el año pasado, cuando la paraestatal rusa Gazprom empezó a restringir los envíos al Viejo Continente, y la media comunitaria ya se sitúa 10 puntos por encima, pese a partir de cifras muy inferiores tras el invierno. Sin embargo, no hay que llamarse a engaño: como se puede apreciar en el gráfico, la curva es prácticamente la misma que la media de la última década, cuando los Veintisiete no se enfrentaban a un posible cierre del grifo ruso. Si este se produjese, los países más dependientes se verían abocados a fuertes restricciones, incluso aunque llegasen a esa situación con sus provisiones al completo.

"Está bien llenar las reservas, pero no aseguran nada. En un escenario de corte total del gas ruso, Europa no tiene gas para pasar este invierno", concluye Gistau, que trabajó para Gazprom entre 2009 y 2014, cuando dejó la compañía tras la invasión de Crimea. El mercado, añade el experto, ya está descontando que el riesgo de desabastecimiento es mayor para los países del centro y el norte del continente, más dependientes del Kremlin, que para los del sur, como se aprecia en los futuros. Para el cuarto trimestre de este año, el TTF, que se negocia en la Bolsa de Ámsterdam, cotiza con una prima de más de 30 euros respecto al Mibgas, de referencia en el mercado ibérico.

Foto: Un gasoducto. (EFE/Pawel Supernak)

Pese a no extraer gas en su territorio, las fuertes inversiones en infraestructuras acometidas durante las últimas décadas han permitido a España afrontar la crisis energética con el suministro asegurado y a un precio más competitivo que las economías de su entorno. Nuestro país tiene 'stock' para 43 días y medio y se ha convertido en puerta de entrada del hidrocarburo hacia sus vecinos: la interconexión con Francia funcionó al límite de su capacidad hasta finales de julio, cuando París llegó al 80% estipulado por Bruselas, y el bombeo a Portugal no ha cesado pese a que Lisboa ya ha alcanzado su almacenamiento potencial.

Todo hace prever que Madrid logrará adelantarse un año a la segunda parte del plan de la Comisión y llegará al 31 de octubre con las reservas subterráneas al 90%.

La Comisión Europea quiere llegar al invierno con las reservas de gas suficientes para afrontar con garantías un posible cierre del grifo ruso, pero España ya se ha ido de vacaciones de verano con los deberes hechos. Según confirman fuentes de Enagás, nuestro país cumple desde este miércoles el objetivo marcado por Bruselas, y refrendado por los Veintisiete, que obliga a las capitales a llenar los almacenes subterráneos hasta al menos el 80% de su capacidad antes del 31 de octubre. Es el octavo Estado que lo logra, tras Portugal, Polonia, Suecia, Dinamarca, Francia, República Checa y Bélgica.

Energía Gas natural Unión Europea
El redactor recomienda