España fue el segundo país del mundo donde más creció la deuda en 2020
  1. Economía
INFORME DE LOS BANQUEROS PRIVADOS

España fue el segundo país del mundo donde más creció la deuda en 2020

La bola de nieve de la deuda, pública y privada, continúa creciendo. Pero no de una forma homogénea. Y España se sitúa, tras Francia, a la cabeza del planeta

placeholder Foto: La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño. (EFE)

El imparable aumento de la deuda en el mundo —pública y privada— no es noticia. Lo relevante, sin embargo, es su aceleración a consecuencia de la pandemia económica. Hasta el punto de que el endeudamiento del planeta se sitúa ya en una cifra récord equivalente a 281 billones de dólares (unos 234,2 billones de euros).

Tan solo la deuda pública creció en 24 billones de dólares en el último año, lo que supone una cuarta parte de lo que aumentó el endeudamiento de los Estados en la última década. Esto da idea de la velocidad que ha tomado. En relación con el PIB, alcanza el 355%, lo que supone un aumento de 35 puntos. Es decir, más del triple de lo que se incrementó durante la última crisis económica (2008-09).

Foto: La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. (EFE)

Los datos proceden del informe anual del Instituto de Finanzas Internacional (IIF, por sus siglas en inglés), que representa a bancos privados de todo el mundo, y que sitúa España como el segundo país del planeta (de los 61 incluidos de forma detallada) en que más ha crecido el endeudamiento, fundamentalmente por el aumento de los pasivos del Estado. Este miércoles se conoció, precisamente, que la deuda pública creció en 122.439 millones de euros en 2020, hasta el 117% del PIB. Solo en Francia el incremento fue mayor. A continuación, se sitúan Grecia, Reino Unido y Bélgica.

La deuda pública ya representa el 105% del PIB mundial: la mitad del crecimiento tiene que ver con los Estados

La aceleración de la deuda tiene que ver, sobre todo, con el comportamiento del sector público debido a las medidas que ha tenido que desplegar para combatir los efectos económicos de la pandemia. La deuda pública, de hecho, ya representa el 105% del PIB mundial, lo que significa que la mitad del crecimiento observado en 2020, incluyendo los hogares y el sector financiero, tiene que ver con los Estados.

Lo significativo es, igualmente, que en 2021, todavía a la espera de los efectos de la vacunación sobre las restricciones de movilidad, el endeudamiento seguirá creciendo de forma intensa. Por encima de la media histórica. Los banqueros privados mundiales, en concreto, estiman que los gobiernos tendrán que endeudarse en otros 10 billones de dólares para paliar las necesidades de familias y empresas ante la persistencia de la pandemia.

Más deuda, más barata

Esta estrategia de endeudamiento ha sido avalada por el propio Fondo Monetario Internacional (FMI), que en su último Monitor Fiscal ha insistido en que los gobiernos deben mantener sus políticas fiscales ultraexpansivas. Entre otras razones, porque las políticas monetarias de los bancos centrales han hundido los costes medios de financiación hasta el 2% del PIB, la mitad que hace pocos años. Es decir, aunque crezca la deuda, se pagan menos intereses.

Los Estados no han sido los únicos que se han tenido que endeudar de forma relevante, también lo ha hecho el sector privado. Según el IIF, la deuda de los hogares y las empresas no financieras alcanzó el 165% del PIB en 2020. Es decir, 40 puntos porcentuales más que un año antes.

Foto: Foto: Reuters.

Esto se debe a que la mayoría de los Estados, en particular aquellos con menor margen fiscal, han optado por avales, moratorias o programas de garantía de préstamos en lugar de ayudas directas, como en el caso del Gobierno de España. El problema, como sostienen los banqueros privados, es que la dependencia sostenida de esas ayudas puede provocar riesgos sistémicos en el sistema financiero, debido a que muchas empresas no tienen ya un problema de liquidez, sino de solvencia. Lo que se teme, en una palabra, es un aumento intenso de la morosidad.

Empresas al borde del abismo

Precisamente, un estudio presentado este jueves por Óscar Arce, director general de Estadística del Banco de España, recuerda que antes de la crisis los colchones de liquidez de las empresas españolas eran insuficientes para cubrir sus necesidades debido a la magnitud del impacto sobre su cuenta de resultados. En particular, en el caso de las pymes. Según sus estimaciones, algo más del 20% de las empresas serían vulnerables con relación a la ratio de deuda neta sobre su activo, mientras que casi el 40% de las pymes lo serían respecto de sus resultados. Igualmente, el porcentaje de empresas insolventes superaría el 30% en hostelería, ocio y empresas de vehículos.

A la hora de analizar este fenómeno, el documento de los banqueros privados recurre a la vieja expresión de ‘zombificación’ de la economía, que se produce cuando los estímulos fiscales y monetarios ocultan que una empresa ha dejado de ser viable.

Foto: Foto: iStock.

Aunque el informe pasa por encima de situaciones concretas por países, sí revela una de las grandes cuestiones para el análisis económico global, y tiene que ver con el endeudamiento de China y, en particular, de sus empresas. Y lo que se refleja es que la deuda de las empresas chinas no financieras representa nada menos que el 164,7% del PIB del gigante asiático, es decir, muy por encima del 100% en el conjunto del planeta o del 117% en el caso de la eurozona.

La deuda del Estado, por el contrario, es sustancialmente menor, un 65%, frente al 120% de la zona euro. El caso de China es especialmente significativo, debido a que en 2020 ha sido entre los países emergentes donde más ha crecido la deuda, tanto pública como privada, con relación al PIB. En total, 34,4 puntos porcentuales del PIB, ligeramente por debajo de los 39,3 puntos de la eurozona.

El imparable aumento de la deuda en el mundo —pública y privada— no es noticia. Lo relevante, sin embargo, es su aceleración a consecuencia de la pandemia económica. Hasta el punto de que el endeudamiento del planeta se sitúa ya en una cifra récord equivalente a 281 billones de dólares (unos 234,2 billones de euros).

PIB Banco de España Pandemia Crisis Sector Financiero Hogares Sector público Países emergentes
El redactor recomienda