REBOTE DEL 7% EN 2020

Bruselas empeora la caída de la economía española en 2020 hasta el 10,9%

La Comisión Europea empeora del 9,4% al 10,9% su previsión de caída del PIB en 2020 a causa del coronavirus, y mantiene un rebote del 7,1% en el próximo ejercicio

Foto: Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (Reuters)
Paolo Gentiloni, comisario de Economía. (Reuters)

En mayo la Comisión Europea certificó el hundimiento de la economía española por los efectos de la pandemia de coronavirus al prever que se desplomaría un 9,4%. Ahora, en las previsiones de verano, los técicos comunitarios han empeorado todavía más las previsiones de mayo y consideran que la caída del producto interior bruto será del 10,9%. En mayo la española era la tercera economía europea que más sufriría en 2020 por el Covid-19, pero en julio es ya la segunda: ha adelantado a Grecia, que parece estar siendo capaz de mitigar los efectos y mantiene su hundimiento en un 9%, y solo Italia registrará una mayor caída del PIB, del 11,2%.

Bruselas considera que se ha subestimado los efectos de la congelación de la economía durante los últimos meses, y es por eso que revisa el hundimento de la economía española. "El impacto económico del confinamiento en la primera mitad de 2020 parece resultar peor de lo esperado en el pronóstico de primavera", señala el documento de la Comisión Europea, que explica que "esto no se verá totalmente compensado por el repunte esperado en la segunda mitad del 2020".

Paolo Gentiloni, comisario de Economía, ha insistido en que estas previsiones están sometidas a una alta incertidumbre, asegurando que la mayoría de los riesgos reflejados en ellas están en la parte baja de la horquilla y que se han realizado con un escenario principal "optimista" respecto a la pandemia. El italiano ha explicado que hay muchos elementos que puede hacer que las economías empeoren durante lo que queda del curso.

Sede de la Comisión Europea en Bruselas. (EFE)
Sede de la Comisión Europea en Bruselas. (EFE)

El Banco de España prevé una caída del 11,6% en su escenario principal, con un desplome del 9% como su escenario optimista. El Fondo Monetario Internacional ha sido el más pesimista, apuntando a que la economía española se desplomará en 2020 hasta un 12,8%. El escenario más pesimista del BdE sí supera esta previsión del FMI y apunta a un posible hundimiento del 15,1%. Los efectos que un segundo rebrote general, y por lo tanto un segundo confinamiento, tendrían sobre las economías europeas son una de las grandes incertidumbres. La OCDE apunta a que España sería el país peor parado en caso de una segunda ola, con una caída del 14,4% del PIB.

El comisario de Economía, que ha presentado este martes las previsiones de verano, ha advertido del “riesgo de una divergencia” entre los distintos Estados miembros, porque el shock del coronavirus ha tenido efectos distintos en los diferentes países. “Este riesgo parece estar materializándose”, ha señalado el italiano, explicando que esto justifica la creación de un Fondo de Recuperación ambicioso que ayude a recuperar la economía tras el Covid-19.

La otra gran incógnita es cómo se irá reactivando la economía europea y nacional: si no recupera rápidamente sus niveles de actividad el crecimiento se verá lastrado también en el próximo curso. El Ejecutivo comunitario apuesta por un rebote del 7,1% en 2021, una décima más que en las previsiones de primavera, pero no se llegará fácil a ese punto: la actividad seguirá todavía entumecida durante la primera mitad de 2021, y tendrá que ser la segunda mitad del próximo año lo que ayude a reactivarse. Si finalmente se cumplen las previsiones del Ejecutivo comunitario España registrará el segundo rebote más fuerte de la Unión Europea. Los técnicos comunitarios esperan que, aunque no ven que el consumo privado vaya a recuperar su nivel previo a la crisis en el horizonte de pronóstico, sí que se recupere antes gracias a que los consumidores utilicen los ahorros que han generado durante el confinamiento.

Gentiloni se ha mostrado pesimista y preocupado con la situación. El italiano ha señalado que en 2021 se espera un "rebote, pero no una reducción de las diferecias" que se están generando debido a los efectos del coronavirus, insistiendo en que ese es el escenario base salvo que se tomen medidas concretas, haciendo referencia al plan europeo propuesto por la Comisión para captar en los mercados 750.000 millones de euros y dirigirlos a los países más golpeados por el Covid-19 en forma de transferencias y créditos. El mensaje de Gentiloni ha sido claro: se están generando divergencias, y el rebote de 2021 no las resolverá.

El Ejecutivo comunitario señala también que los ERTE "han ayudado a limitar las pérdidas de trabajo a gran escala hasta ahora". Pero no es optimista respecto al mercado laboral: "Aún así, el impacto desproporcionado de la crisis en los sectores intensivos en mano de obra dará como resultado un aumento significativo en la tasa de desempleo, y es probable que aumenten más una vez que se eliminen los ERTE".

En el caso de la Eurozona el desplome es del 8,7% en 2020, con un rebote del 6,1% en el próxmo curso. A nivel europeo los países que menos sufrirán en 2020 serán Hungría, con una caída del PIB del 4,6%, Dinamarca con un 5,2%, Suecia, con un 5,3%. Francia ha registrado un importante empeoramiento de las previsiones respecto a primavera hasta convertirse en la tercera economía que más caerá en 2020, adelantando a Grecia, pero también será el país que registrará un rebote más fuerte en el próximo ejercicio.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios