El Bernabéu estalla con el Balón de Oro para Benzema y el Real Madrid es más líder (1-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
gran partido del athletic

El Bernabéu estalla con el Balón de Oro para Benzema y el Real Madrid es más líder (1-0)

El Real Madrid se hace fuerte en el liderato con una victoria muy trabajada contra el Athletic. Benzema hizo el gol y Courtois fue decisivo con intervenciones claves ante un buen Athletic

Foto: Benzema celebra el gol al Athleric. (EFE/Sergio Pérez)
Benzema celebra el gol al Athleric. (EFE/Sergio Pérez)

Karim Benzema y Thibaut Courtois marcan las diferencias en un Real Madrid que se hace fuerte en el liderato. Al equipo de Ancelotti le costó ganar el partido aplazado contra el Athletic. Dominó y sufrió, atacó y se replegó. Acabó metido en su área, achicando balones, pero mantiene su excelente racha. Lleva ocho victorias consecutivas entre Liga y Champions. Son diez partidos seguidos sin perder entre las dos competiciones. Con el altísimo nivel del portero y el del delantero es como el equipo de Ancelotti puede sacar adelante partidos comprometidos. Es fuerte en las dos áreas. Tiene cerrojo atrás y pegada arriba.

Benzema salió caliente en una noche gélida en el Bernabéu. Estaba dispuesto a agradecer el apoyo a los que han pedido con tanta insistencia que fuera el ganador del Balón de Oro. Así lo dijo tras conocer que era el cuarto en el ranking del trofeo que entrega la revista France Football y que ganó Messi. No fue a París. Estaba concentrado en lo suyo, en seguir demostrando que su crecimiento viene de lejos. Benzema jugó con rebeldía contra el Athletic y desniveló el partido en una fase de equilibrio en la que los dos porteros estaban siendo determinantes con sus paradas. Hasta el minuto 40, el resultado era incierto. Benzema no perdonó. Es un delantero moderno con colmillo y carácter. Son ya 17 goles los que lleva el francés en los 19 partidos que ha disputado esta temporada entre Liga y Champions.

El Real Madrid tiene dos jugadores que ganan los partidos en las áreas. Uno es Courtois y el otro es Benzema. Cada uno en los suyo son los que tienen al equipo líder y abriendo brecha con los perseguidores. Vinicius suma cada vez más, como el día contra el Sevilla, pero los que aseguran la regularidad, los infalibles, son el belga y el francés. Benzema hizo el gol del empate, en una jugada de pillo, en el encuentro contra el Sevilla. Estaba en apuros el equipo, dominado por el conjunto sevillista, y lo rescataron Courtois y Benzema. Lo mismo sucedió contra el Athletic. El portero evitó un gol claro a Raúl García, en la primera parte, y otro a Sancet con una salida achicando el espacio en la segunda parte.

El Madrid salió enchufado

El Real Madrid entró enchufado al partido, intenso, con una rápida circulación del balón y llegando fácil a situaciones de peligro. El Athletic decidió esperar atrás. Marcelino puso las líneas demasiado cerca de la portería de Unai Simón con el objetivo de no dejar espacios, de vigilar de cerca a Vinicius con Oier Zarraga y Lekue. Desactivar al brasileño es restar potencial ofensivo al Madrid. Los primeros veinte minutos fueron de dominio absoluto de los de Ancelotti y en ese inicio avisó Benzema en dos acciones. En una fue derribado por Unai Núñez, pero el árbitro no vio acción punible. Como diría Ancelotti, lo dejó en penaltito.

El francés tuvo otra acción genial con un control de espuela y un remate que desvió Unai Simón. Ahí se acabó el dominio de los blancos y pasó a llevar peligro el Athletic con dos acciones de juego directo para Iñaki Williams. En una superó a Militao y en la otra a Alaba. El austríaco se confió dejando pasar el balón largo. Los centrales del Madrid siguen en fase de acoplamiento. Tienen despistes que se repiten. Contra el Sevilla fue en el gol de Rafa Mir. Contra el Athletic, Militao tuvo una noche difícil en las disputas de los duelos con Iñaki Williams. Al delantero del Athletic es complicado frenarle en carrera. Alaba y Militao se unieron para desactivarle con acciones de anticipación y colocación en la segunda parte.

La diferencia la marcó la puntería. Benzema definió. Iñaki no estuvo certero. Pero la ocasión más clara de toda la primera parte fue un cabezazo de Raúl García en un saque de falta. Balón colgado al área que remató solo Raúl, abajo, en el área pequeña, y lo desvió Courtois. El portero belga, de nuevo salvador, provocó que sus compañeros reaccionaran con el susto. Volvió a enchufarse el Madrid, metió ritmo, una marcha más y encontró el gol en una jugada larga que empezó en Vinicius, siguió en un buen remate de Marco Asensio, desvió Unai Simón con otra excelente estirada abajo, Modric le pegó mal en el rechace y el balón cayó en Benzema. No perdonó. Marcó y el Bernabéu estalló con gritos de "Karim, Balón de Oro".

Benzema estaba agresivo, en todas las acciones de peligro, aparecía por todo el frente de ataque para asistir, hacer jugar, intimidar y definir. Salió con la misma energía en la segunda parte. Kroos acompañó el buen partido del francés con llegadas y lanzamientos desde fuera del área que comprometían al Athletic. Eran los más incisivos en ataque.

Dani García tuvo el empate en una jugada que corrió por la banda izquierda y desvió Lucas Vázquez tirándose al suelo. En el segundo tiempo es donde se vio a un Athletic más ambicioso, ofensivo y con un excelente Muniain a los mandos de las operaciones. El capitán del Athletic dio un recital de pases precisos y peligrosos al área. Se fue del campo en el 70’ por la paliza que llevaba encima. El partido estaba abierto. Marcelino quería más. Metió a Nico Williams por Vencedor. Ancelotti reaccionó con Rodrygo por Marco Asensio. El balear lleva dos partidos (Sevilla y Athletic) grises. Minutos después entró Fede Valverde por Modric, tras una jugada en la que el croata perdió el balón en el área bilbaína y tuvo que hacer una larga carrera para frenar la contra de Iñaki Williams. Vio la tarjeta amarilla. Modric no está tan fino y le cuesta acabar los partidos.

Ancelotti buscó más energía con dos sustituciones para fortalecer el sistema defensivo: Camavinga por Kroos y Nacho por Lucas Vázquez. Los cambios no funcionaron en el Real Madrid. El Athletic apretó, mordió y acabó el partido en el área de un gigante Courtois. El Madrid fue de más a menos y los de Marcelino fueron mejores en la segunda parte. Pero el déficit del gol lo pagaron los bilbaínos. "Merecimos ganar, pero estamos reñidos con el gol. El Real Madrid en el área es muy efectivo", reconoció Marcelino García Toral.

Karim Benzema
El redactor recomienda