Sergio Ramos, de una oferta 'fantasma' a tocarle el orgullo de ganarse el puesto
  1. Deportes
  2. Fútbol
no está en la lista ante osasuna

Sergio Ramos, de una oferta 'fantasma' a tocarle el orgullo de ganarse el puesto

Niega que tenga una oferta de renovación por escrito. La moral del sevillano se puede decir que está fuerte tras superar la lesión. Mantiene que su prioridad es seguir en el Real Madrid

placeholder Foto: Sergio Ramos sonríe durante un partido del Real Madrid. (Efe)
Sergio Ramos sonríe durante un partido del Real Madrid. (Efe)

Mes de mayo. No hay ninguna novedad sobre la renovación de Sergio Ramos. De hecho, el sevillano está sorprendido por la última información que dice que ha pedido al club seguir dos años más aceptando el 10 % de la rebaja salarial. La última noticia 'oficial' que tiene el capitán del Real Madrid son las palabras de Florentino Pérez, en la semana que el presidente explicó en varios medios el proyecto de la Superliga, hablando del cariño que tiene por él, pero remitiéndose al final de la temporada. Es el momento en el que Florentino hará balance en lo deportivo y en lo económico, aunque ya ha advertido que la situación es mala porque las cuentas no salen. El Madrid deja de ingresar, según Florentino, 400 millones de euros en las dos últimas temporadas por culpa de la pandemia.

El escenario es negativo para Sergio Ramos. Las palabras del presidente no son las mejores para el capitán ni hacen pensar que el club hará un esfuerzo por retenerle. Así que Ramos está a la espera de saber qué tipo de contrato, con sus detalles o cláusulas, tiene planeado el presidente cuando acabe la temporada porque está supeditado al impacto económico. Lo que sigue negando es que haya recibido, por escrito, una propuesta y que ésta tenga fecha de caducidad. “Cuando haya alguna novedad, lo comunicaré. Pero ahora mismo no hay nada”, es lo último que comentó el sevillano sobre este asunto tras el partido de España contra Kosovo en el que cayó lesionado en el estadio de La Cartuja.

Foto: Andrés Iniesta durante un partido con el Vissel Kobe. (Efe)

La oferta por escrito, según Ramos, no existe. Es una oferta ‘fantasma’. Irreal porque, de ser cierta, el presidente habría dicho algo más concreto en sus intervenciones en ‘El Chiringuito’ y ‘El Larguero’. Habló de la ruina que tiene el fútbol por no adaptarse a los cambios que se necesitan y crear una competición que podría ayudar a paliar las pérdidas provocadas por el coronovarius. Y del cariño. Sigue la incertidumbre. La postura de Sergio Ramos es la de esperar a que llegue la oferta tangible, aunque lo que más le llama la atención es el debate sobre si tiene sitio en el once después del rendimiento que está dando Militao. El central brasileño lleva ocho encuentros consecutivos jugando a un buen nivel, incluso mejor que Varane, y Nacho también ha tenido actuaciones destacadas.

Los gritos cerca del palco

A Sergio Ramos, al que se le vio muy involucrado desde la grada del estadio Alfredo Di Stéfano, dando gritos para animar a sus compañeros en el partido contra el Chelsea, le toca volver a ganarse el puesto. No quedan muchos partidos para acabar la temporada, pero están los mejores por venir con lo disputada que está la Liga y el encuentro de vuelta de semifinales en Stamford Bridge. Lo que pretende demostrar Sergio Ramos, con esa actitud de ponerse en pie para estimular al equipo desde la grada y cerca del palco del Di Stéfano, es que él no está ni preocupado ni nervioso por el asunto de la renovación y que la incertidumbre de su futuro no puede restarle energía en estos partidos del final de la temporada. Ramos tiene orgullo y no quiere caer en movimientos que puedan desestabilizarle.

La moral de Sergio Ramos, por lo tanto, se puede decir que está fuerte. Ha llegado al mes de mayo sin novedades sobre su futuro y mantiene que su prioridad es seguir en el Real Madrid. Está recibiendo consejos de amigos, de dentro de la plantilla, que le piden que no se vaya y que piense bien si merece la pena salir de un equipo en el que todavía le consideran un líder. Ramos ha decidido esperar a terminar la temporada y hablar tranquilamente con Florentino para saber a qué atenerse porque lo único que tiene claro es que la postura del club no varía y aplica la 'ley de los treintañeros'. Es ofrecerle una temporada más, pero por la pandemia hay que aplicar el recorte salarial del 10%. El ánimo no lo ha perdido, pese a que aparezcan ofertas que interpreta como fantasiosas y haya informaciones que dicen que la defensa no es más frágil sin él.

Pendientes de Nacho y Militao

El Real Madrid ha ganado al Barcelona y eliminado al Liverpool con buenos partidos de Nacho y Militao, dos suplentes que demostraron personalidad y tuvieron un alto nivel en circunstancias adversas. Esto ha tenido como consecuencia que se comente si es tan necesario que siga Sergio Ramos y, sobre todo, a cualquier precio. Tampoco ha estado Varane, afectado por coronavirus. Pero se habla del sevillano. ¿Se puede decir que por ocho partidos buenos de Militao ya es prescindible Sergio Ramos? Parece que este planteamiento no afecta al capitán y que le motiva más para ganarse el puesto en los pocos partidos que quedan de temporada.

Sergio Ramos no juega desde el partido contra el Atalanta (16 de marzo) y desde entonces el equipo no ha perdido ninguno de los siguiente nueve partidos. Lo interesante está en comprobar qué va a hacer Zidane con el asunto de los defensas que, por otra parte, tiene bastantes bajas y está obligado a recomponer de alguna manera esta línea. El último que ha caído lesionado es Dani Carvajal y sigue sin contar con Lucas Vázquez. El entrenador necesita efectivos y recuperar a futbolistas como Sergio Ramos y Ferland Mendy. La gestión que haga con el capitán y la respuesta que dé éste en el campo seguro que va a ser comentada y mirada con lupa. Ramos no está en la convocatoria para el partido contra Osasuna, pese a estar entrenando con el grupo. Espera regresar contra el Chelsea el próximo miércoles. Todavía tiene que tomar precauciones en su retorno a la competición.

Sergio Ramos pelea en dos frentes. En los despachos todo va más despacio. Las conversaciones están paradas, pero esto no significa que el club no esté planificando la siguiente temporada porque el presidente anuncia que hay que hacer cambios y volver a ilusionar a los aficionados. ¿Estará Ramos entre estos cambios? Es una de las grandes cuestiones que quedan por resolver, aunque el club tiene un acuerdo con David Alaba para reforzar el equipo y está pendiente de lo que suceda con Rapahel Varane y Nacho. Los dos acaban contrato en 2022 y podrían ser declarados transferibles si llegan ofertas irrechazables. El Madrid necesita hacer caja y con Sergio Ramos lo máximo que puede conseguir es ahorrarse la ficha de 12 millones de euros porque queda libre. Lo inmediato, según Ramos, es estar centrado para dar su mejor nivel.

Sergio Ramos Florentino Pérez Real Madrid Zinédine Zidane
El redactor recomienda