Es noticia
Menú
Lo que se juegan las empresas españolas en Rusia, un país ya afectado por las sanciones
  1. Economía
Destaca la presencia de Inditex

Lo que se juegan las empresas españolas en Rusia, un país ya afectado por las sanciones

Desde que en el año 2013 las relaciones comerciales entre los dos países ‘tocaron techo’, han experimentado un continuo repliegue en un contexto de sanciones tras la anexión de Crimea

Foto: La Plaza Roja de Moscú. (EFE/Ignacio Ortega)
La Plaza Roja de Moscú. (EFE/Ignacio Ortega)

Las relaciones comerciales de los países occidentales con Rusia cambiaron bruscamente en la noche del lunes cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció la independencia de las regiones separatistas del este de Ucrania. En España, unas 10.000 empresas miran con preocupación la sucesión de los acontecimientos. Son las que tienen relaciones comerciales de importación o exportación con Rusia y, por tanto, intereses económicos en las relaciones de los dos bloques, el europeo y el ruso.

Sin embargo, las relaciones comerciales entre los dos países se han reducido notablemente desde 2014, cuando Rusia ocupó militarmente la península de Crimea. En ese año, la Unión Europea estableció ya importantes sanciones económicas y comerciales a Rusia que se han prorrogado sucesivamente, dado que Rusia ha mantenido la presencia militar en el territorio.

Foto: La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. (Reuters/Pool/John Thys)

Estas sanciones han alejado las relaciones comerciales de España con Rusia, hasta el punto de que hoy el riesgo que supone el nuevo conflicto es limitado y está centrado en unos pocos sectores. Para España, el mayor riesgo es casi indirecto, por el impacto que pueda tener sobre los precios del gas y el petróleo, dada la dependencia energética que tiene el país del exterior.

Desde el año 2013, cuando las relaciones comerciales entre los dos países marcaron máximos históricos, las exportaciones se han reducido un 21% y las importaciones, un 26%, en precios corrientes. En concreto, en el año 2021 las exportaciones de España a Rusia fueron de 2.200 millones de euros y las importaciones, de algo más de 6.000 millones. Las importaciones sí que crecieron de forma notable en 2021, pero fue como consecuencia de la escalada de los precios de la energía, que hizo que el mismo volumen comerciado fuese mucho más caro.

Estos datos dejan dos conclusiones iniciales. La primera, que España tiene un gran déficit comercial con Rusia, de modo que en una escalada de sanciones tiene poco que perder en términos bilaterales. De hecho, Rusia no entra entre los 10 principales socios comerciales de España. Un ejercicio clarificador es comparar las exportaciones a Rusia con las de otros países. Entre los años 2017 y 2021, fueron de 10.000 millones de euros, un poco más que a Corea del Sur y menos de lo vendido a países como Rumanía, Suecia o Brasil.

La segunda es que las importaciones que hace son básicamente productos energéticos, que copan casi un 80% del total de importaciones de los últimos cinco años. Esto significa que sin estos productos energéticos, España tendría que buscar un suministro alternativo, generando presiones de precios en el resto de productores. De hecho, en el caso de que Rusia decida cerrar el grifo del gas, no solo España tendría que acudir al mercado internacional a buscar estos productos, también el resto de la Unión Europea.

Foto: Un pozo de extracción en Texas. (Reuters/(Nick Oxford)

Los dos sectores que más bienes exportan a Rusia son el textil y el químico, dos actividades que han ido en auge en los últimos años. Sin embargo, a pesar de ser los más importantes, las exportaciones de cada uno de ellos ‘apenas’ superan los 350 millones de euros. En el caso del sector textil, destaca la presencia de la gran multinacional española Inditex, que tiene relevantes intereses comerciales en el país.

La matriz de Zara entró en Rusia en 2003, consolidando su presencia en Europa del Este en la segunda mitad de aquella década. Por ejemplo, el gigante fundado por Amancio Ortega aterrizó en Ucrania en 2008. Ya en 2010, el consejero delegado del grupo, Pablo Isla, destacaba la posición de Rusia y Europa del Este como eje central de su crecimiento en aperturas de tiendas. Con todo, en los últimos años la expansión geográfica ha quedado en un segundo plano para dar paso a nuevas estrategias de crecimiento, como la integración digital.

Es en el apartado fiscal del último 'Estado de información no financiera' donde Inditex revela el peso de sus distintos negocios sobre el beneficio total de la empresa. En 2020, Rusia registró un resultado antes de impuestos de 86 millones de euros (el 6% del beneficio antes de impuestos consolidado), mientras que Ucrania se situó en los 39 millones (el 2,6%). Una cifra que tiene que ser analizada teniendo en cuenta el efecto distorsionador de la pandemia, cuando gran parte de las tiendas en el mundo estuvieron cerradas durante los periodos de confinamiento duro. En 2019, Rusia había arrojado un beneficio de 229 millones (el 4,9% del total) y Ucrania unos 54 millones (el 1,2%).

Foto: Soldados ucranianos manejan un dron en Lugansk, Ucrania, en una imagen de archivo

Por tiendas, estas dos naciones de Europa del Este también son un mercado relevante. Según las cuentas de 2020, Inditex cuenta con 521 locales en Rusia (un 7,7% del total) a la vez que en Ucrania tiene 72 (un 1%). La proporción de trabajadores es similar: de las 114.166 personas que trabajan en el mundo para Inditex, un 8% está en Rusia y un 1% se encuentra en Ucrania.

Los dos grandes sectores exportadores de España, alimentación y automóvil, han recortado en los últimos años su presencia en Rusia en el marco de las sanciones entre los dos países. Esto ha provocado que su importancia se haya reducido bruscamente en los últimos años. En los últimos cinco años, las ventas de vehículos a Rusia han sido levemente superiores a los 91 millones de euros anuales, muy lejos de los más de 600 millones que exportaba el sector a Rusia hace una década.

Lo mismo ocurre con las frutas y verduras. Hace una década las exportaciones superaban los 300 millones de euros, pero en el último lustro las ventas anuales han sido inferiores a 80 millones. Esto significa que las sanciones que puede imponer Rusia a las actividades exportadoras más relevantes de España son limitadas.

Las relaciones comerciales de los países occidentales con Rusia cambiaron bruscamente en la noche del lunes cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció la independencia de las regiones separatistas del este de Ucrania. En España, unas 10.000 empresas miran con preocupación la sucesión de los acontecimientos. Son las que tienen relaciones comerciales de importación o exportación con Rusia y, por tanto, intereses económicos en las relaciones de los dos bloques, el europeo y el ruso.

Conflicto de Ucrania
El redactor recomienda