CONVICENTE TRIUNFO CONTRA EL CELTA

El 'becario' Solari pasa a ser fijo en el Real Madrid y Benzema, el empleado del mes

Solari se gana con su cuarto triunfo consecutivo la continuidad en el banquillo. Deja de ser provisional para tener más seguridad. Ha revivido a un equipo que estaba muerto

Foto:

Solari tenía cuatro partidos para ganarse un contrato fijo como entrenador del Real Madrid y ya puede acercarse a lo largo de esta semana por el departamento de Recursos Humanos del Bernabéu para dejar de ser provisional. El contrato no será indefinido, porque el criterio de Florentino Pérez se rige por dar continuidad al entrenador que gana y convence. Tiene la fecha de caducidad en el momento en que el presidente detecta el desplome. Así que Solari, superado el primer 'casting' con el triunfo contra el Celta (2-4), consigue quitarse el cartel de 'becario'. Hay entrenador en el Real Madrid. No era nada fácil la búsqueda de un sustituto de Julen Lopetegui, porque Antonio Conte se pensó que Florentino tiraría la casa por la ventana para su fichaje y el presidente está en un época de extremo ahorro con todo lo que se refiere a los fichajes. Solari cogió un equipo en tiempos de crisis y lo ha revivido en solo cuatro partidos —Melilla, Valladolid, Viktoria Plzen y Celta— con un pleno de cuatro victorias.

El Real Madrid ha pasado de estar en la ruina a volver a sentirse candidato para ganar la Liga. El escenario ha cambiado en tan solo 15 días. Desde la debacle con la goleada en el Camp Nou —28 de octubre— a la victoria en Vigo han pasado muchas cosas positivas de la mano de Solari. La conclusión es que el Madrid vuelve a ser un equipo seguro, valiente, que controla los partidos y ha recuperado la ambición. Contra el Celta, se vio una buena versión de un aspirante al título, y mucha culpa de ello la tuvo la derrota del Barcelona contra el Betis. El Real Madrid aprovechó el tropiezo de los azulgrana con ansia. Salió enchufadísimo a Balaídos desde el primer minuto y no se arrugó con los sucesivos contratiempos. Cayeron lesionados en la primera parte Casemiro y Reguilón, y el atrevido Solari apostó por Ceballos y Javi Sánchez —otro canterano—. Isco y Marco Asensio se quedaron en el banquillo.

Solari ha encontrado el compromiso de los jugadores. Estaba perdido. No se sabe por qué. Muchos de estos futbolistas estaban a muerte con Lopetegui, pero el equipo se había podrido. No jugaba a nada, salió acobardado al Camp Nou y cayó en la depresión. Solari ha hecho el milagro. Un 'becario' de los de banquillo, como en su día lo fue Zidane, ha descubierto los males y ha puesto las soluciones. Desde la portería hasta el delantero. Courtois ya es el portero titular, sin rotación, y Benzema tiene veneno. Solari elige para el once a los que están en buena forma física y de esta manera se explican las suplencias de Isco y Marco Asensio. Juega Lucas Vázquez porque corre, trabaja y tiene más energía. Sale Ceballos porque tiene más chispa y claridad en la nueva propuesta.

Ramos, a lo 'Panenka'

El Real Madrid vuelve a ser un equipo con identidad que acaba las jugadas y no se enreda con la pelota. El planteamiento es atrevido y claro. Juego vertical con profundidad por las bandas y actitud brava. El partido contra el Celta era un examen exigente. No es el definitivo para decir que puede acabar la temporada, pero contará mucho a partir de ahora para valorar los conocimientos tácticos y la gestión de la plantilla de Solari. Le puede valer para comerse el turrón. El Madrid hizo daño al Celta por las bandas. En especial la derecha de Odriozola y Lucas Vázquez. Un equipo ordenado, serio y con carácter competitivo. Un bloque más compacto con el filo de Benzema y la seguridad atrás de Courtois. El belga sacó una mano excelente en la primera parte para sujetar al equipo. No pudo hacer nada en el gol de Hugo Mallo, en un despiste o relajación de un Madrid que ya iba con la ventaja de dos goles a favor. Después se lució con un paradón a Iago Aspas.

Benzema es el empleado del mes en el Real Madrid por su reacción rebelde y eficacia goleadora. En Vigo, confirmó que puede jugar más de '9' que de asistente. Tiene gol si se lo propone. Y los hace bien bonitos. Puede ser una amenaza para los defensas si se atreve a ir a portería y dispara más que pasar al compañero. Este es el Benzema que necesita el Madrid. Sumar goles y no pases. El primero en Balaídos fue una maravilla en un pase largo de Modric, el control orientado y la definición. El francés fue una pesadilla. Lo que no tuvo Bale, que jugó la segunda parte con molestias. Las lesiones impidieron el cambio del galés. A las de Casemiro y Reguilón se unió la de Nacho. Salió Asensio y el polivalente Lucas Váquez ocupó el lateral izquierdo. Más difícil para Solari, que fue tomando decisiones y poniendo soluciones a las adversidades. Florentino, en el palco de Balaídos, tenía otra cara muy diferente a la palidez del Camp Nou. A la victoria en Vigo, si le faltaba algo, la cerró Sergio Ramos con otro gol de 'Panenka' y celebración reivindicativa. El capitán, otro valiente. La guinda la puso Ceballos con un golazo. Un golpe en la mesa de Solari.

Liga

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios