Es noticia
Menú
"Si Rusia corta el suministro de gas, tenemos reservas hasta el final del invierno"
  1. Economía
Entrevista a Kadri Simson

"Si Rusia corta el suministro de gas, tenemos reservas hasta el final del invierno"

Para profundizar en las medidas que está tomando Bruselas para enfrentar la situación en los mercados y en la frontera, la comisaria europea de Energía responde a unas preguntas de El Confidencial

Foto: La comisaria europea de Energía, Kadri Simson. (Reuters)
La comisaria europea de Energía, Kadri Simson. (Reuters)

Este invierno han sonado varias alarmas en la Unión Europea, pero ninguna tan fuerte como la debilidad energética de los Veintisiete. El repunte de la demanda global tras la pandemia y la crisis entre Rusia —suministrador clave de la UE— y Ucrania han disparado los precios de la energía justo cuando la UE quiere impulsar una transición clave para reducir emisiones ante la emergencia climática. Una transición no exenta de polémica después de la decisión de la Comisión Europea de incluir la energía nuclear y el gas natural dentro de su lista de energías ‘verdes’.

Para profundizar en las medidas que está tomando Bruselas para enfrentar la situación en los mercados y en la frontera, la comisaria europea de Energía, Kadri Simson, responde por escrito a unas preguntas de El Confidencial antes de su viaje a España este lunes.

Foto: Terminal de gas natural licuado. (Reuters/Gary Cameron)

PREGUNTA. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, asegura que la UE está preparada para afrontar un corte de gas por parte de Rusia, que suministra el 40% del gas que consume el bloque. ¿Hay ya un plan B para suplir esas importaciones? ¿En qué consiste?

RESPUESTA. La UE lleva varios años trabajando para diversificar nuestro suministro energético. Sin embargo, el alejamiento de las formas de energía más contaminantes implica que seguimos siendo bastante dependientes del gas, la mayoría importado.

Hemos diversificado nuestros suministros por gasoducto, por ejemplo a través del Corredor de Gas del Sur y la conexión de Medgaz con Argelia. Y ha habido una inversión considerable en terminales de gas natural licuado, que brindan un medio mucho más flexible para transportar gas adonde más se necesita. España tiene un papel muy importante que jugar aquí, con el 42% de la capacidad de almacenamiento de GNL en la UE, los tanques a casi el 80% de su capacidad actual y el almacenamiento subterráneo al 63% de su capacidad.

Las importaciones de GNL en enero alcanzaron niveles récord y EEUU se convirtió en el principal proveedor. Durante las últimas semanas, he estado en contacto constante con socios de todo el mundo, desde Noruega hasta Qatar, Egipto y EEUU, por citar algunos, para garantizar opciones para el suministro adicional de GNL. Si bien las existencias son más bajas de lo habitual para esta época del año, también contamos con unas importantes reservas de gas almacenadas para cubrir la demanda hasta el final del invierno.

La Comisión celebra reuniones periódicas con expertos de los Estados miembros para evaluar nuestra preparación ante riesgos en todo tipo de escenarios diferentes. Nuestras proyecciones indican que podemos manejar las interrupciones de suministro este invierno.

P. Incluso si finalmente Rusia decide desescalar y optar por la vía diplomática, ¿cree que Alemania debería rechazar finalmente la activación de NordStream 2?

R. La opinión de la Comisión sobre Nord Stream 2 no ha cambiado. No es un proyecto de interés común europeo y no ayuda a diversificar nuestro suministro de gas. Si bien es un nuevo oleoducto, no es un nuevo proveedor. Nuestro papel es garantizar que, una vez que esté operativo, Nord Stream 2 funcione completamente de acuerdo con los principios clave de la legislación energética internacional y de la UE.

En la práctica, significa que Nord Stream 2 deberá respetar las reglas de desagregación, dar acceso a terceros, garantizar tarifas no discriminatorias y una supervisión regulatoria adecuada. Por el momento, el proceso de certificación de Nord Stream 2 está en manos del regulador alemán. El procedimiento se encuentra actualmente suspendido. Después de que se tome su decisión de certificación, se presentará a la Comisión para nuestra opinión.

"El reglamento obliga a la Comisión a revisar la situación de las actividades transitorias de forma periódica (cada tres años)"

P. Cómo responde a las críticas por la inclusión del gas y la energía nuclear en la 'taxonomía verde' europea, incluyendo las de varios Estados miembros y el propio organismo asesor de la Comisión, que asegura que esta decisión no cumple los criterios científicos de legislación ambiental de la UE. ¿Cree que se podría revisar la taxonomía?

R. La taxonomía es un instrumento de divulgación para los inversores, es una forma de mapear qué activos y actividades tienen un impacto positivo en términos de contribuir a mitigar el cambio climático o, en una fase de transición, ayudar a reducir las emisiones mientras no haya alternativas renovables. La decisión sobre qué actividades se pueden incluir y bajo qué criterios técnicos de selección se ha basado en un análisis científico sólido y en una amplia contribución de las partes interesadas —expertos de Estados miembros, europarlamentarios, plataforma sostenible—. De hecho, la Comisión modificó partes importantes de la ley, por ejemplo, reforzando las condiciones de divulgación.

También quiero enfatizar que diseñamos este acto de manera que no haya bloqueo para ninguna actividad específica. Los criterios del reglamento de taxonomía se actualizarán a medida que evolucione la tecnología. El reglamento obliga a la Comisión a revisar la situación de las actividades transitorias de forma periódica (cada tres años). Gracias a este mecanismo de revisión, podemos tener en cuenta los últimos avances científicos y tecnológicos y, por tanto, decidir si los criterios siguen siendo válidos.

P. La taxonomía venía a ser el "estándar dorado ambiental" para evitar el uso de lo ‘verde’ como reclamo comercial el llamado ‘green washing’—. ¿Teme que la inclusión de la energía nuclear y el gas pueda diluir el valor de la taxonomía como guía global? ¿No dañaría esto el objetivo manifiesto de la UE de convertirse en referente normativo en materia de cambio climático?

R. No, creo que la inclusión en la taxonomía de las actividades gasísticas y nucleares como actividades transitorias y bajo condiciones estrictas está justificada y progresivamente se comprenderá mejor. El propósito de la taxonomía es muy claro. Para alcanzar sus ambiciosos objetivos de cero emisiones netas, Europa necesita movilizar un gran volumen de capital y financiación hacia las inversiones necesarias. Esto significa proporcionar incentivos para canalizar la inversión hacia actividades innovadoras y respetuosas con el medio ambiente, donde de otro modo los bancos, los mercados bursátiles o los inversores no lo harían.

Pero más que ver la taxonomía como una clasificación binaria rígida, debemos hacer uso de la categoría de actividades de transición. Para aquellos Estados miembros que decidan hacer uso de ella, la energía nuclear puede ser una fuente de energía predecible y baja en emisiones de carbono que puede complementar los esfuerzos de las energías renovables. Nuestra decisión de incluir, bajo condiciones muy estrictas, las actividades de energía nuclear y de gas es parte de estos esfuerzos. Como he dicho muchas veces, cada Estado miembro puede elegir su propia combinación energética. Las renovables tienen prioridad absoluta en la taxonomía. Pero allí donde la energía nuclear y de gas pueda ayudar a acelerar la transición requerida en las próximas décadas, no debemos perder la oportunidad.

"La elección de un acto delegado está totalmente en consonancia con el reglamento de taxonomía"

P. ¿Cree que la Comisión Europea ha alcanzado un nivel de consenso óptimo para esta medida, teniendo en cuenta las críticas por utilizar un acto delegado para llevarla adelante? ¿Tiene miedo de que el Parlamento Europeo, donde solo es necesaria una mayoría simple, lo rechace?

R. Al proponer este acto delegado, éramos muy conscientes de que sería controvertido. La lógica de esta propuesta no es profundizar en las divisiones. Por el contrario, es una forma de buscar un compromiso entre diferentes puntos de vista y ampliar el consenso sobre el Green Deal. Creemos que los Estados miembros que necesitan depender del gas para una transición efectiva y aquellos que tomaron la decisión soberana de depender de la energía nuclear pueden encontrar su lugar en el esfuerzo general de transición.

La elección de un acto delegado está totalmente en consonancia con el reglamento de taxonomía. Hemos discutido la posibilidad de desarrollar una propuesta con rango de ley con una nueva categoría intermedia de inversiones —ni 'verdes' ni 'marrones'—. Pero no podíamos ir por ese camino por razones políticas y por la urgencia de dar certidumbre ahora a los inversionistas.

P. La crisis de los precios del gas de este invierno en Europa ha puesto de manifiesto las debilidades de un sistema en el que se favorecen las compras 'spot' frente a los contratos a largo plazo. ¿Debería la UE poner en marcha algún tipo de ‘seguro’ para garantizar nuestra seguridad energética? ¿Algún tipo de reserva estratégica?

R. Sin duda. Los precios altos y volátiles han puesto bajo presión a los consumidores, productores y también a las eléctricas. Esto plantea la cuestión de aumentar la protección del consumidor con un mejor acceso a contratos minoristas a largo plazo, pero también identificar un mecanismo de cobertura o seguro que evite este fenómeno en el futuro.

Otra forma de protegerse contra la volatilidad es garantizar niveles adecuados de almacenamiento de gas. Hemos abordado este problema en nuestra propuesta de diciembre para revisar la regulación de la seguridad del suministro. El reto es asegurarnos no estar en la misma situación el próximo invierno. Estamos analizando diferentes opciones que brindarán incentivos para alcanzar un nivel adecuado de almacenamiento a finales del próximo verano.

"El interconector eléctrico del golfo de Vizcaya duplicará la capacidad de interconexión entre España y Francia"

P. España tiene una enorme capacidad de importar y procesar GNL, pero la península Ibérica sigue siendo una isla energética con una pobre interconexión con el mercado europeo de gas y electricidad. Con la reciente crisis geopolítica y energética, ¿está la Comisión reconsiderando otros proyectos de infraestructura como el MidCat?

R. Una mejor integración de la península Ibérica en el mercado interior de la electricidad de la UE ha sido un objetivo clave para la Comisión. La crisis reciente solo ha enfatizado la necesidad de buenas conexiones.

El interconector eléctrico del golfo de Vizcaya duplicará la capacidad de interconexión entre España y Francia. Ha recibido subvenciones de casi 600 millones de euros en el marco del mecanismo Conectar Europa. La interconexión eléctrica entre España y Portugal se encuentra en un estado avanzado. Ambos proyectos son importantes para que España alcance el objetivo de interconexión del 15% en 2030. Además, los dos proyectos de cruce de los Pirineos han recibido el estatus de proyecto de interés común (PCI). Esto significa que pueden beneficiarse de procedimientos acelerados. La puesta en marcha de los dos proyectos está prevista para 2029 y 2030 respectivamente, lo que debería reforzar aún más la capacidad transfronteriza ibérica.

Según las nuevas reglas sobre las redes transeuropeas de energía acordadas en diciembre del año pasado (que se adoptarán formalmente en un futuro próximo), los proyectos de infraestructura de gas natural como Midcat ya no son elegibles para recibir el estatus de PCI y no pueden recibir fondos del mecanismo Conectar Europa.

P. España hizo muchas propuestas entre septiembre y diciembre de 2021 para realizar cambios en el mercado eléctrico europeo. Estas ideas fueron, en su mayoría, rechazadas por la Comisión Europea y buena parte de los Estados miembros. Una de ellas fue desvincular el precio del gas del de la electricidad. ¿Está abierta la Comisión a profundizar en esta propuesta del Gobierno español?

R. El actual sistema de 'precio marginal' fija los precios mayoristas sobre la base de una regla clara: a los productores de todas las fuentes de energía necesarias para cubrir la demanda se les paga el mismo precio por la electricidad que producen en ese momento. Ningún sistema es 100% perfecto y la Comisión estaría dispuesta a revisar el diseño actual del mercado de la electricidad si hay pruebas de que su funcionamiento no respeta las normas del mercado de la UE. Sin embargo, hasta el momento, la Comisión no ha encontrado pruebas de que un marco de mercado alternativo proporcione precios más baratos y mejores incentivos para una transición limpia. La evaluación preliminar de la Agencia para la Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) sobre los beneficios y los inconvenientes apoya ampliamente el diseño actual.

En resumen, mi opinión no ha cambiado. En lo que estoy de acuerdo con la posición española es en la necesidad de resaltar el hecho de que las energías renovables ahora son mucho más baratas que otras fuentes de energía. En ese sentido, nuestras reglas de mercado ayudan a ecologizar el sistema eléctrico al garantizar siempre que la fuente de energía más barata, las energías renovables, se envíe primero.

Este invierno han sonado varias alarmas en la Unión Europea, pero ninguna tan fuerte como la debilidad energética de los Veintisiete. El repunte de la demanda global tras la pandemia y la crisis entre Rusia —suministrador clave de la UE— y Ucrania han disparado los precios de la energía justo cuando la UE quiere impulsar una transición clave para reducir emisiones ante la emergencia climática. Una transición no exenta de polémica después de la decisión de la Comisión Europea de incluir la energía nuclear y el gas natural dentro de su lista de energías ‘verdes’.

Unión Europea Comisión Europea Estados Unidos (EEUU) Cambio climático Gas natural Ucrania Noticias de Rusia
El redactor recomienda