ENCUESTA DE LA FUNDACIÓN BBVA

Pasotas, enchufados a la tele y más de izquierdas, así se declaran los españoles

¿Como son los españoles? Lo que dice una encuesta a nivel europeo es que la participación política les trae al pairo, apoyan con ahínco al Estado y ven la televisión como nadie.

Foto: Protestas contra los políticos en Sol en 2011. (EFE)
Protestas contra los políticos en Sol en 2011. (EFE)

¿Cómo piensan los españoles respecto de los mismos asuntos que otros ciudadanos europeos? La Fundación BBVA ha buscado respuesta a esta pregunta, y algunos de sus resultados son, al menos, singulares. Los españoles, por ejemplo, son quienes consideran en mayor medida que debe existir menos diferencia en los ingresos con independencia de la cualificación. O quienes confían más en el Estado. O los más europeístas. O quienes muestran mayor desinterés hacia los temas políticos. O quienes tienen una visión menos crítica respecto de los partidos tradicionales. Y, con diferencia, quienes observan en su país mayor corrupción.

La encuesta (‘Estudio Europeo de Valores 2019’) examina una panoplia de opiniones sobre política, economía, religión, medios de comunicación o redes sociales, y ofrece resultados sobre la opinión de ciudadanos de Reino Unido, Alemania, Francia e Italia, que respondieron a los encuestadores de la consultora Ipsos entre los meses de abril y julio.

El resumen que hacen los autores de la encuesta es que los españoles tienen una orientación más hacia la izquierda en el espectro político, demandan en mayor medida un muy amplio papel del sector público y se distancian de los italianos en asuntos como la inmigración y los refugiados. Los españoles, de hecho, son los más favorables a acoger refugiados que huyen de sus países por distintos motivos y los que más apuestan por políticas de inmigración que permitan la entrada de personas, condicionada a la existencia de puestos de trabajo.

Este es un resumen de la encuesta.

  • Política y políticos

Los españoles se sitúan por debajo de la media de los otros cuatro países en interés por los asuntos políticos y por encima en los temas internacionales, económicos, científicos, medicina y salud. Esto se puede explicar por la existencia de una “fuerte desafección de los ciudadanos”, como sostiene el informe, respecto de la clase política. Ahora bien, en todos los países la clase política es percibida como un colectivo más atento a sus propios intereses que a los de la sociedad. En coherencia con esta percepción, claras mayorías comparten la idea de que la sociedad necesita líderes que no provengan de la política tradicional, una visión particularmente acentuada en Francia.

En España, el interés por los temas políticos es mayor entre los jóvenes, entre quienes tienen un nivel de estudios más alto y entre quienes se autoidentifican ideológicamente con la izquierda. Por el contrario, dice la encuesta, en los otros cuatro países, el interés por la política es mayor entre los hombres y la pauta por edad es inversa a la de España.

  • Participación en la cosa pública

La población española destaca por una mayor participación que la media europea en manifestaciones y huelgas, en un porcentaje que es similar al caso francés. Sin embargo, casi dos terceras partes de la población en España no ha participado en ninguna acción de la lista ofrecida, evidenciando que la participación está circunscrita a una minoría.

La participación en actividades y apoyo directo a los partidos políticos, igualmente, se limita a un reducido porcentaje. De hecho, en España, únicamente el 4% ha participado, ya sea colaborando en alguna campaña o actividad y/o donando dinero, frente al 6% en el promedio de los otros cuatro países.

El asociacionismo es un fenómeno con una implantación alta en Francia, Alemania y Reino Unido, con Italia y España a más de veinte puntos de distancia. Sin olvidar que, de acuerdo a la naturaleza de los intereses en que se concentra el asociacionismo, destacan las organizaciones de perfil no político, como las deportivas y recreativas.

  • ¿De derechas o de izquierdas?

La mayoría relativa se coloca en o cerca del centro del espectro político. Los españoles son los europeos que se sitúan más a la izquierda, siendo el segmento de izquierdas casi el doble del que se declara de derechas y, además, el segmento más a la izquierda dobla al de los otros cuatro países.

De i. a d.: Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal. (EFE)
De i. a d.: Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera, Pablo Iglesias y Santiago Abascal. (EFE)

La diferencia en la identificación con la izquierda entre los jóvenes españoles y sus pares europeos es muy fuerte. En particular, el segmento que se sitúa más a la izquierda es casi cuatro veces mayor. En los cinco países, la identificación con la izquierda se incrementa con la variable ‘nivel educativo’, de manera más acentuada en España, así como entre quienes declaran un mayor interés por los temas políticos.

  • ¿Qué es la democracia?

Existe una rara unanimidad. La encuesta revela que la valoración del funcionamiento de la democracia arroja un balance desfavorable en todos los países, menos en Alemania, donde obtiene una media muy positiva. Los británicos hacen el balance más negativo. Respecto a 2009 y 2012, en el año 2019 desciende de manera muy marcada la valoración del funcionamiento de la democracia en el Reino Unido y también en Francia, mientras que en España e Italia mejora con respecto a 2012 (un punto en España), aunque sin alcanzar el valor más alto de una década atrás.

En España, Italia y Reino Unido, la valoración del funcionamiento de la democracia resulta más positiva entre quienes se identifican con la derecha que entre quienes lo hacen con la izquierda.

  • ¿Cómo votan los europeos?

En España destaca, como factor más relevante para decidir el voto el programa político, seguido de la capacidad de gestionar la economía, la ideología y los valores éticos de sus líderes. Los conocimientos y competencias profesionales en abstracto son seleccionados tan solo por el 9% de los encuestados.

Varias personas acuden a su colegio electoral para votar. (EFE)
Varias personas acuden a su colegio electoral para votar. (EFE)

  • El papel del Estado

Lo que dice la encuesta es que una amplia mayoría, especialmente en España, seguida por Italia y, a distancia, por Francia consideran que es el Estado –no cada individuo- quien tiene la responsabilidad principal. Por el contrario, en Alemania, seguida por el Reino Unido, la mayoría cree que es responsabilidad de cada persona asegurarse un nivel de vida digno. Es paradójico, por razones ideológicas, que sea en España e Italia, donde la mayoría se identifican con el centro y, a distancia, con la derecha, donde le atribuyen esa responsabilidad al Estado.

  • ¿Cuántos impuestos hay que pagar?

Un asunto sin duda polémico. Existen fuertes discrepancias en casi todos los países respecto al nivel impositivo ideal para corregir desigualdades. Para franceses y británicos, la preferencia mayoritaria es que haya impuestos altos para reducir las desigualdades, Por el contrario, la mayoría de los italianos prefiere impuestos bajos, aunque no se reduzcan las desigualdades. Españoles y alemanes están divididos entre ambas alternativas.

  • La bandera, en España a media asta

El alto nivel de identificación con la bandera del país se acentúa también a medida que aumenta la edad y en la población que se autoidentifica con la derecha y el centro. Ahora bien, tiende a disminuir con el nivel educativo. Destaca la brecha “particularmente fuerte”, dice la encuesta, que existe en España en la identificación con la bandera entre el segmento de derechas y el de izquierdas. Mientras que, en la izquierda, en una escala 0-10, el porcentaje que se identifica con la bandera alcanza los 5,9 puntos, en la derecha se sitúa en 8,6. Destacando que, a mayor edad, mayor identificación con la enseña.

  • El valor de las instituciones

El mapa de confianza institucional muestra que las universidades, la policía, las organizaciones públicas dedicadas a la investigación y el ejército se sitúan en los primeros lugares del ranking de confianza. Por debajo del umbral del punto medio de confianza se ubican los partidos políticos, las redes sociales, los bancos, los gobiernos nacionales y las instituciones religiosas. Por lo general, los españoles expresan un nivel de confianza algo menor que el del promedio de los otros cuatro países hacia la mayoría de las instituciones (con la excepción principal de las universidades).

  • Situación económica

Es singular que en el país (de los grandes) que más crece en Europa, la valoración que hacen los ciudadanos de la economía sea sustancialmente negativa, lo que puede deberse a las altas cifras del paro y a la dureza de la crisis, que ha dejado secuelas, como la alta temporalidad.

La valoración positiva de la situación económica del propio país es muy minoritaria en Italia, seguida de España y Francia. Contrasta con la percepción dominante de signo positivo en Alemania y, a distancia, el Reino Unido. Salvo Alemania, en todos los demás países la percepción de la propia situación económica es muy superior a la del país en su conjunto. Los británicos, seguidos de franceses y alemanes, son quienes se declaran más satisfechos con su situación económica personal, una percepción que no llega a la mayoría de los italianos y los españoles.

  • Más o menos inmigrantes

La gran mayoría de los ciudadanos consultados por Ipsos aprueba políticas de inmigración que permitan la entrada de nacionales de otros países condicionada a la existencia de puestos de trabajo y, de manera más destacada, a la previa fijación de cupos máximos anuales, posición dominante en la población alemana e italiana y, a distancia, en Francia y minoritaria en España donde la opción mayoritaria es asociarla a la existencia de empleo. Solo una minoría apuesta por la libre entrada, algo más elevada en los casos de España y Francia y muy reducida en Alemania e Italia.

  • Medios de comunicación: verdad o mentira

El estudio llega a la conclusión que, atendiendo a los dos principales medios de seguimiento de la información en los cinco países, se confirma la preponderancia de la televisión, particularmente en Italia y España. El mayor nivel de lectura diaria de la prensa se da en Francia y Alemania, mientras que Italia registra los niveles más bajos.

En España, la frecuencia de lectura está por debajo del promedio de los otros cuatro países y una tercera parte no lee nunca el periódico. La encuesta llega a la conclusión que la confianza en los medios convencionales se ve corroborada por el acuerdo generalizado respecto a que “la información que trasmite la prensa, radio, y televisión es “objetiva y veraz”; por el contrario, predomina un nivel de acuerdo sensiblemente inferior en que lo mismo pueda predicarse de la información transmitida por las redes sociales.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios