Es noticia
Menú
El 'agujero negro' de los autónomos con Hacienda complica la reforma de Escrivá
  1. Economía
Hay un gran vacío de información

El 'agujero negro' de los autónomos con Hacienda complica la reforma de Escrivá

Las dificultades para saber cuáles son los ingresos reales de los autónomos complican una reforma que precisamente busca que los autónomos coticen por sus ingresos reales

Foto: El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. (EFE/Emilio Naranjo)
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Una vez culminada la reforma laboral, el Gobierno afronta en las próximas semanas otra negociación muy complicada: el nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social de los autónomos (RETA). El objetivo es que contribuyan en función de sus ingresos reales, como hacen los trabajadores asalariados, para evitar que la gran mayoría aporte apenas los 294 euros de la cuota mínima actual. Las dificultades políticas serán máximas, ya que la propuesta del ministerio tiene a Unidas Podemos en contra y también a la CEOE.

Además de estos problemas políticos, también hay grandes problemas técnicos que complican la viabilidad del futuro sistema. Una vez más, estos obstáculos son consecuencia de la escasa información que posee el Ministerio de Hacienda de una buena parte del colectivo de trabajadores por cuenta propia. Para la Seguridad Social está siendo muy complicado conocer los ingresos reales de los autónomos, una situación paradójica, ya que el objetivo es que coticen precisamente en proporción a sus ingresos reales.

Foto: Pedro Sánchez conversa con Yolanda Díaz en el Congreso. (Reuters/Juan Medina)

Dentro del RETA hay una gran variedad de trabajadores por cuenta propia, desde los societarios que tienen una empresa hasta los colaboradores, que son los cónyuges de los autónomos titulares de la actividad, pasando por el ‘veterano’ sistema de módulos. La información tributaria que tiene el Ministerio de Hacienda de la mayor parte de los autónomos es exhaustiva, pero hay un porcentaje, no inferior al medio millón de personas, de los cuales la información es incompleta. ¿Cómo determinar en esos casos los ingresos reales? Esta es una de las grandes preguntas que tiene que determinar el Gobierno en esta negociación.

Lorenzo Amor, presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE, afirma que “el ministerio propone cotización por ingresos reales, pero no tiene esta información, lo que plantea es una cotización por rendimientos netos, que es una doble tributación. Hoy no hay información para crear un sistema justo”. Para Eduardo Abad, secretario general de UPTA, “el problema es minoritario y está perfectamente acotado”, por lo que no debería ser una excusa para implantar un sistema de cotización por ingresos reales.

Foto: El ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá. (EFE/Javier Etxezarreta)

El Ministerio de la Seguridad Social ha recorrido todo este camino de la mano del Ministerio de Hacienda, en algunos casos incluso tirando de este, explican fuentes del Gobierno. Sin embargo, el problema es que en muchos casos no hay información tributaria disponible. Es posible, por tanto, que el nuevo RETA no esté completo hasta que no se actualicen las fuentes de información fiscal de una buena parte de los autónomos. Esto es, que se subsane un ‘agujero negro’ que lleva décadas arrastrándose.

Un ejemplo que preocupa en una parte del Gobierno es el sistema de módulos o de estimación objetiva, por el cual el Ministerio de Hacienda fija el importe de su tributación anual del IRPF en función de una serie de parámetros que no son los ingresos reales de la actividad. Suponen, por tanto, un régimen fiscal muy rentable para los autónomos con beneficios elevados. De hecho, el propio Ministerio de Hacienda ha detectado que se trata de un foco de "fraude y blanqueo". En este sistema tributan algo menos de medio millón de trabajadores de los que la Agencia Tributaria no tiene sus ingresos reales, de modo que el establecimiento de la cotización debería depender igualmente de esa cuantía fijada discrecionalmente por el Ministerio de Hacienda. Eso significa que contarían con una doble ventaja, tributaria y de cotización, gracias a este sistema.

"El ministerio propone cotizar por ingresos reales, pero no tiene esa información"

La Seguridad Social también se ha encontrado con otro grupo de autónomos en que hay un gran ‘agujero negro’ de información tributaria: los autónomos colaboradores. Se trata de los cónyuges o familiares directos de los autónomos titulares de una explotación que declaran rendimientos netos cero, ya que toda la tributación recae sobre el titular. En este sistema hay unos 200.000 autónomos, una cifra también relevante.

Estos trabajadores van, en la mayor parte de los casos, a la cotización mínima independientemente de cuáles sean sus ingresos reales. Con el nuevo sistema, podrían tener también bonificadas las cuotas a la Seguridad Social, al tener unos rendimientos tan bajos, de modo que incluso se reduciría su aportación y, tras la jubilación, necesitarían más complementos a mínimos para completar su pensión.

Foto: Reunión del Ministerio de la Seguridad Social con los autónomos. (Seguridad Social)

En los autónomos societarios, el Ministerio de Hacienda también se ha encontrado con dificultades. En primer lugar, porque la tributación no la hacen como persona física, sino jurídica, de modo que los ingresos reales de su actividad no están a su nombre, sino al de la sociedad. Esto hace que algo más de un millón de autónomos societarios declare rendimientos cero. La Agencia Tributaria tendría que hacer el trabajo de determinar la sociedad de cada autónomo para encontrar cuáles son sus rendimientos. Y en caso de ser una sociedad con varios accionistas, determinar qué parte le corresponde a cada uno.

Además, en este grupo hay una parte de estos autónomos societarios con nómina de su empresa que no están obligados a hacer la declaración porque no llegan al mínimo. Esto son unos 200.000 trabajadores de los que Hacienda tampoco tiene información sobre sus ingresos reales.

Foto: Foto: Reuters/Albert Gea.

También hay un grupo de autónomos sin rendimientos que cotizan a la Seguridad Social y que están cerca de la edad de jubilación. Son antiguos cotizantes que ya no están trabajando, pero que siguen apuntados al RETA para mejorar su pensión cuando se jubilen. En muchos casos son cotizantes con una elevada aportación mensual, lo que tradicionalmente se ha conocido como ‘comprar la pensión’. En esta situación se encuentran también unos 200.000 trabajadores. ¿Podrán contar con una bonificación en su cotización por sus bajos rendimientos aunque estén comprando su pensión?

En suma, se trata de, al menos, un millón de autónomos sobre los que la Agencia Tributaria tiene una información parcial o incluso nula. Esta reforma del RETA podría servir como palanca para que la Agencia Tributaria aumentara la información requerida a estos autónomos con el objetivo de conocer cuál es su situación y combatir el fraude.

Las propuestas

Ante esta situación, ATA y la CEOE van a proponer al Ministerio de Seguridad Social un sistema transitorio en la reforma del RETA encaminado a subir las bases mínimas del Régimen de Autónomos hasta igualarlas a las del Régimen General. Actualmente, la base mínima del RETA está en 960 euros al mes y la del Régimen General subirá a 1.167 euros con el alza del SMI. Esto supondría un incremento de la base mínima del 21,5% para los autónomos e impactaría en la mayor parte de ellos, que eligen cotizar actualmente por el nivel más bajo posible. En paralelo, propondrán una bonificación para quienes tengan unos ingresos inferiores al SMI.

Foto: Panorámica de Madrid. (iStock)

Para los autónomos societarios, planteará que la cotización a la Seguridad Social sea contemplada como un gasto deducible en términos tributarios, de modo que sirva para minorar su tributación a Hacienda. En su opinión, esto supondría un incentivo para que los autónomos societarios aumenten voluntariamente su aportación a la Seguridad Social y mejorar así su pensión futura. Por último, pedirá 'destopar' la cotización de los mayores de 47 años, una medida que se introdujo para evitar la ‘compra de la pensión’ y que para ATA es una medida ineficaz porque reduce la recaudación actual de la Seguridad Social cuando hace falta elevarla.

UPTA reclama a las asociaciones de autónomos y al propio Gobierno que no demore mucho más las conversaciones y apruebe los nuevos tramos del RETA. En su opinión, es imprescindible reducir las aportaciones de los trabajadores con menores ingresos ya desde el 1 de enero de 2023. “El que no quiera un sistema más justo, en el que los autónomos contribuyan en función de lo que ganan, que lo explique públicamente”, lamenta Abad en clara referencia a los obstáculos que está teniendo la mesa de negociación por parte de la CEOE y ATA.

Estas dificultades suponen un gran obstáculo para el ministro José Luis Escrivá, que tiene que sacar adelante esta reforma con rapidez porque está comprometida con la Comisión Europea para desbloquear un nuevo tramo de los fondos europeos. Sin embargo, la subida de cotizaciones para los autónomos que ganen más de 1.125 euros, la propuesta actual del ministerio, no convence a las asociaciones de autónomos y tampoco a Unidas Podemos.

Una vez culminada la reforma laboral, el Gobierno afronta en las próximas semanas otra negociación muy complicada: el nuevo sistema de cotización a la Seguridad Social de los autónomos (RETA). El objetivo es que contribuyan en función de sus ingresos reales, como hacen los trabajadores asalariados, para evitar que la gran mayoría aporte apenas los 294 euros de la cuota mínima actual. Las dificultades políticas serán máximas, ya que la propuesta del ministerio tiene a Unidas Podemos en contra y también a la CEOE.

Seguridad Social Ministerio de Hacienda
El redactor recomienda