Es noticia
Menú
Florentino 'caducó' a Sergio Ramos para ahorrarse 21 millones de euros
  1. Deportes
  2. Fútbol
el sevillano no era imprescindible

Florentino 'caducó' a Sergio Ramos para ahorrarse 21 millones de euros

Florentino solo tenía que dejar pasar el tiempo para que claudicara y poder 'caducar' a un futbolista que ha admirado, pero que ya consideraba amortizado

Foto: Sergio Ramos mira los trofeos de la Champions en su despedida.
Sergio Ramos mira los trofeos de la Champions en su despedida.

Si Sergio Ramos hubiera contestado a Florentino Pérez en un plazo que en el club califican como “razonable”, habría seguido una temporada más en el Real Madrid. Ese año habría significado un desembolso de poco más de 21 millones de euros brutos con la rebaja ya contemplada del 10%. Pero Ramos estuvo lento y mal aconsejado. Esto es lo que ha penalizado al sevillano para que el presidente considerara que la oferta de renovación ya había caducado.

Florentino Pérez lleva echando cuentas desde el mes de marzo de 2020. Cuando se cancelaron las competiciones por el confinamiento y existía la incertidumbre sobre la reanudación. La crisis golpeó las cuentas y llegó la ruina del fútbol, según reconoció Florentino para defender la puesta en marcha de la Superliga. Con los presupuestos alterados por el coronavirus por la disminución de ingresos, Florentino solo tenía entre ceja y ceja cómo reducir costes.

Foto: Florentino Pérez y Sergio Ramos tras ganar la Supercopa de España. (EFE)

Primero decidió que había que hacer una rebaja salarial, después consiguió que la plantilla renunciara a las primas por los dos títulos (Liga y Supercopa de España), después se negó a hacer fichajes y cuando acabó la Liga pensó en el contrato y en el futuro de Sergio Ramos. Quedaba pendiente de una segunda rebaja de salario. Florentino, que conoce muy bien al sevillano y a quien le aconseja (su agente y hermano René), realizó una propuesta de renovación fría que encendió a Sergio Ramos.

Estaba amortizado

Empezó la partida de póquer que tenía al presidente con la ventaja de salir como claro vencedor. Era de esperar que Ramos se iba a molestar y solo había que dejar pasar el tiempo para que claudicara y poder 'caducar' a un futbolista que ha admirado, pero que ya consideraba más que amortizado. Su caso no es nuevo. Ha sucedido con otros futbolistas y estrellas porque Florentino no es un presidente de fútbol más. Es un profesional de la empresa y la alta negociación.

placeholder Florentino pone la insignia de oro y brillantes a Ramos. (Real Madrid)
Florentino pone la insignia de oro y brillantes a Ramos. (Real Madrid)

“Acepto la oferta de renovación y se me dice que ya no hay oferta. Tiene fecha de caducidad y yo no me había enterado”, es el malestar de Sergio Ramos con Florentino. La respuesta del sevillano llegó tarde. El presidente ya había echado las cuentas, tan importantes para cerrar el ejercicio de la temporada, y planificó de cuánto dinero dispone para hacer fichajes y equilibrar la masa salarial en una plantilla donde tiene que haber más salidas. Sin Sergio Ramos, el club se ahorraba más de 21 millones de euros brutos.

La razón es económica y ha tenido tanta o más importancia que las deportivas. Sergio Ramos podría haber seguido y, como es competitivo y se cuida, es muy probable que hubiera rendido. Pero 21 millones de euros brutos en las cuentas del club, golpeadas después de año y medio de pandemia, sin la venta de entradas al público, con menos ingresos en el museo, sin giras... suponen un balón de oxígeno en las cuentas de Florentino. Es un ahorro importante para Florentino, que la temporada pasada tuvo que asumir la mitad de la ficha de Bale (7,5 millones de euros) para que saliera cedido al Tottenham y dejar salir gratis a James. David Alaba ocupará el escalón salarial que deja Ramos.

Una mala gestión de los Ramos

Florentino se ha convertido en un presidente ahorrador desde que estalló la pandemia y necesita, a la vez, hacer cambios para que el proyecto deportivo sea ganador y genere ilusión. Su principal preocupación es que las obras del Bernabéu estén acabadas lo antes posible para que despegue la economía del club y empiece a generar dinero extra. Mientras llega el día de la inauguración del nuevo estadio, hay que seguir haciendo recortes y los 21 millones de euros que se ahorra en Sergio Ramos suman.

No le hacía falta a Florentino poner fecha de caducidad a Sergio Ramos con el asunto de la renovación por una temporada, porque el capitán ya conocía muy bien que el presidente está en modo previsor. Ramos declinó la oferta y Florentino no insistió. Es lo que había, pasó el tiempo y Ramos llegó tarde. En el Real Madrid, entienden que el sevillano ha hecho una mala gestión conociendo de primera mano cómo está el presidente de preocupado con la economía, pero sobre todo están sorprendidos de que no haya tenido un buen consejero que le haya marcado mejor los plazos.

Foto: Sergio Ramos, tras ganar la última Champions League. (EFE)

“No le hemos echado. Se ha ido a coste cero”, comentan en los despachos. Los dirigentes del Real Madrid defienden que los plazos existen en las negociaciones y lo que hizo Sergio Ramos es rechazar la propuesta de renovación, después se calló y llegó tarde. Ponen el ejemplo de Luka Modric, más receptivo y comprensivo, que renovó dos días después de acabar la Liga. También el de Lucas Vázquez, mejor aconsejado y con más comunicación entre sus intermediarios y el club. La responsabilidad de Ramos era haber contestado antes y lo hizo cuando ya no había marcha atrás.

La mala suerte o el error de cálculo que ha tenido Sergio Ramos es que se ha encontrado a un Florentino con demasiados frentes abiertos que le obligan a tomar decisiones importantes y urgentes. Desde que estalló el follón de la Superliga, las amenazas de la UEFA, las tensiones con Aleksander Ceferin, la preocupación por la cantidad de lesiones y la espantada de Zidane, al presidente el caso Ramos le ha parecido un asunto menor. Este problema era ya inabordable porque estaba avisado de la disminución de los ingresos por la pandemia y no quiso hacer caso. Florentino dio carpetazo a Ramos. Un gasto y una preocupación menos con un activo que ni podía ser transferible (como Cristiano Ronaldo) ni es imprescindible.

Si Sergio Ramos hubiera contestado a Florentino Pérez en un plazo que en el club califican como “razonable”, habría seguido una temporada más en el Real Madrid. Ese año habría significado un desembolso de poco más de 21 millones de euros brutos con la rebaja ya contemplada del 10%. Pero Ramos estuvo lento y mal aconsejado. Esto es lo que ha penalizado al sevillano para que el presidente considerara que la oferta de renovación ya había caducado.

Florentino Pérez Superliga
El redactor recomienda