Autónomo rico, autónomo pobre: empieza la batalla para reformar las cotizaciones
  1. Economía
El futuro RETA

Autónomo rico, autónomo pobre: empieza la batalla para reformar las cotizaciones

El Gobierno aborda una ambiciosa reforma para que los autónomos coticen por sus ingresos reales: un millón reducirán su contribución y 700.000 tendrán que aumentarla

Foto: Reunión del Ministerio de la Seguridad Social con los autónomos. (Seguridad Social)
Reunión del Ministerio de la Seguridad Social con los autónomos. (Seguridad Social)

El Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), esto es, el sistema de cotización social de los autónomos, se ha convertido en uno de los grandes agujeros de la Seguridad Social. Se trata de un régimen que permite a los trabajadores realizar una cotización totalmente descorrelacionada de sus ingresos y que, por extensión, paga unas pensiones públicas muy bajas. La base media de cotización del RETA es un 38% inferior a la del Régimen General, cifra que no responde a las diferencias de ingresos entre los dos tipos de trabajadores, sino a que en el RETA la libertad para elegir base de cotización hace que muchos autónomos opten por la aportación mínima.

El Ministerio de Seguridad Social quiere que los autónomos coticen por sus ingresos reales. Para ello, se apoya en la recomendación cuarta del Pacto de Toledo, que no deja lugar a dudas: “Deben promoverse, de manera gradual, las medidas necesarias para aproximar las bases de cotización de los trabajadores autónomos a los ingresos percibidos por los mismos”. Sin embargo, la misión no es sencilla, ya que no se conocen los ingresos reales del colectivo (solo los declarados) y en algunos casos, ni siquiera esos.

Foto: La directora del FMI, Kristalina Georgieva, en un acto en Washington. (EFE)

El ministro, José Luis Escrivá, trasladó a las asociaciones de autónomos su propuesta inicial el miércoles y que se apoya sobre la base de las declaraciones a Hacienda. Con estos datos disponibles, sería posible que una gran parte de los autónomos empezaran a cotizar por sus ingresos reales. El documento contempla la posibilidad de mantener la voluntariedad en la cotización inicial que quiere realizar cada autónomo, pero a final de año tendrá que liquidar su aportación adaptándola a sus ingresos declarados. Y, en ese caso, el resultado de la liquidación podría ser a pagar, o a devolver, como ocurre con el IRPF.

El nuevo sistema de cotización por ingresos declarados dejará ganadores y perdedores, lo que anticipa una dura batalla durante las negociaciones del ministerio con las asociaciones de autónomos. Aquellos cuyos ingresos netos anuales superen los 25.000 euros probablemente verán incrementada su contribución a la Seguridad Social, ya que el grueso de ellos cotizan por la base mínima. Según las estimaciones del ministerio, serían unos 700.000 autónomos. Por el contrario, los que no lleguen al salario mínimo interprofesional (SMI), verán rebajada su aportación, lo que beneficiaría a más de un millón de autónomos.

Los autónomos cuyos ingresos netos anuales superen los 25.000 euros probablemente verán incrementada su cotización a la Seguridad Social

La propuesta ha generado ya una acogida radicalmente opuesta entre las diferentes asociaciones de autónomos. UPTA, asociación próxima a UGT, ha celebrado la sensibilidad del ministro Escrivá para hacer el sistema más justo. Por el contrario, ATA, integrada en la CEOE, ha criticado la subida de cotizaciones en un momento en el que la economía está agonizando.

Para evitar este punto, el ministerio pretende que el nuevo sistema de cotizaciones entre en vigor a partir del año 2022, de modo que no se tocarán los tipos ni las bases durante el próximo año, en el que todavía se sentirá con fuerza el golpe de la crisis. Así, tendrá tiempo para negociar el nuevo RETA con los autónomos y con los agentes sociales. Porque no solo variarán las bases de cotización, también será necesario determinar cómo afecta esto al cálculo de la pensión. Está claro que los autónomos que coticen más tendrán una prestación mayor, pero ¿qué pasa con aquellos que no lleguen al SMI y bajen su base de cotización?

Foto: Imagen: Irene de Pablo. Opinión

“Estamos plenamente satisfechos”, explica Eduardo Abad, presidente de UPTA, “nos parece una propuesta mucho más justa que el sistema actual (...) dejará una mejora de cotización a los autónomos menos afortunados que no llegan al SMI”. Una reacción opuesta a la de Lorenzo Amor, presidente de ATA: “No apoyamos un sistema como este, no es un sistema justo. Seguimos apostando por que los autónomos puedan seguir adecuando su cotización voluntaria a sus ingresos”.

[Autónomos: Sánchez va a por vosotros]

ATA lamenta que con esta propuesta hay un elevado número de autónomos que se queda fuera, ya que ni Hacienda ni la Seguridad Social conocen cuáles son sus ingresos reales. En ese caso, se generaría un desequilibrio en función del tipo de contribución que tenga cada trabajador. Amor pone dos ejemplos: los autónomos que tributan por módulos (tributación objetiva) en función de la orden ministerial de cada año y los autónomos societarios que tributan a través del impuesto sobre sociedades.

Seguimos apostando por que los autónomos puedan seguir adecuando su cotización voluntaria a sus ingresos

“El sistema va a penalizar a los autónomos persona física en estimación directa que declaran sus ingresos y favorecer al resto de sistemas de tributación”, alerta Amor, “lo que puede provocar que haya huida de los autónomos de estimación directa hacia otros sistemas de tributación: impuesto de sociedades o módulos”.

La propuesta puede afinarse más y es lo que pretende lograr el Ministerio de Seguridad Social durante las negociaciones. El objetivo es lograr un sistema que consiga integrar al mayor número de trabajadores y que consiga el respaldo de todas las asociaciones, para que así tenga mayor aceptación social. Sin embargo, para ATA será difícil aceptar una reforma que sube las cotizaciones sociales a 700.000 autónomos. Y en algunos casos, con una subida más que significativa. Por el contrario, para UPTA y Uatae, esta reforma es urgente, ya que permitirá aliviar la carga que soporta una buena parte de sus socios. Empieza la batalla.

Autónomos Seguridad Social Cotizaciones José Luis Escrivá Pensiones Pacto de Toledo Impuestos
El redactor recomienda