EN MADRID, SU TORNEO DE TIERRA MÁS DIFÍCIL

Por qué Nadal está a punto de firmar un antes y después en su carrera

Rafa Nadal afronta esta semana el Mutua de Madrid Open con la vitola de favorito después de sus exhibiciones en los torneos de tierra precedenes, ¿será capaz de ganar Madrid... y Roma?

Foto: Rafa Nadal entrenando en Madrid estos días. (EFE)
Rafa Nadal entrenando en Madrid estos días. (EFE)

El dominio sobre tierra batida como nunca se haya visto. Decir Rafael Nadal es sinónimo de control en la superficie más lenta del circuito, y la capacidad para impresionar parece haber alcanzado un punto de no retorno. La costumbre de observar la victoria como norma hace perder la noción de lo observado. Y en la temporada 2018, un curso que puede ser histórico a varios niveles para el jugador mallorquín, la capacidad para marcar diferencias en arcilla promete asombro.

Los números no engañan: 46 sets sellados de forma consecutiva colocan al español en una dinámica sin precedentes. Una vorágine ganadora en un circuito donde la velocidad de Nadal parece una fuerza sin freno. En este contexto de dominio, y a las puertas de competir en Madrid, Roma y París, surge una pregunta aventurada surge sobre los límites del rendimiento deportivo. ¿Es posible coronar los cinco principales torneos de tierra batida europea en la misma temporada? Un reto inédito hasta para la carrera del balear, cuya presencia en Madrid, Roma y Roland Garros se encargará de desvelar.

En una carrera de oro sobre arcilla, Nadal ha logrado firmar dos actuaciones sin mácula en la superficie más lenta del circuito. En la temporada 2006, en plena ascensión hacia la cima del circuito, se marchó al vestuario con un 24-0. Y en 2010, en su esfuerzo por recuperar por primera vez el número 1 mundial, levantó un balance de 22-0. En ninguna de ellas, sin embargo, diseñó un calendario completo. En la primera no disputó Hamburgo y en la segunda se ausentó de Barcelona.

La Copa Davis le vino “fenomenal” a Nadal

Después de firmar un viaje de 24 triunfos y una derrota en 2017, con el único traspié en los cuartos de final del Foro Itálico ante Thiem, ¿es el desafío de 2018 el más completo de siempre? “Las victorias de Montecarlo y Barcelona las veo dentro de lo lógico y la normalidad”, explica Jordi Arrese, medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992. “Siempre es muy difícil comenzar esta gira. Rafa venía de un descanso forzoso en Australia. Ha podido preparar en tierra batida los torneos con preparación en Copa Davis que le fue fenomenal”, recuerda el catalán, que encuentra en el parón competitivo de Nadal una de las grandes claves de su actual estado de forma. Mientras el circuito castigaba el cuerpo en la pista dura, Nadal se refugió en la preparación de arcilla, ganando un trabajo específico para su hilera predilecta de competición.

Así, y tras regresar con fuerza en Copa Davis, mostró un nivel colosal en Montecarlo y Barcelona. Sin ceder un set, logró marcar una de las mayores diferencias de nivel en su carrera. “Jugó de una manera formidable”, reconoce Jordi. “Después ha logrado ganar dos torneos. Es el que venía mejor entrenado y eso no es algo sencillo. Entrenar en tierra es complicado porque no tocas la superficie en muchos meses, queda aparcada hasta después de Miami. Y Rafa lo ha hecho a la perfección. Es el mejor de la historia, y ha demostrado que es el mejor en tierra”, remarca el catalán. “Lo más complicado es el inicio en tierra, y esto es muy difícil para el resto de jugadores”.

Madrid, el más difícil para Nadal

El tramo de adaptación ha sido históricamente dominado por Rafa. Sus 11 coronas en Montecarlo y Barcelona, toda una demostración de acoplamiento a las condiciones, marcan psicológicamente la gira. Con velocidad en las piernas, la oportunidad de buscar una gira histórica. “Rafa es el máximo candidato a ganar Madrid y Roma”, añade Arrese ante lo que puede ser un hito sin precedentes. “De todas formas, Madrid siempre es el lugar más difícil para él en tierra batida. La altura hace que se le escape un poco más la bola. No la controla tanto, pero sobre todo que los otros jugadores puedan hacerle algo más de daño y puedan mandar en su tipo de juego. No obstante, hay muy pocos jugadores que pueden hacer daño a Rafa teniendo su mejor día. Uno de ellos es Del Potro, que le puede cruzar en las primeras rondas de Madrid. Ante un torneo como éste donde la bola vuela, no va a ser nada sencillo. Pero le veo capaz de ganarlos”.

¿En qué ha mejorado Nadal para mantener su dominio? “Tiene una ambición impresionante”, resume Arrese, consciente del desgaste del deporte profesional los 31 años que ya acompañan las piernas de Nadal. “A esta edad no es nada fácil. Su juego de piernas es determinante y sus golpes técnicos están muy perfeccionados como para poder mandar en el momento en que realmente lo necesita. Es el mejor de la historia en tierra y eso no es por casualidad. En esta época, es el único junto a Thiem que juega con muchos cambios de ritmo y altura. Es algo que hoy nadie hace”, analiza Jordi, que sitúa a Nadal en una categoría táctica diferente al resto del vestuario, hoy en día enfocado en una corriente de tenis vertiginoso. “Eso es lo que da mejor resultado para ser el mejor en tierra batida, y con tanta potencia cada vez es más difícil. Para mí, los mejores en tierra como Wawrinka, Federer o Djokovic o no están o no están a su mejor nivel. Así, creo que sólo un Del Potro en su mejor momento podría ser capaz, y siempre que Rafa no diera su mejor nivel”.

En una gira de arcilla que ha comenzado de manera demoledora en manos de Nadal, la oportunidad de firmar un antes y un después histórico en una carrera ya inolvidable.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios