La crisis entre Argelia y Marruecos dispara el coste de traer gas a España a más del doble
  1. Economía
Intensifica el golpe a la inflación

La crisis entre Argelia y Marruecos dispara el coste de traer gas a España a más del doble

El inminente corte del gasoducto del Magreb obliga a España a suplir el suministro de esa infraestructura por barco: transporte un 150% más caro y con un coste de cerca de 300 M

Foto: Imagen de archivo de un buque metanero. (Reuters)
Imagen de archivo de un buque metanero. (Reuters)

La crisis diplomática entre Argelia y Marruecos provocará un coste añadido a la elevada factura energética que paga España en un momento especialmente crítico, dados los precios históricos de la luz y el gas, que han disparado la inflación y están amenazando la recuperación económica poscovid.

La ruptura de relaciones entre las dos potencias del norte de África por el Sáhara Occidental traerá aparejado a partir de noviembre el cierre del gasoducto Magreb-Europa, la infraestructura de transporte gasista que une Argelia con España pasando por Marruecos.

Con este panorama, España ya no podrá contar este invierno con los 4,5 BCM de gas que llegaban por dicho tubo, por lo que tendrá que suplir esa carencia aprovisionándose con buques metaneros de gas natural licuado (GNL).

placeholder Gasoducto submarino en Argelia. (Medgaz)
Gasoducto submarino en Argelia. (Medgaz)

Fuentes del sector explican que eso ya supone un significativo encarecimiento de costes solo en transporte, sin contar el precio récord que está registrando el gas en los mercados internacionales. Mientras bombear un BCM (unidad utilizada en el sector) por el gasoducto cuesta alrededor de 48-50 millones de dólares, suministrar esa misma cantidad fletando barcos supone unos 118-120 millones de euros. Más del doble.

Esto supone inflar los costes de transporte para aprovisionamiento un 150%. Es decir, que si los 4,5 BCM que llegaban por tubería ahora vienen por barco, España afronta un coste extra de más de 300 millones de euros solo por mover el gas.

Esto se debe a que para transportar gas natural por barco, primero hay que licuefactarlo en origen. Es decir, llevarlo a estado líquido para que pueda estar más comprimido y optimizar la capacidad de los buques. Tras el transporte marítimo, al llegar a España, de nuevo hay que llevar el GNL a una planta regasificadora, que posteriormente podrá verter ese gas a la red. Todo este proceso es innecesario cuando se utiliza el gasoducto, que opera desde 1996, ya que inyecta el gas a la red en estado gaseoso de origen a destino, pero las vicisitudes geopolíticas hacen que el tubo que viene de Marruecos vaya a quedar sin uso.

Foto: El ministro de Exteriores, José Manuel Albares. (EFE)

La falta de suministro por el gasoducto del Magreb ha hecho saltar las alarmas en el Gobierno español, consciente de la escasez de gas actual que está disparando los costes energéticos. Por eso, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, junto con altos representantes de Naturgy y Enagás y otros miembros del Gobierno de menor rango, se desplazó la pasada semana a Argelia para asegurar el suministro de gas, materia prima cuyo precio está tensionando la economía de toda la Unión Europea.

Albares transmitió tras las reuniones al más alto nivel que Argelia se había comprometido a suplir la falta de llegada de gas a través del gasoducto de Marruecos por barco si fuera necesario. El gasoducto del Magreb tiene una capacidad de 13,5 BCM, pero actualmente opera a la mitad de su capacidad. Además, 1,5 BCM son de contratos de Galp que van a Portugal. Por otro lado, el gasoducto Medgaz, el otro tubo que une España directamente con Argelia a través del Mediterráneo, tiene previsto ampliar su capacidad de 8 BCM a 10 BCM. La ampliación pactada entre Naturgy y Sonatrach, la gasista estatal argelina, puede aliviar una parte, pero seguiría faltando gas, que tendrá que llegar por barco.

Problema económico de primer orden

La escasez de gas a nivel mundial se ha convertido en la principal amenaza para la economía de Europa. La fuerte demanda de Asia, sobre todo China, está esquilmando las reservas y Europa se adentra en el invierno en mínimos. El gas, además, es el subyacente que está disparando el precio de la electricidad, por lo que sus altos precios tienen un efecto nocivo generalizado sobre toda la economía.

placeholder Precios de la luz para este jueves.
Precios de la luz para este jueves.

No en vano, el último dato de IPC en España ya alcanzó el 4%, máximo desde la anterior crisis hace una década, y está motivado fundamentalmente por los costes energéticos récord. Este jueves, el mercado mayorista de la luz alcanza un nuevo techo histórico: más de 288 euros el MWh. También los grandes países de Europa están en cotas nunca antes vistas. La clave del alza es la subida del gas. La situación ha llegado a tal punto que Endesa está aprovisionándose de carbón en su planta de As Pontes en Galicia.

Sin embargo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, desinfló parcialmente la burbuja este miércoles diciendo que Gazprom contribuirá a estabilizar los precios en Europa. Parte del plan es bombear por el gasoducto Nord Stream, que llega a Alemania sin pasar por Ucrania. Una nueva fuente de suministro que aliviará la situación al tiempo que se cierra el gasoducto marroquí.

La crisis diplomática entre Argelia y Marruecos provocará un coste añadido a la elevada factura energética que paga España en un momento especialmente crítico, dados los precios históricos de la luz y el gas, que han disparado la inflación y están amenazando la recuperación económica poscovid.

Argelia Inflación Transporte Recuperación económica Gas natural Naturgy IPC Enagás Medgaz Unión Europea Mediterráneo
El redactor recomienda