federer ya no le puede alcanzar

Nadal se asegura el número 1 del año: "Era imposible ni pensarlo"

El español realizó un partido muy sólido contra el joven surcoreano y consiguió así plaza en la tercera ronda del último Masters 1.000 de la temporada tenística

Foto: Nadal, en su partido contra Chung. (EFE)
Nadal, en su partido contra Chung. (EFE)

Rafael Nadal se impuso a Hyeon Chung en su debut en el último Masters 1.000 de la temporada, el de París. El jugador de Manacor consigue así terminar el año como número 1 del mundo, pues Roger Federer, su único rival posible en ese sentido, no está presente en el evento que se disputa en el pabellón de Bercy.

"Era imposible ni pensarlo" hace un año. "No era un objetivo, era imposible pensar en esto después de un periodo de tiempo con tantas lesiones", comentaba el tenista español tras el partido. El 'truco' de esta regeneración ha sido su "mentalidad ganadora. Se trata de la pasión por lo que haces, de despertarte cada mañana con la motivación apropiada para salir a la pista y mejorar, más que de mentalidad ganadora, porque al fin y al cabo todo el mundo quiere ganar. He ganado casi todo el tiempo en mi carrera, pero también he tenido periodos de lesiones donde no ganaba, y cuando eso sucedía, por supuesto que dudaba de mí. Todo el mundo dice que es importante creer en ti, pero para mí se trata de creer en tu trabajo".

76 partidos de Nadal en 2017

Nadal consigue así un nuevo hito en una temproada que está siendo sensacional, una de las mejores de su carrera y que es, probablemente, la más meritoria de cuantas ha tenido la dilatada trayectoria del tenista balear. Este era el partido número 76 de Rafa en esta temporada, una cifra altísima que demuestra su regularidad durante todo el ciclo. Contrasta con los 53 que ha disputado Roger Federer, que se ha dedicado a contemporizar y elegir más sus torneos y, por eso mismo, terminará el año como número 2.

Nadal ha ganado seis campeonatos, incluyendo los grand slam de París y Nueva York mientras que Federer se ha impuesto en siete, entre ellos los grandes de Melbourne. Son, claramente, los dos jugadores de la temporada y la diferencia entre ambos, lo que ha hecho que al final Nadal vaya a ser el líder de la clasificación mundial, ha estado únicamente en que Rafa no ha parado un solo momento en su sensacional trayectora.

En París tiene la oportunidad Nadal de lograr uno de los poquísimos torneos que aún no tiene en su historial. De hecho, entre los Masters 1.000 los únicos que nunca ha logrado son este, el último de la temporada, y el de Miami, en el que ha sido cinco veces finalista y siempre se encontró con un desenlace negativo. Su relación con Bercy no es buena, la cancha parisina es una de las más rápidas de todo el circuito, se juega bajo techo, algo que no le beneficia, y además está situado justo al final del calendario, momento al que suele llegar muy cansado. Son motivos parecidos a los que se pueden dar para argumentar la que, probablemente, es su mayor falla en el historial, no tener el torneo de maestros. Algo, en todo caso, menor si se tiene en cuenta que se trata de un tenista que ha ganado 16 torneos de grand slam.

Un prometedor rival

Chung, el rival en esta segunda ronda, que significaba el debut de Nadal, es una de las jóvenes promesas del circuito y lo volvió a demostrar en este encuentro. Es un jugador sin golpes definitorios, le cuesta cerrar los puntos, pero a cambio de eso se encuentra muy cómodo con las piernas, llega a casi todos los envíos y es bastante inteligente con la raqueta en la mano. Consiguió romper varias veces el servicio a Rafa en el primer parcial, pero el español, duro como el acero, siempre encontró argumentos para recuperarse en el partido.

Nadal no está tan fresco como en la primavera, eso es evidente, pero hace ya tiempo que aprendió a sacar partidos adelantes sin necesidad de dejarse la piel en la cancha. Es un jugador mucho más eficiente que en su juventud, aunque sus carencias y fortalezas sigan siendo básicamente las mismas. Con más servicio podría descansar mejor y esforzarse menos, pero a estas alturas ese lamento ya no cabe: Nadal es así. Y bien que está, al fin y al cabo no existe una lista de tenistas históricos que le pueda sacar de las tres primeras posiciones. Esa es la vara de medir, la de la grandeza sin matices.

Por cuarta vez en su carrera cerrará el año como número 1 del planeta. En otras cinco ocasiones terminó de dos y una más fue tercero. Ese es otro de los legados del dúo Nadal-Federer, antes los tenistas tenían carreras cortas, eran volátiles, no podían sostener su grandeza en el tiempo. Ahora eso ha cambiado, jugadores como el manacorí han cambiado los preceptos y revolucionado definitivamente todo lo relativo al tenis.

Nadal, el número 1, busca un nuevo reto en París. Apostar contra él, con todo lo visto, no tendría mucho sentido.

Tenis
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios