Es noticia
Menú
Bruselas da por perdido el Nord Stream y se prepara para lo peor: "No esperamos que vuelva"
  1. Economía
EL GAS SUBE UN 1.5%

Bruselas da por perdido el Nord Stream y se prepara para lo peor: "No esperamos que vuelva"

La principal hipótesis de trabajo de la Comisión es que Putin no reabra el grifo cuando terminen las labores de mantenimiento. Europa entra en una espera agónica de 48 horas

Foto: Instalaciones del gasoducto Nord Stream. (Reuters/Hannibal Hanschke)
Instalaciones del gasoducto Nord Stream. (Reuters/Hannibal Hanschke)

A menos de 48 horas para saber cuál es la decisión del Kremlin, la principal hipótesis de trabajo de la Comisión Europa es que el suministro de gas ruso a través del Nord Stream seguirá cortado. Bruselas da por perdido el principal conducto de abastecimiento a la Unión, al menos de momento, y ya se prepara para lo peor: "No esperamos que vuelva".

Son palabras del comisario de Presupuestos, el austriaco Johannes Hahn, que este martes ha revelado que el Ejecutivo comunitario no espera que se restablezca el abastecimiento tras el fin de las labores de mantenimiento programadas para este jueves. "Estamos trabajando con la asunción de que las operaciones no se retomarán", ha añadido Hahn. Los futuros del TTF, de referencia en Europa, suben cerca de 1,5% en la Bolsa de Ámsterdam y se cotizan a 160 euros, todavía lejos de los más de 180 marcados la semana pasada.

Foto: Tuberías de las instalaciones del Nord Stream en Lubmin, Alemania. (Reuters/Hannibal Hanschke)

El cierre del grifo ruso en los flujos de gas a la Unión Europea podría reducir potencialmente hasta el 1,5% de su PIB. Esto si el próximo invierno fuera especialmente frío y los Veintisiete no tomasen las medidas preventivas adecuadas para almacenar energía, tal y como publica Bloomberg.

La Comisión Europea está lista para alertar que, en caso de un invierno promedio, si se materializa el corte de gas desde Moscú entonces el PIB de la UE se reduciría entre el 0,6% y el 1%, según recoge un borrador de la Unión al que Bloomberg ha tenido acceso.

En caso de que el presidente ruso, Vladímir Putin, consume su amenaza y no reabra el gasoducto, Hahn considera que serán necesarias medidas adicionales. Estos días, los principales países del bloque, entre ellos España, preparan planes de contingencia para hacer frente a un corte indefinido del suministro ruso, y la Comisión presentará este miércoles sus guías para reducir el consumo de cara a un invierno que se prevé muy complicado. El bloque ultima un mecanismo de solidaridad que asegure el abastecimiento de todos los socios, pues estos se verían impactados de forma muy diferente: España podría mantener su consumo actual, pero Alemania estaría obligada a reducirlo en un 29%.

Foto: El gaseoducto Nord Stream I. (Reuters)

De momento, ni el Gobierno ruso ni la empresa estatal Gazprom han dado indicación alguna de que el gasoducto se vaya a cortar a partir del día 21, cuando la excusa de las labores de mantenimiento ya no servirá. Sin embargo, la reducción de los suministros durante las últimas semanas, unida a los ceses del flujo a través de otras infraestructuras —principalmente el Yamal-Europa—, justifican el miedo a que los rusos decidan cortar el grifo. Durante las últimas semanas, el Kremlin ha aumentado sus envíos a China, lo que alimenta la sospecha de un giro de su política energética que anticiparía el abandono del mercado europeo.

Un cese de los envíos de gas a través del Nord Stream tendría unas consecuencias catastróficas para las economías del Viejo Continente. Este mismo martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha estimado que los países del centro y del este del continente podrían perder hasta un 6% de su PIB si Rusia deja de mandar gas a Europa. Sin embargo, la disparidad entre naciones es muy notable: Italia retrocedería un 6% y Alemania, un 3%, frente al 1% de España o Francia.

A menos de 48 horas para saber cuál es la decisión del Kremlin, la principal hipótesis de trabajo de la Comisión Europa es que el suministro de gas ruso a través del Nord Stream seguirá cortado. Bruselas da por perdido el principal conducto de abastecimiento a la Unión, al menos de momento, y ya se prepara para lo peor: "No esperamos que vuelva".

Bruselas Vladimir Putin Energía Gas natural
El redactor recomienda