VINICIUS ES EL ELEMENTO 'AGITADOR'

La conversación de Solari y Florentino Pérez sobre cómo mejorar a Benzema

El diagnóstico de Solari a Florentino es que al equipo le faltaba gol porque Benzema y Bale no tenían agresividad. Había que pincharlos. Con Vinicius no se pueden relajar

Foto: Benzema celebra un gol al Viktoria Plzen. (Reuters)
Benzema celebra un gol al Viktoria Plzen. (Reuters)

El 'caso Benzema' se estudió, como otros tantos, con la destitución de Julen Lopetegui. Solari tuvo dos reuniones claves antes de hacerse cargo del banquillo del Real Madrid. Una conversación con Florentino Pérez para confirmarle que estaba preparado, seguro y con ganas de coger a un equipo en crisis y otra con los jugadores antes del primer entrenamiento. Al presidente le convenció. No le importaba el cartel de provisional y le estimulaba el reto porque llevaba muchos años preparándose para este momento. A la plantilla le dejó una cosa clara: “Aquí no hay intocables”. En las siguientes ruedas de prensa fue metiendo las píldoras necesarias con dirección al vestuario. Lo de los “cojones” y “Vinicius es jugador del primer equipo” fue un primer aviso para todos, sobre todo para que los delanteros mejoraran su eficacia realizadora.

El abrazo de Vinicius al entrenador argentino en el gol de churro al Valladolid está tan presente como que el club ha fichado a otro joven brasileño -Rodrygo- que está en el Santos y puede aterrizar en cualquier momento. La ausencia anotadora con Lopetegui -cinco partidos seguidos estuvo el equipo sin ver portería- provocó que se pusiera en marcha la búsqueda de más delanteros. Benzema era uno de los señalados y para conseguir que el francés captara el mensaje, el entrenador no ha dudado en hacer jugar a Vinicius en los tres partidos que ha dirigido -Melilla, Valladolid y Viktoria Plzen- y sentar a Bale en el Bernabéu.

Benzema no debe tomarse a broma la responsabilidad que tiene de hacer goles. El ‘9’ tiene esta obligación pese a que se molesta cuando se lo recuerdan y responde con retranca: “Hay que saber jugar bien al fútbol para ser un buen delantero. A veces la gente no entiende lo que hago”, comentó tras los dos goles al Viktoria Plzen en público.

Pinchar a Benzema

El diagnóstico de Solari a Florentino Pérez en aquella charla inicial es que al equipo le faltaba gol porque Benzema y Bale no tenían agresividad. Había que pincharlos. El esquema de Lopetegui también podía estar equivocado. Y Solari lo que ha hecho ha sido jugar más por las bandas, tener verticalidad, prescindir de Isco y punzar, sobre todo, con las ilimitadas virtudes de Vinicius. Destacar que el brasileño transmite alegría y que será inevitable que acabe jugando.

Solari da instrucciones a Vinicius. (Efe)
Solari da instrucciones a Vinicius. (Efe)

El cambio inevitable

Lo que quieren los aficionados, entrenador y presidente es que se ponga a hacer goles porque si no es así cada vez irá más al banquillo. Como le ha sucedido a Bale. Aunque con Benzema hay otra esperanza y no tiran la toalla. El mensaje lo ha recibido y en su juego hay un cambio. Si no tiene el don de la agresividad, lo que sí se le exige es más atrevimiento. El mismo o más que le pone Vinicius cuando tiene la oportunidad de jugar. El galo tiene que explotar ese tipo de acciones en las que encara, dribla y define con velocidad. Con ellas ha conseguido que le hagan un penalti ante el Valladolid y un buen gol en Pilsen cuando el equipo estaba atascado.

Nunca es tarde si asume el liderazgo ofensivo porque a Benzema le valoran en el club por tener unas cualidades diferentes -regate, cambio de ritmo e inspiración-. A ello se suma la experiencia de llevar diez años de blanco y sus 30 años. Lo que no se le permite es la apatía porque en el banquillo está esperando el deseado Vinicius. Benzema -que tiene asesores cercanos al club y la presidencia- puede reivindicar todo lo que quiera y hacer valer su talento, visión de juego, asistencias y otros recursos. Pero el gol ya es una cuestión que no se perdona. Tendrá que seguir enchufado. Subir un punto de carácter. Si hace falta el egoísmo que sí se ve en otros goleadores. El caso de Luis Suárez y el paso adelante del uruguayo en los partidos que no ha estado Messi lo debe tener también muy presente. Hoy Benzema celebra que lleva 201 goles -con el doblete al Viktoria Plzen- en los diez años que está en el Real Madrid, pero tiene que darle continuidad y ser más regular.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios