LA NUEVA NORMALIDAD

El Eurogrupo baraja la vuelta de la disciplina fiscal en 2022

Fuentes europeas apuntan a 2022 como el momento del posible regreso de la disciplina fiscal en Europa, algo que “probablemente marque la política económica de los próximos años”, según Gentiloni

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

A medida que las sociedades y economías europeas van abandonando la excepcionalidad del covid-19 y entran en la nueva normalidad, hay una pregunta que se extiende por Bruselas: ¿cuándo comenzará la nueva normalidad para las reglas de disciplina fiscal europeas? ¿Cuándo volverá Bruselas a controlar exigentemente los desequilibrios fiscales de los Estados miembros?

En una señal de la seriedad de la recesión que se afrontaba, la Comisión Europea suspendió las reglas de disciplina fiscal al comienzo de la pandemia activando la “cláusula general de escape”, que permite mantenerlas en hibernación mientras la Unión Europea atraviese por turbulencias serias. Eso da a los Estados miembros manga ancha para superar el límite del 3% de déficit y que la deuda pública supere el 60% del PIB, algo que, por otro lado, ya pasaba en la mayoría de países. Pero desde que se procedió a suspenderlas, surgió la pregunta: ¿cómo y cuándo van a volver?

El debate ya ha comenzado, aunque todavía con cierta timidez. La bazuca fiscal alemana todavía humea mientras los déficits de toda Europa se disparan, así que todavía es pronto para que el debate sea abierto. Sin embargo, una alta fuente europea explica que los ministros de Finanzas de la zona euro abordarán el asunto durante el Eurogrupo que se celebra esta semana.

“No creo que nadie piense que 2021 sea el momento correcto” para “endurecer” la disciplina fiscal, asegura la fuente, que señala que hay un gran consenso en que el año en que se reactive el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) será 2022. Pero todo dependerá de si hay una vacuna, se esquiva una segunda ola y hay “una vuelta a la normalidad”. “Si la situación sanitaria no está resuelta en 2022, eso afectará a la postura fiscal”, explica, por lo que es “demasiado pronto” para aventurarse a concretar una fecha en que la política fiscal vuelva a la normalidad.

Este mismo martes, cuando la Comisión Europea ha empeorado sus previsiones sobre el hundimiento de la economía en 2020, situando la caída española ya en el 10,9%, solo por detrás de la italiana, el comisario de Economía, Paolo Gentiloni, ha explicado que habrá “una discusión muy importante” después del verano respecto a la reactivación del pacto.

Una alta fuente europea explica que los ministros de Finanzas de la zona euro abordarán el asunto durante el Eurogrupo que se celebra esta semana

Gentiloni no quiere hablar de fechas. La Junta Fiscal Europea, un organismo consultivo, ha señalado que debería tenerse en cuenta el dato de crecimiento de 2021 para decidir la reactivación o no de las normas de disciplina fiscal. El momento de su puesta en marcha es clave porque, como ha explicado en una rueda de prensa, el objetivo principal de Bruselas ahora mismo es “evitar una doble recesión”.

Y es que ese es el peor escenario que hay ahora mismo sobre la mesa: en ausencia de una coordinación europea, hay una respuesta nacional a la crisis, que depende del espacio fiscal de cada Estado miembro. Eso no solo provoca “serias divergencias”, como ha alertado este martes el comisario de Economía, sino que si se reactivan demasiado pronto las reglas de disciplina fiscal y los Estados miembros se ven sometidos bajo una enorme presión a realizar fuertes y bruscos ajustes, se puede volver al escenario creado de la anterior crisis.

¿Una nueva normalidad?

La cuestión no es únicamente cuándo se produce la reactivación del pacto, sino cómo se reactiva. Así como la economía y la sociedad están volviendo a la normalidad con cambios, lo mismo debería ocurrir con las normas fiscales. O al menos eso defienden muchas voces en Bruselas, para evitar, precisamente, la temida “doble recesión”.

Con los países disparando sus déficits por la flexibilización permitida por la Comisión Europea, parece difícil imaginar un escenario en el que el Ejecutivo comunitario reactive las reglas y todo vuelva a la vida anterior a la crisis. Volver con las mismas reglas en un escenario radicalmente distinto llevaría a ajustes traumáticos y choques entre las capitales y Bruselas. Para algunos países, será imposible cumplir con el pacto inmediatamente después de su reactivación, y los técnicos comunitarios consideran que habría que tener en cuenta el punto de partida de cada capital tras la puesta en marcha del PEC.

Hay países que consideran precisamente que hay que volver cuanto antes a la disciplina fiscal, y que se oponen a una revisión general del pacto. Y este asunto va a ser clave en el Eurogrupo durante los próximos meses. Gentiloni ha señalado este martes que este debate “probablemente marque la política económica durante los próximos años”.

Mário Centeno, que todavía es presidente del Eurogrupo, ha alertado sobre el riesgo de volver a las normas de disciplina fiscal “ciegamente”, algo que podría generar una nueva recesión. "Lo importante en el frente fiscal para Europa en los próximos meses y años es la forma en que diseñamos el proceso de retorno a la aplicación de las reglas fiscales de una manera que evite provocar una recesión", ha asegurado en una entrevista para el 'Financial Times'.

No todas las voces van en la misma dirección. Ni siquiera dentro de la Comisión Europea, donde hay un ala fiscalmente más conservadora, normalmente representada por Valdis Dombrovskis, vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario. De hecho, esta misma semana durante una entrevista, Dombrovskis ha recomendado a los Estados miembros que tengan en cuenta la sostenibilidad de sus cuentas y ha recordado que las reglas de disciplina fiscal volverán a activarse.

Mário Centeno y Nadia Calviño. (EFE)
Mário Centeno y Nadia Calviño. (EFE)

La realidad es que la discusión sobre los cambios que requiere el Pacto de Estabilidad y Crecimiento ya estaba ahí antes de que llegara la pandemia. Hacía poco, el Ejecutivo comunitario había lanzado un debate para la revisión de las normas de disciplina fiscal, buscando nuevas ideas para hacerla más efectiva, barajando posibilidades para que fuera más funcional. Por ejemplo, el tamaño de las multas hace que políticamente resulte complicado para el Ejecutivo comunitario llegar a imponerlas.

Recientemente, la Junta Fiscal Europea, un cuerpo consultivo que hace propuestas para mejorar la política fiscal europea, ha señalado que sería adecuado revisar uno de los pilares del pacto, que es el mantenimiento del nivel de deuda pública por debajo del 60% del PIB, una meta “no realista”, según un informe. Centeno también ha apoyado este martes un cambio en esta regla. España podría llegar a doblar esa cifra este año e Italia ya la doblaba antes de la crisis del covid-19.

Más allá del fondo de recuperación, que monopoliza ahora el debate de los líderes europeos, en los próximos meses irá ganando fuerza la discusión sobre la reactivación de las reglas fiscales, y los Estados miembros no chocarán únicamente en lo que se refiere a las fechas, también lo harán en cómo deben volver esas reglas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios