Querían un Higuaín, pero se parece más a Baljic: Jovic, cedido al Eintracht de Frankfurt
  1. Deportes
  2. Fútbol
la cesión es la única solución

Querían un Higuaín, pero se parece más a Baljic: Jovic, cedido al Eintracht de Frankfurt

En el Madrid tienen la esperanza de reflotar una mala operación y que el serbio reactive su caché. Luka Jovic se marcha cedido hasta final de temporada al Eintracht de Frankfurt

Foto: Jovic posa con la camiseta del Eintracht de Frankfurt
Jovic posa con la camiseta del Eintracht de Frankfurt

El Real Madrid y el Eintracht de Frankfurt han hecho oficial la cesión de Luka Jovic para lo que resta de tempoarada. La operación queda cerrada como un cesión para los seis próximos meses sin opción de compra para el club alemán después de que el serbio haya pasado el reconocimiento médico. La mejor y la única solución que ven en el Real Madrid era la de dejar salir a Luka Jovic, el equipo alemán en el que llamó la atención por marcar 36 goles en 75 partidos, para conseguir evitar la ruina económica de un fichaje que tiene un coste de 60 millones de euros. Para tomar esta decisión ha habido que darle muchas vueltas y tener mucha paciencia porque no estaba claro quién es el culpable de que el serbio se tengan que ir cedido con un balance de dos goles.

Fredi Bobic, director deportivo del Eintracht, considera que el serbio necesitaba este cambio: "Luka no lo tuvo nada fácil en Madrid últimamente. Para él, es importante volver a entrar en la buena dinámica. Volver al Eintracht fue su gran deseo. Puede aprovechar los próximos meses en un entorno familiar para recuperar su nivel. En el Real Madrid saben que le cuidaremos para que siga evolucionando. Y nosotros somos conscientes de que ganamos una excelente opción más en ataque".

Foto: Ter Stegen fue clave para la victoria del Barça. (Reuters)

Treinta millones de euros por gol es duro para los que gestionan el club, pero de lo torcido del fichaje tampoco quiere hacerse responsable Zidane cuando avisó en el verano que era mejor que saliera a jugar a otra parte. El caso es que Jovic se hunde en el Real Madrid y hay que encontrar la manera de que recupere el gol, aunque sea en otra parte, y ya se verá si tiene que regresar para quedarse, volverlo a ceder o buscar un traspaso que minimice el gasto.

Cada parte tiene que hacerse responsable de sus actos. Florentino Pérez mira cómo evitar que el chico con cara de malote siga devaluándose. Zidane, que es preso de una declaración en una rueda de prensa en la que dijo “a Jovic le pedí yo”, no tiene inconveniente en que se vaya. Y Jovic, al que todavía le cuesta hablar el castellano, produce cada vez más decepeción entre sus compañeros. Cuando llegó pensaban que era uno de esos delanteros guerreros a los que les echas un balón, de la manera que sea y en las dificultades más adversas, y lo remata por imposible que parezca. Un tipo al que se le caían los goles. Un goleador de los de antes y muy necesario para ir quitándose la nostalgia de la marcha de Cristiano Ronaldo.

Foto: Kubo, tumbado en el césped, en un partido con el Villarreal. (EFE)

Lo que el entrenador y los jugadores del Real Madrid echan de menos es uno de esos delanteros aguerridos, bravos e incombustibles que van a todos los balones y acaban haciendo goles. Un Higuaín, por ejemplo. Esto es lo que pensaban del serbio para reforzar la plantilla. No le iba a quitar el sitio a Benzema, pero sí podría tener esa garra y el carácter para acoplarse rápidamente y sumar goles. Luka Jovic no solo no se ha adaptado al Real Madrid sino que produce decepción ver cómo no mezcla con ninguno de los compañeros en el campo. No tiene movimientos de delantero centro ni de mediapunta. Hay una desconexión futbolística que ha ido empeorando el rendimiento y la confianza del chico por los problemas con las lesiones y algunos asuntos extradeportivos. Lo último que se sabe de Jovic es que la Fiscalía de su país solicitó prisión de seis meses por saltarse el confinamiento en el mes de marzo y tuvo que pagar una multa de 30.000 euros.

Sin alma ni casta

Un Higuaín. Eso es lo que querrían tener Zidane y algunos de los futbolistas que hoy todavía están en la plantilla y conocen a fondo quién era y cómo competía el argentino. Daba soluciones en el campo y dio muchos beneficios en los despachos. El ex-presidente Ramón Calderón fichó al argentino, procedente de River Plate, por 12 millones de euros y Florentino Pérez, seis años después, lo vendió al Nápoles por 40 millones de euros. 28 millones de euros a la caja del club dejó el delantero que llegó en 2007 para competir por un puesto en una plantilla la que estaban Raúl y Van Nistelrooy. De la que salió el ‘fenómeno’ Ronaldo Nazario.

Gonzalo Higuaín llegó al Real Madrid más jovencito (19 años) que Luka Jovic (21 años) y con la dificultad de cambiar de continente, de Buenos Aires a Madrid, y hacerlo en mitad de la temporada. Higuaín tuvo lo que no ha demostrado Jovic. Mucho coraje, personalidad y hambre de triunfar en el Real Madrid. Lo pasó mal en sus primeros partidos, no llegaba el gol, fallaba ocasiones y el hecho de la salida reciente de Ronaldo provocó que en el vestuario hicieran comparaciones. ‘Igualín que Ronaldo’ es el comentario chistoso que hizo un compañero y que dio mucho juego entre la prensa deportiva que, por esos tiempos, podía ver en directo los entrenamientos, viajar con el equipo y estar cerca de los futbolistas.

placeholder Jovic pasa cerca de Zidane en un cambio de un partido. (Efe)
Jovic pasa cerca de Zidane en un cambio de un partido. (Efe)

Jovic no habría aguantado este tipo de comentario. Higuaín ni le dio la más mínima importancia porque sabía dónde llegaba, en qué vestuario de estrellas se metía, el nivel del Real Madrid, la competencia y la exigencia. Tiró para adelante y compitió. Tuvo lo que quieren hoy Zidane y la plantilla. Raza y casta. No era Ronaldo ni tenía la clase de Benzema. Higuaín alcanzó momentos de gloria en el Real Madrid cuando marcó cuatro goles en la remontada contra el Málaga (4-3) en el Bernabéu que le dio el liderato al equipo. Fue protagonista en el partido que valió una Liga con un gol y una asistencia en El Sadar contra Osasuna. En la primera temporada 2009-10 acabó siendo el máximo goleador del equipo con 27 goles.

Muchos se quedaron con la mofa de ‘Igualín que Ronaldo’. Cuando se marchó al Nápoles consiguió ser el ‘capocannoniere’ (máximo goleador de la Serie A) batiendo un récord de anotación en un partido en el que marcó cuatro goles al Frosinone y llegó a un total de 36. Era un goleador muy aprovechable. Hasta el punto que la Juventus pagó 90 millones de euros por su traspaso. Esto no es más que el ejemplo de la trayectoria de un futbolista que en 2012 igualó la cifra de goles que marcó Ronaldo en el Real Madrid (83) y cuando se fue dejó su marca en 121. Tuvo fallos groseros. Como muchos delanteros. Pero era muy aprovechable para los entrenadores y un chollo para los clubes.

Foto: Toni Kroos, durante el partido entre el Real Madrid y el Borussia Mönchengladbach. (EFE)

Jovic no es Higuaín. Podía haberlo sido y veremos si está a tiempo de conseguirlo si es verdad que regresa la temporada que viene y se pone a hacer goles. Muchas cosas tienen que suceder. Lo que dicen los profesionales de la pelota que saben de esto es que el verde no miente y los números de Jovic son alarmantemente preocupantes: ha disputado 32 encuentros, 8 de titular y el balance es de dos goles en el año y medio que lleva en el Real Madrid.

En el Madrid tienen la esperanza de reflotar una mala operación y que el serbio remonte y reactive su caché. Luego ya se verá qué se hace con él y si tiene que entrar en futuras operaciones. Lo importante, lo urgente, es revalorizarlo porque es joven y tiene la confianza en mínimos. Tiene que poner mucho de su parte porque estamos hablando de un futbolista que tiene una ficha de cinco millones de euros netos. Es una carga salarial para una economía de austeridad y por eso también sale. Todo suma para cuadrar el presupuesto. En el club esperan que recupere el entusiasmo, las ganas y que deje de transmitir la apatía que mostraba cada vez que le tocaba salir al campo. Porque de Jovic sí se tiene claro que le ha faltado una mejor actitud.

Jovic ha sido más Elvir Baljic. Un delantero bosnio que fichó el entonces presidente Lorenzo Sanz, a petición del entrenador Toshack, en 1999. Costó 20 millones de euros, jugó 11 partidos y marcó un gol. Una grave lesión en la rodilla en un entrenamiento, el día antes de un Clásico, frenó su trayectoria.

Cristiano Ronaldo Zinédine Zidane Florentino Pérez
El redactor recomienda