La crisis de la clase media: de fichar a Pedri y negociar con el City a pasar los lunes al sol
  1. Deportes
  2. Fútbol
toni otero habla de los problemas

La crisis de la clase media: de fichar a Pedri y negociar con el City a pasar los lunes al sol

Toni Otero, que fue ojeador del Barcelona, coordinador de cantera del Celta y director deportivo de Las Palmas o Lugo, analiza la situación actual del fútbol modesto

placeholder Foto: El ex jugador Toni Otero. (Efe)
El ex jugador Toni Otero. (Efe)

El proyecto de la Superliga se ha ido al traste. Y con ello parece haber pasado el peligro para muchos equipos humildes y de clase media de verse relegados a la más absoluta intrascendencia. Algo que, sin duda, habría golpeado dramáticamente a sus economías. Sin embargo, el fútbol español vive momentos duros, especialmente cuanto más te alejas de los focos de la Champions y de la Primera División. Los ingresos han caído, en 2ª ya no se pagan traspasos, los espónsors han bajado exponencialmente sus aportaciones... Y a eso hay que sumar el impacto brutal de la crisis que ha provocado la pandemia al impedir que los estadios reciban a los aficionados, el principal sustento económico de los clubes.

Todo eso está afectando al bolsillo de los jugadores, que ingresan mucho menos, y a una bolsa de trabajo que ha dejado en el paro a muchos actores de la industria del fútbol. Uno de ellos es Toni Otero, quien fuera jugador del Celta y posteriormente se desempeñase como coordinador de cantera en Vigo, miembro de la estructura deportiva del Barcelona, y director deportivo de equipos como Lugo o Las Palmas.

Otero pasa por ser el hombre que firmó el primer contrato a Pedri, en Las Palmas, o la persona que tuteló en la cantera del Celta el nacimiento futbolístico de jugadores como Borja Iglesias, Pape Cheikh, Iago Aspas, Santi Mina, Hugo Mina, Jonny Otto... Hoy Otero espera una llamada para "volver a entrar en la rueda, aunque es cierto que no dejo de hacer cosas porque me llaman agentes para que les eché una mano en algunas operaciones".

Foto: Ansu Fati, en una imagen de esta temporada. (Efe)

Toni arrancó su carrera fuera de los campos nada más colgar las botas. "Empecé en el Celta, con Ramón Martínez de director deportivo y 'Chuti' Molina como director de cantera. Yo entrenaba a unos alevines en los que estaban Denis, Jonny, Santi Mina, Rubén Blanco... Entonces se produjo un encontronazo entre Ramón y 'Chuti' y el club echó a Molina. Ramón me llamó y me colocó de coordinador de cantera, cargo en el que estuve 10 años sacando a gente como Borja Iglesias, Iago Aspas, Hugo Mallo... Era un momento en el que el Celta necesitaba apoyarse en la cantera porque estaba con la concursal y pudimos sacar a mucha gente. Llegó Eusebio y lo hizo muy bien, luego Paco Herrera, que también hizo un gran trabajo. Y después apareció Luis Enrique, que marcó un antes y un después por su forma de entrenar y trabajar. Y sobre todo, por su forma de concebir la estructura del club".

Luis Enrique, un antes y un después

Para Otero, el actual seleccionador "tiene un concepto del fútbol totalmente diferente a un entrenador convencional. Y mira que he estado con entrenadores de todo tipo: Manolo Jiménez, Abel Resino, Pepe Murcia, Luis Milla, Ernesto Valverde, Gerard López, Paco, Pepe Mel... Nos explicó cosas y nos dio conceptos para crear una cultura y una estructura de club y trabajar de forma diferente. Mucho más transversal y orgánicamente. Todo lo que hacía tenía sentido. Él hace que el jugador entienda lo que está haciendo y por qué lo está haciendo. Hoy en día no se hace eso porque no hay tiempo para convencer a los jugadores. Luis Enrique puede no quererte en su equipo, pero te va a tratar con respeto. Y si no te pone, te va a explicar por qué. Él siempre pone al que está bien y va a muerte con lo que le gusta. Da igual si tiene 18 años o 28. Con Luis Enrique se comenzaron a grabar los partidos a campo completo, implementó el Media Coach, hacía mucho hincapié en cómo debía moverse el equipo sin balón... Fue algo más. Un salto cualitativo".

placeholder Toni Otero
Toni Otero

Otero tuvo algo que ver en su llegada, porque fue quien le propuso el nombre en su día a Carlos Mouriño, presidente del Celta. "Nos salvamos con Abel Resino y después de la comida de despedida del equipo tras la permanencia, el presidente le dijo a Miguel Torrecilla, director deportivo entonces, que se acercase al hotel y le comunicase a Abel que no iba a seguir. Después de aquella decisión hablé con el presidente y le comenté que Luis Enrique, que había salido de Roma, estaba buscando equipo en España. No hablamos mucho más de ello, pero unos días después me llama el presidente y me dice: 'Ya tenemos lo que queríamos'. Había fichado a Luis Enrique".

"La cantera ayudó mucho al Celta, porque se vendió a Santi Mina al Valencia por 12 millones y eso fue un respiro importante", recuerda Otero. Después de diez años en el club vigués se marchó al Lugo como director deportivo, donde firmó por cuatro temporadas. "El primer año de contrato fue durísimo. La salida de Setién, la de Milla, tuvimos que firmar 17 jugadores en dos meses con un presupuesto de tres millones... Y aún así pudo fichar a Joselu, hoy en el Alavés, que fue el máximo goleador de 2ª. Firmé a Pita y Seoane dos contratos de tres años más uno y me llamaban loco porque eran muy veteranos. Hoy aún siguen allí. Terminó la temporada en junio y llegué a un acuerdo con Tino Saqués, presidente del Lugo, perdonándole al club más de medio millón de euros. Entonces me llamaron del Oviedo, que lo había comprado el mexicano Carlos Slim. Me reuní con ellos, liquidé mi contrato con el Lugo y finalmente aquello no acabó saliendo. Fue una pena, porque me apatecía mucho ir a trabajar a Oviedo".

Foto: Hinchas del Manchester United, en la invasión del Old Trafford. (Reuters) Opinión

Sin embargo, Otero recibió semanas después una llamada del Barcelona. "Firmé por el Barça en octubre y entro por medio de una persona cercana a Bartomeu y Soler. Me dieron la zona norte como ojeador y me pongo a trabajar: 10.000 kilómetros mensuales viendo 6 o 7 partidos cada fin de semana. Ese año sube el Barça B a 2ª A y ascienden a Pep Segura al primer equipo. Lo ponen de director deportivo, con José María Bakero en cantera y yo comencé a trabajar junto con José Mari.

El vigués no solo se convierte en la sombra de Bakero, además empieza a viajar por Europa siguiendo la pista a jugadores que interesaban al Barcelona. "Uno de los últimos partidos de seguimiento que hago fue un Bayern-PSG para ver a Rabiot, que quedaba libre", revela. Pero entonces su carrera da otro golpe de timón. "Un día me llama Miguel Ángel Ramírez, el presidente de Las Palmas, que quería comer conmigo. Me propone trabajar en la dirección deportiva de Las Palmas. Le digo que primero tengo que hablar con Pep y con Bakero. Cuando aterrizo en Barcelona tras el vuelo de vuelta me encuentro que Toni Cruz ha dimitido como director deportivo de Las Palmas y me ofrecen quedarme con todo. Entonces le cuento a Pep Segura todo y me dice: "Te estás equivocando. Nadie se va del Barcelona si no le echan".

La marcha del Barcelona

Han pasado años de aquello y Otero lo recuerda con cierta amargura. "No me arrepiento de aquella decisión, porque nunca me arrepiento de las cosas que hago. De todo se aprende. Pero me equivoqué al irme del Barcelona. Pep llevaba razón y con la perspectiva del tiempo lo tengo cada vez más claro. Soy muy impulsivo y me pudo la ambición de ser el director deportivo de un clásico como Las Palmas, un grande en 2ªA con un buen presupuesto para confeccionar una plantilla y 20.000 socios en las gradas".

Otero no esconde que "nos equivocamos con los entrenadores. Paco vino ya tocado y Pepe Mel llegó tarde e hizo cosas que no... Mis dos años en el Barcelona me enseñaron a saber lo que es el derroche de dinero. Yo viví la renovación de Riqui Puig, en la que el padre del jugador se saltó a toda la dirección deportiva para negociar con Bartomeu un contrato por una millonada, como contó algún medio de comunicación. O la de Aleñá, la de Cucurella... Estuve en todas ellas. Yo tenía relación con Luis Enrique, que ya estaba en el primer equipo, por haber coincidido en el Celta. En el primer año de Las Palmas, vi lo que era el dispendio de un equipo que baja de Primera a 2ª. La gestión económica que se hizo fue brutal para ajustar todo eso. El último día de mercado a las siete de la tarde necesitábamos liberar ocho millones. ¡Y salvamos la situación! Ese año conocí los entresijos económicos del fútbol. Me llamó hasta el presidente económico de la Liga para felicitarnos porque nos daban por descendidos por el tema financiero. Y lo salvamos sobre la campana".

Entre las operaciones que Otero firmó aparece un nombre ilustre, Pedri. "Yo llegué un día, le vi entrenando con el primer equipo y dije a este chico hay que atarlo ya. Se hablaba mucho de él, pero cuando lo ves en directo te das cuenta de que es diferente. No tenía contrato y le firmamos su primer contrato como futbolista. Luego llamé a Bakero, que me preguntó por él porque le habían dado buenas referencias del chico. Evidentemente la dije a José Mari que viniese a verlo y lo acabaron firmando. Aquella operación vino muy bien a las arcas del club". Preguntamos a Toni cómo resumiría su currículum como director deportivo y tras tomarse un tiempo para pensarlo, apunta: "Económicamente mis equipos han funcionado en todos los sitios donde he estado. El fichaje de Denis Suárez por el City, el de Pedri por el Barça, el de Mina por el Valencia... Deportivamente, unos equipos han funcionado mejor y otros peor. Pero esa es la historia del fútbol. Y esa es mi historia".

Foto: Público asistente al España-República Checa de fútbol femenino, el pasado 23 de octubre, en el estadio sevillano de La Cartuja (EFE).

Hoy el vigués espera que se supere el Covid y regrese el público a los estadios, una ausencia que tanto daño ha hecho al fútbol más modesto: "El covid ha hecho mucho daño al fútbol. Todos los equipos en 2ª han reducido el presupuesto de sus plantillas entre un 40 y un 50%. Han desaparecido los scoutings, ya no hay ojeadores. Desde marzo del año pasado no he ido a un partido en un estadio y así ¿cómo me relaciono? En los clubes en los que había una estructura con 10 scouts, hoy hay tres. Muchos se han pasado al lado oscuro, como digo yo, y son agentes. Antes un club tenía director deportivo, secretario técnico y varios ojeadores. Ahora se quedan con el director deportivo, un ojeador y fuera. Taquillas, tiendas... No solo ha perdido el futbolista. En 2ª han desaparecido los traspasos y ahora llega la Liga Pro que tampoco es tan Pro. Hay muchos clubes históricos que se van a quedar fuera. ¿Qué pasa con esos? ¿De dónde van a sacar ese dinero? La clave está en la televisión. Y creo que Amazon y las OTT son el futuro a explorar y ya están entrando".

Ponemos el foco en esas cantidades, para calibrar ese impacto de la crisis: "Los jugadores han renegociado sus contratos a la baja y lo hemos visto con el Real Madrid y el Barcelona. Hay ERTEs, se ha perdonado dinero. Los clubes han perdido entre un 25% y un 30 de ingresos y los jugadores han perdonado del 5 al 10%. En Primera la duración de los contratos puede llegar a 4 ó 5 años, mientras en 2ª son de dos como mucho. En 2ª un jugador que antes ganaba 800.000 euros al año, ahora gana 500.000. Y el que ingresaba 500.000 se ha quedado en 250.000. Un jugador que baja de Primera con un contrato de un millón, lo máximo que consigue en 2ª son 400.000 euros. Y además ahora han ascendido equipos con menos potencial que forman sus plantillas con jugadores cedidos que cobran 80.000 ó 60.000, el mínimo".

Otero nos esconde que tiene ofertas, pero son de un mercado en el se arriesga mucho: "Arabia Saudí, Chipre, Filipinas, Maldivas... Irte fuera es salir del mercado. O te dan mucho dinero y te arreglan la vida o... Y los clubes ingleses ya no tienen ojeadores españoles. Los ingleses tienen unas posibilidades terroríficas, pero se creen por encima del resto. No les puedes ir a enseñar nada. Lo copian y ya está. A nivel de gestión son mucho mejores que nosotros. Allí reparten mejor el dinero. Míchel Salgado me ha llamado para ir a Chipre, pero prefiero colaborar aquí con agencias de representación... Si te sales de la rueda, luego es complicadísimo volver a entrar".

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Luis Enrique Santi Mina Celta de Vigo Pepe Mel
El redactor recomienda