El escenario es "sumamente incierto"

El FMI urge a España a apuntalar la sanidad y contener la crisis económica del Covid-19

El Fondo concluye su visita a España alertando al Gobierno de que esté preparado para un escenario "sumamente incierto" y que adopte "medidas extraordinarias" según vaya siendo necesario

Foto: La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (EFE)
La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (EFE)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha solicitado a España que vuelque todos los recursos necesarios en apuntalar la sanidad pública para que resista ante el brote de coronavirus y que ponga en marcha las medidas económicas necesarias para minimizar la crisis. Así figura en la revisión del artículo IV con el que el FMI concluye su visita anual a España. El Fondo muestra su preocupación al reconocer que "las perspectivas económicas son sumamente inciertas a corto plazo debido al brote global de coronavirus". El organismo asume que el impacto económico será mayor cuanto más tiempo dure la epidemia, por lo que solicita al Gobierno que vuelque los recursos en el sistema sanitario y en medidas para frenar la propagación del Covid-19.

"Ante el brote de coronavirus, se entiende que el Gobierno deba dotar de recursos suficientes al sector sanitario (...) y proporcionar una asistencia claramente dirigida a los sectores más afectados y a los colectivos más vulnerables", señala el FMI en su comunicado. En los últimos días ya se han detectado casos de saturación en la sanidad pública y este es justo el escenario que al FMI más teme. De ahí que la prioridad ahora no pueda ser otra que atender correctamente todos los casos de afectados por coronavirus y minimizar la propagación de la epidemia.

Y si es necesario, se tendrán que adoptar "medidas temporales de carácter extraordinario" que deberán "intensificarse según sea necesario para prevenir y contener el virus y mitigar el impacto económico". Sin duda, decisiones como cerrar los colegios, universidades y centros de producción son ya medidas extraordinarias que afectarán a la actividad económica pero que podrían ser positivas para frenar la escalada de contagios.

[¿Regreso a 2008? El pánico en la deuda amenaza a la economía]

El FMI considera que España puede volcar los recursos en el sistema sanitario y en la contención de la crisis sin disparar el déficit público. De hecho, cree que "la política fiscal en 2020 puede ser básicamente neutra" si el Gobierno acompaña las políticas de gasto con medidas complementarias para subir la recaudación o reducir otros gastos públicos. El Ministerio de Hacienda ya remitió al Congreso las leyes para crear dos nuevos impuestos, el digital y el financiero, antes del brote del coronavirus en España, y sus planes también pasaban por subir también las bases máximas de cotización a la Seguridad Social y endurecer la fiscalidad verde y de la salud. Estas medidas podrían generar los recursos suficientes para financiar el coste de las nuevas medidas de gasto que ya ha aprobado el Gobierno este año, como son la subida del salario de los funcionarios o de las pensiones.

Las medidas de carácter extraordinario deberían intensificarse según sea necesariopara mitigar el impacto económico

En cualquier caso, el FMI asume que el Gobierno podría elevar finalmente el déficit por encima de sus compromisos. En ese caso, solicita que "cualquier retraso temporal en la consolidación fiscal debería ir acompañado de un compromiso creíble de ajuste futuro". Esto es, un plan de ajuste para volver a la senda de déficit una vez que se supere el brote del coronavirus.

El Fondo dirigido por Kristalina Georgieva no ha actualizado las previsiones de crecimiento para España, pero sí asume que el coronavirus provocará un impacto negativo e inevitable sobre la actividad. "La magnitud de la ralentización dependerá del alcance y la duración del brote, que son sumamente inciertos en este momento", explica el organismo. En cualquier caso, ya es inalcanzable la estimación del 1,6% que todavía mantiene y que coincide también con la previsión del Gobierno. El brote del coronavirus afectará a los datos de consumo, inversión y producción del primer trimestre y, probablemente, también a los del segundo, que comienza en apenas tres semanas. De ahí que vaya a ser muy difícil alcanzar la previsión de crecimiento del 1,6%.

[El Estado pagará las bajas por coronavirus]

El panel de Funcas ha actualizado este miércoles la previsión de crecimiento de España rebajándola al 1,5% para este año, dos décimas por debajo de su previsión de febrero. Las casas de análisis que participan en el panel consideran que el consumo apenas crecerá un 0,9%, pero el principal foco de preocupación es la inversión. Anticipan que este año estará congelada, con un crecimiento marginal del 0,6% que podría volverse negativo si la enfermedad no mejora rápido. La peor parte se lo lleva la inversión en bienes de equipo y maquinaria (inversión productiva) que crecerá un 0,2% y, sobre todo, la construcción, que caerá un 1%. La parálisis de la inversión como consecuencia del coronavirus será el principal enemigo para el crecimiento y la creación de empleo.

Si la ausencia de inversión se ve acompañada de problemas de liquidez en las pequeñas y medianas empresas, como ocurrió tras la quiebra de Lehman Brothers, entonces el colapso estará asegurado, ha alertado esta mañana la ex directora gerente del FMI y actual presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde. Este escenario de 'credit crunch' es el que alerta a las autoridades del mundo, de ahí que el objetivo sea garantizar el flujo de préstamos hacia el sector privado.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios