Lo hace con cuatro meses de retraso

El Gobierno envía al Congreso la senda de déficit que sus socios le rechazaron en julio

El Ejecutivo se toma este paso como un "trámite" para remitir el anteproyecto de presupuestos el próximo mes de enero y evitar que PP y Ciudadanos lo bloqueen en la Mesa

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (Efe)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero (Efe)

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy la senda de estabilidad que ya presentó ante las Cortes en julio y que sus socios de moción de censura rechazaron. Esta nueva senda aumenta el objetivo de déficit hasta el 1,8% del PIB, frente al 1,3% que marca la última senda que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy. El Gobierno asume esta medida como un "mero trámite", ya que es consciente de que el Partido Popular mantiene el poder de veto en el Senado, por lo que dificilmente conseguirá aprobarla. Sin embargo, es el paso previo imprescindible para poder presentar el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2019 el próximo mes de enero.

El Gobierno envía al Congreso la senda de déficit que sus socios le rechazaron en julio

El Gobierno aprueba esta senda de estabilidad con un retraso de casi cuatro meses, ya que debería haberlo hecho en agosto, según marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF). En ese momento rechazó enviar la senda de déficit hasta que consiguiese quitarle al PP el poder de veto en el Senado, pero ahora ha decidido aplicar una rectificación más y lo ha hecho sin tener este cambio.

El Ejecutivo demuestra así que su plan para presentar los presupuestos es mera estrategia electoral, ya que es consciente de que lo tiene todo en contra para poder aprobarlos. Este cambio de estrategia se produjo tras los malos resultados del PSOE en Andalucía, ya que hasta entonces, el Gobierno no quería presentar los presupuestos sin contar con los apoyos para sacarlos adelante.

[Las pensiones se han comido el gasto en educación, inversión y cultura desde 2008]

Ahora ha optado por ignorar su propio discurso y presentará la senda de estabilidad y los presupuestos sin los apoyos necesarios. De esta forma, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, pretende mostrar que los partidos independentistas catalanes no son sus socios y así marcar distancias de cara a las elecciones de mayo.

Si la senda de déficit vuelve a ser rechazada, el proyecto de presupuestos entrará con el objetivo que esté vigente en ese momento

"El Gobierno asume el trámite de presentar la senda de estabilidad", ha señalado la ministra portavoz, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. "Volvemos a enviar la senda que nos pide la Ley de Estabilidad exactamente con los mismos objetivos que en julio", ha señalado Celaá. Esto es, un objetivo de déficit del 1,8% que da dos décimas más de desfase presupuestario a las comunidades autónomas y la Seguridad Social y una décima más para la Administración Central.

[Todos contra la Ley de Estabilidad, la norma que prohíbe los excesos de los políticos]

El Gobierno es consciente de que tiene pocas probabilidades de conseguir aprobar esta nueva senda de déficit. De ahí que se haya comprometido a presentar unos presupuestos que cumplan con los objetivos vigentes, de modo que si no consigue el apoyo del Parlamento, se ceñirá a la senda de Rajoy. "Los presupuestos se presentarán con el objetivo de déficit que esté en vigor en ese momento", ha señalado Celaá.

La nueva senda de déficit eleva el margen de desfase presupuestario de la Administración Central hasta el 0,4% del PIB, la de las comunidades autónomas, hasta el 0,3% del PIB y la de la Seguridad Social, al 1,1%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios