seleccionador de irán

Carlos Queiroz, el entrenador al que Beckham reventó en el Real Madrid

Le fichó Florentino en la temporada 2003-04 y se hundió con las estrellas, pero en especial con Beckham. Queiroz nunca pudo gestionar al futbolista y hombre anuncio

Foto: Carlos Queiroz durante el primer partido del Mundial en el que Irán consiguió la victoria contra Marruecos. (EFE)
Carlos Queiroz durante el primer partido del Mundial en el que Irán consiguió la victoria contra Marruecos. (EFE)

El 7 de abril de 2004 es un día marcado en negro en la historia del Real Madrid y de Carlos Queiroz. Una fecha en la que se vivió una de las mayores debacles de los ‘galácticos’ tras ser eliminados en cuartos de final de la Champions por el Mónaco en el estadio Louis II. De nada valió el 4-2 de la ida con el 3-1 de la vuelta. En Mónaco no estaba David Beckham al tener que cumplir una sanción por acumulación de tarjetas y, según las sospechas de Queiroz, quitarse de en medio para tener otro de esos tantos días libres que se cogía para dedicarse a sus negocios y viajar a Inglaterra para estar con la familia... Este fue sólo un día más en el que el técnico portugués debió lidiar con la estrella inglesa en el club blanco.

[ES TU HORA - La Escuadra del Mundial: guía de Rusia 2018]

David Beckham fue el jugador que reventó -o más problemas extradeportivos le dio- al que hoy es seleccionador de Irán cuando ocupaba el banquillo del equipo madridista. Queiroz, que juega este miércoles frente a la Selección española, pretendió ser lo que Zidane consiguió con Cristiano Ronaldo. Entrenador y amigo. Pero ni Queiroz tenía el carisma de Zidane ni el inglés la profesionalidad y dedicación al Madrid del portugués. Carlos Queiroz acabó muriendo en el Real Madrid porque no supo gestionar los egos de las estrellas y, en especial, todo el business y la vanidad que acompañaba a Beckham. No pudo porque el inglés llegó el mismo verano que el técnico, pero se sentía más importante y una figura mediática que tenía que compaginar su profesión de futbolista con su papel de hombre-anuncio.

Los privilegios de Beckham fueron haciendo mina en una plantilla que acabó yendo a la deriva en el último tramo de la temporada. Un equipo que contaba con Casillas, Roberto Carlos, Figo, Zidane, Beckham, Raúl y Ronaldo se hundió en el mes de marzo cuando era líder de la Liga y empezó a perder la ventaja de puntos en una de las inercias más negativas que se recuerdan en la casa blanca. A Queiroz se le fue de las manos ese Real Madrid y una de las causas fue que no supo controlar ni exigir a Beckham para estar más pendiente de los partidos que de sus negocios. El inglés iba y venía a Londres con y sin permiso del club, salía el primero y con urgencias de los entrenamientos para atender sus compromisos publicitarios e imponía sus propias reglas. Fue un jugador incontrolable para Queiroz y la causa de que sus compañeros no tuvieran un gran respeto por Queiroz.

Carlos Queiroz durante un entrenamiento con Irán. (EFE)
Carlos Queiroz durante un entrenamiento con Irán. (EFE)

Hizo llorar a un canterano en Sevilla

El daño que le hizo Beckham a Queiroz le pasó factura dentro de una plantilla que acabó desintegrándose y sólo fue capaz de ganar una Supercopa de España. Tiró una Liga que se daba por ganada, cayó con estrépito en la Champions ante el Mónaco de Morientes y perdió una final de Copa del Rey contra el Zaragoza. Un fracaso en toda regla del que Queiroz culpó a muchos jugadores, en especial a Beckham y a la planificación por entender que tenía pocos efectivos. Florentino Pérez, que lo había fichado tras ganar Del Bosque una Liga, se vio obligado a despedirle. El librillo de Carlos Queiroz, que venía con gran reputación del Manchester United por ser el ayudante de Alex Ferguson, fue papel mojado en el Real Madrid.

Esa temporada 2003-04 era la de los ‘Zidanes y los Pavones’. ‘Galácticos' y canteranos. Queiroz no exprimió a unos ni a otros. Chocó con Beckham como hizo mucho daño a Rubén, un joven de la cantera al que le hizo llorar en un partido de Liga en el Sánchez Pizjuán cuando le quitó del campo en el minuto 23 y quedó señalado por un gol del Sevilla.

Este fue un episodio más de su dilatada trayectoria en los banquillos, donde todavía continúa. Con la selección de Irán está haciendo una gran labor y no sólo porque vaya liderando el grupo de España.

Mundial

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios